Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Juan Pablo Pérez B. · 15 de Enero de 2019

2577

1

En las últimas semanas, un nombre ha ido tomando fuerza en el sonajero a la Gobernación del Cesar.

Se trata del cuestionado exgobernador Luis Alberto Monsalvo Gnecco, parte del polémico clan Gnecco (es hijo de Cielo Gnecco, matrona y principal líder del clan), que desde hace varios años es la principal fuerza política del departamento.

Los Gnecco controlan la Gobernación desde hace siete años cuando Monsalvo ganó las elecciones con el aval de La U y  siguen mandando en cabeza de Franco Ovalle.

Como contamos en su momento en La Silla Caribe, la gobernación de Monsalvo terminó con un legado de obras inconclusas y de cuestionamientos.

Desde el 2017 enfrenta un juicio penal por el delito de corrupción al sufragante por presuntamente haber pactado, durante la campaña del 2011, con los habitantes de unas invasiones ilegales en Valledupar que les ayudaría a permanecer en esos terrenos a cambio de que votaran por él a la Gobernación y por el entonces candidato a la Alcaldía de Cambio Radical, Augusto ‘Tuto’ Uhía (hoy alcalde con el aval conservador y aliado de los Gnecco).

Por otro lado, el año pasado la Contraloría General lo imputó fiscalmente por presuntas irregularidades en la contratación del Programa de Alimentación Escolar (PAE) en 2015.

Además de eso, tiene abiertas otras dos investigaciones en la Contraloría General por la construcción del campus de la Universidad Nacional en el municipio de La Paz y por la de la avenida principal de Chimichagua.

A pesar de esos ruidos, a finales del año pasado se comenzó a hablar en medios locales y redes sociales que sería la carta del grupo político de su familia para la Gobernación.

Del mismo modo, desde la semana pasada, el diputado de los Gnecco (actual presidente de la Asamblea y el segundo diputado más votado del departamento), Jorge ‘Popo’ Barros Gnecco, ha estado moviendo en sus redes sociales imágenes y videos de la pasada campaña de Monsalvo Gnecco y volviendo a poner a sonar el eslogan de su Gobernación, que juega con el apellido del ex gobernador: A Salvo.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A Salvo

Una publicación compartida por @ popobg el

Un político cercano a los Gnecco nos aseguró que Monsalvo será el candidato del grupo y que, de hecho, aunque no se ha hecho público, ha estado recorriendo por estos días los municipios del departamento.

Monsalvo, por su parte, no negó ni confirmó su aspiración.

Al preguntarle, nos contestó que “sin hablar de este tema (su posible candidatura) públicamente, ya me tienen de candidato y eso confirma lo que significó nuestro trabajo. A mi me duele mi gente y mi tierra por lo que nunca me podría negar a trabajar por ella”.

En una campaña en donde ya se barajan candidatos con el suficiente peso para competirle a los Gnecco, como Diana Molina Carvajal y Claudia Margarita Zuleta, la aspiración de Monsalvo tiene sentido porque es una carta fuerte para que el polémico grupo mantenga la Gobernación que controla desde hace dos periodos.

Esto si los líos jurídicos que tiene encima esa ficha (el plan B, como habíamos contado, es su hermana Viviana Monsalvo) no truncan sus aspiraciones.

Comentarios (1)

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia