Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Juan Pablo Pérez B. · 03 de Julio de 2018

2666

0

La semana pasada, varios funcionarios públicos a lo largo de la región renunciaron a sus cargos para, así, evitar estar inhabilitados al momento de una eventual inscripción como candidatos para las elecciones regionales.

De esa forma, arrancó la precampaña de las locales de octubre de 2019 en el Caribe.

La renuncias esta época, a pesar de que aún hace falta más de un año para los comicios, tienen que ver con el fallo del Consejo de Estado que en 2016 declaró nula la elección de la exgobernadora de La Guajira, Oneida Pinto.

Ese alto tribunal determinó que Oneida estaba inhabilitada para ser candidata al no haber renunciado a su cargo de alcaldesa de Albania al menos un año antes de su inscripción como candidata a la Gobernación.  

Como las inscripciones para las locales arrancan el 27 de junio del año entrante, muchos quisieron curarse en salud.

Uno de ellos fue, como contamos  en La Silla Caribe, el secretario de Gobierno de Montería, Salin Ghisays, quien argumentó oficialmente que se va del Gobierno porque quiere ir a hacer un seminario en Washington.

Aunque eso es cierto, Ghisays también es visto en la Montería política como la más segura carta del grupo del actual alcalde (Marcos Daniel Pineda) para intentar seguir manteniendo el poder.

Aunque por ahora es muy temprano para conocer la firmeza de estas eventuales aspiraciones, las solas renuncias ya empiezan a mover el ajedrez del poder en cada departamento.

Desde senadores hasta funcionarios locales

Aunque los congresistas no deben renunciar todavía para no inhabilitarse, una de las renuncias más importantes de la semana fue la del senador liberal sucreño Mario Fernández, quien abandonó el Congreso para, como dice la página oficial del Senado, “trabajar con la población de Sucre”.

La renuncia de Fernández era algo que ya venía sonando en Sucre, ya que en las pasadas legislativas decidió no volver a aspirar al Senado y, en cambio, lanzó a su esposa, Ana María Castañeda, por Cambio Radical.

Castañeda quedó a menos de dos mil votos de ser elegida.

Fernández le confirmó a La Silla Caribe que aspirará a un cargo de elección popular el año entrante, pero nos contó que no ha definido si se lanzará a la Alcaldía de Sincelejo o a la Gobernación de Sucre.

Del grupo del exsenador Fernández, también se rumora que el exdirector de Metrosabanas, Roberto Uparela Brid, quien al igual que el senador renunció la semana pasada, podría tener aspiraciones electorales.

Uparela fue nombrado gerente de Metrosabanas, la empresa que gerencia el transporte público de Sincelejo, a finales del 2012 cuando el alcalde era Jairo Fernández, tío del exsenador Mario Fernández.

Un político sincelejano que conoce las movidas de poder en la región nos contó que Uparela sería la carta del grupo de Fernández en caso de que él no aspire.

El senador Fernández, no obstante, nos contó que esto no es cierto y Uparela nos aseguró que su renuncia se debió a “motivos personales”.

En todo caso, lo incluimos en esta lista, pues su renuncia se dio en los días en que los funcionarios renuncian para no inhabilitarse.

Por los lados de La Guajira, renunció a la dirección nacional del Departamento para la Prosperidad Social (DPS) el guajiro Nemesio Roys.

Roys fue, en el 2015, el candidato a la Alcaldía de Riohacha del grupo que lidera el representante guajiro de La U, Alfredo Deluque.

Meses después de su derrota en las urnas, Roys fue nombrado director del DPS gracias a la influencia del representante Deluque que, como contamos en esta historia de La Silla Caribe, fue quien pasó su hoja de vida en Presidencia.

De acuerdo a lo que nos contó Deluque, el ahora exfuncionario se irá a hacer un MBA a Harvard y es una de las opciones de su grupo para las elecciones, aunque todavía no han definido nada.

En la península también renunciaron el contralor departamental Andris Salas y el diputado liberal Idelfonso Medina.

Salas, como contamos en La Caribe, fue candidato por el Partido Liberal a la Alcaldía de Riohacha en el 2015 y quedó en segundo lugar con poco más de 16 mil votos.

Casi seis meses después, fue nombrado contralor de La Guajira para vigilar a la entonces gobernadora, Oneida Pinto, con quien había hecho campaña.

En el departamento se especula que Salas buscaría volver a aspirar a la Alcaldía de la capital guajira.

El diputado Medina, por otro lado, anunció en medios que renunciaba a la Presidencia de la Asamblea para, así, no inhabilitarse para ser candidato a la Gobernación.

Medina, como hemos contado en La Silla Vacía, ha tenido vasos comunicantes con el grupo del exgobernador condenado por homicidio ‘Kiko’ Gómez cuando apoyó al candidato del kikismo en las atípicas a la Gobernación del 2014.

En Bolívar, entre las renuncias que se dieron, y que detalló la revista Metro, las más que más sonaron fueron las del exrepresentante de Cambio Radical y director de Corvivienda William García Tirado, el secretario del Interior departamental, Carlos Féliz; y el concejal de cambio Radical Vicente Blel.

El exrepresentante García fue candidato a la Alcaldía de Cartagena en 2015 y, de acuerdo a lo que nos contó, renunció a Corvivienda con el objetivo de no inhabilitarse en el caso de una posible aspiración a la Alcaldía.

Sobre Féliz y Blel se especula que buscarían aspirar a la Gobernación de Bolívar.

Féliz fue diputado por el Partido de la U del 2011 al 2015 y, como contamos en esta historia de La Silla Caribe, ha sido aliado de la cuestionada casa que lideran el corrupto Juancho García y  su esposa (en juicio por parapolítica) Piedad Zuccardi. En el 2016, llegó al gabinete del gobernador de Bolívar, Dumek Turbay, por su apoyo a la campaña de ese mandatario.

La Silla Caribe intentó comunicarse por Whatsapp con Féliz y, hasta el momento en que se escribió esta historia, no recibimos respuesta.

Blel, por otro lado, ha sido concejal de Cartagena desde el 2008 y es hijo del exsenador condenado por parapolítica Vicente Blel y hermano de la senadora conservadora Nadia Blel. Nos aseguró que por ahora está concentrado en sus estudios, aspirando a varias universidades, y que no ha considerado la posibilidad de aspirar a un cargo de elección popular.

En Cesar, las renuncias con tinte de aspiración son las del director de la Caja de Compensación Familiar (Comfacesar), Ernesto Orozco, y la del director del Área Metropolitana de Valledupar, Alfredo Saade.

Orozco dejó el cargo que ostentó por 14 años para ser una de las posibles cartas a la Alcaldía de Valledupar del poderoso representante conservador Ape Cuello. El grupo de Cuello controla la Alcaldía vallenata y otras ocho alcaldías del departamento.

Saade, por otro lado, dijo en un medio local que, tras su renuncia, buscará aspirar a la alcaldía vallenata por firmas.

En Magdalena, todavía no se conocen cuáles serán los candidatos de las fuerzas políticas que controlan las principales sillas del departamento: la Gobernación, en manos de la casa Cotes, y la Alcaldía de Santa Marta, en manos de Fuerza Ciudadana: el movimiento del exprecandidato presidencial Carlos Caicedo.

Sin embargo, en una pequeña movida local, el concejal de La U del municipio de El Banco, Ronald Flórez, anunció que se retira del cabildo para iniciar su campaña hacia la Alcaldía del municipio.

Aunque la Alcaldía de este municipio es de La U, el alcalde electo, Víctor Rangel López, se encuentra suspendido por la Procuraduría por presunta participación en política, pues en plena campaña presidencial apareció en una foto al lado de Germán Vargas Lleras y Luis Miguel ‘el Mello’ Cotes, exgobernador del Magdalena y punta de lanza de la campaña de Vargas en el departamento.

En Córdoba, otra de las renuncias con cara de aspiración a la Alcaldía fue la del secretario de Hacienda del municipio de Lorica, Edwin Jattin, familiar de la excongresista investigada por parapolítica Zulema Jattin.

Lorica, como hemos contado en La Caribe, es el fortín político del jattinismo.

Allí, su movimiento controla la Alcaldía desde el 2011: primero en manos de su hermano Francisco ‘el Pachy’ Jattin y actualmente en manos de su prima Nancy Sofía ‘la Chofy’ Jattin.

Edwin buscará mantener vivo el poder de su familia en una Administración en donde nada se mueve sin el visto bueno de Zulema.

Aunque estas renuncias no son todas las que ocurrieron en la región, sí son una pequeña muestra de que, una vez acabadas las elecciones presidenciales, se prenden los motores de la puja por el poder local en el Caribe.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia