Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Juan Pablo Pérez B. · 19 de Agosto de 2018

2058

0

Las pasadas legislativas mostraron la caída de varias de las principales casas políticas de Sucre. Hoy, de esa progresiva decadencia, Jacobo Quessep, alcalde de Sincelejo, se ha nutrido y ha consolidado un movimiento político propio que pinta fuerte para las próximas regionales.

Atrás quedaron los días en que los exsenadores Álvaro ‘el Gordo’ García (condenado a 40 años de cárcel por la masacre de Macayepo) y Jairo Merlano (condenado por parapolítica) se dividían el departamento: el primero con la Gobernación y el segundo con la Alcaldía de Sincelejo.

El Gordo García, pese a haber apoyado  la campaña del actual gobernador Édgar Martínez, ya no tiene la misma fuerza electoral de antes.

De hecho, en las pasadas legislativas, lanzó, desde La Picota, a su sobrina y heredera política, Juliana Escalante, al Senado por Cambio Radical y se quemó con 51.577 votos.

Con esto, la casa García perdió la curul que guardaron en el Congreso por 20 años.

Merlano, por su lado, perdió la Alcaldía en 2008 cuando el entonces alcalde Jesús Paternina decidió armar un grupo aparte y en las elecciones del 2011 lanzó a un candidato propio, Jairo Fernández Quessep, que, a su vez, hizo lo mismo una vez llegó al poder.

Un año después, la Corte Suprema condenó a Merlano por parapolítica.

La otra histórica casa política del departamento, la de los Guerra de la Espriella, ha perdido influencia local pese a haber adquirido visibilidad a nivel nacional vía la senadora uribista María del Rosario ‘Charo’ Guerra.

Eso se nota en que su hermano, Antonio ‘Toño’ Guerra de la Espriella, perdió a último minuto la curul que ocupó por 12 años en el Senado.

Por otro lado, el otrora superpoderoso exrepresentante Yahir Acuña cayó en el desprestigio luego de que, dos días antes de las elecciones regionales del 2015, fuera detenido por la Policía cargando una tula con 200 millones de pesos en efectivo. Su esposa, la actual representante Milene Jarava quien en ese entonces era candidata a la Gobernación, fue superada por más de 20 mil votos por Édgar Martínez.

Para rematar, Yahir perdió este año una de las dos curules que tenía en la Cámara.

Otro de los poderes emergentes de la región, el exsenador liberal Mario Fernández, casi pierde su curul en el Senado en cabeza de su esposa Ana María Castañeda que se quemó en el preconteo. Luego, en escrutinios, el CNE declaró la elección de Castañeda y le quitó la última curul de Cambio a Toño Guerra.

Fernández ahora aspira a la Alcaldía y se enfrentará al grupo de su antiguo aliado, Jacobo Quessep, que, con el poder que otorga el segundo cargo más importante de Sucre, ha armado un grupo político propio que fue el más votado en las pasadas legislativas y buscará mantener el control de la Alcaldía.

El creciente poder de los Quessep

Los Quessep tienen, desde antes de Jacobo, una trayectoria política en el departamento.

Omar Quessep, el padre del actual alcalde, fue uno de los principales alfiles y hombres de confianza del condenado exsenador y exalcalde de Sincelejo Jairo Merlano. Fue su secretario de Hacienda las dos veces que fue alcalde y, cuando Merlano fue senador por el extinto partido Colombia Viva, fue nombrado subgerente de Ordenamiento Social de la Propiedad del extinto Incoder como cuota de ese partido.

De hecho, en el 2006, Quessep padre apareció en unas grabaciones diciendo que el entonces presidente Álvaro Uribe le “había entregado” esta entidad al partido sucreño Colombia Viva.

En 2009, cuando era Personero de Sincelejo, la Procuraduria lo destituyó e inhabilitó por 12 años por irregularidades en la asignación de tierras cuando trabajaba en el Incoder.

Poco más de dos años después, su hijo Jacobo, un abogado con especializaciones en Derecho Administrativo y en Gerencia Pública, y sin mayor reconocimiento político en Sincelejo, fue elegido Personero por el Concejo.

El apoyo de los concejales de la coalición mayoritaria a la postulación de Quessep se definió en una reunión en el barrio La Ford, según nos contó un político que estuvo presente. Allí, el  entonces alcalde Fernández y su sobrino Mario, quien, como contamos en esta historia , era el poder en la sombra en esa Alcaldía, les dijeron a esos concejales que debían apoyar a Quessep.

Una vez nombrado Personero empezó a recorrer los barrios y allí se fue dando a conocer.

“Él se hizo conocer en la Personería: recorrió todos los barrios y comunidades”, nos aseguró un curtido periodista sincelejano.

En diciembre de 2014, Quessep renunció y en el 2015 empezó a recoger firmas para aspirar a la Alcaldía por el movimiento ‘Red por Sincelejo’.

Luego de que la Registraduría no avalara 53 mil de las 120 mil firmas que presentó, recibió el aval de una coalición de los partidos ASI y Liberal que, ya en ese momento, dirigía Mario Fernández.

“Jacobo le debe todo a Mario. Él llegó a la Personería y a la Alcaldía por Mario”, nos dijo un político sincelejano.

Actualmente, el exsenador Fernández y el Alcalde están distanciados y competirán el año entrante por la Alcaldía de Sincelejo.

De acuerdo con lo que nos contaron por aparte dos políticos (entre ellos uno cercano al grupo de Fernández) y dos periodistas de la región, el distancimiento empezó a cocinarse por el poco juego burocrático que el grupo del exsenador sentía que estaba teniendo en la Alcaldía.

La relación se fracturó del todo cuando el grupo político del Alcalde decidió lanzar a su primo, Salim Villamil, a la Cámara y no apoyar a la esposa de Fernández, Ana María Castañeda.

Pese a que ambos iban por Cambio Radical, respaldaban a diferentes candidatos. Villamil apoyaba a Juliana Escalante, sobrina del Gordo García, y Castañeda iba en fórmula por debajo de la mesa con Milene Jarava, que aspiraba por Opción Ciudadana.

En esa ocasión, el poder de los Quessep se demostró cuando, con más de 70 mil votos, Villamil fue la Cámara más votada del departamento.

Su proyecto político se ratificó en las recientes elecciones atípicas de Betulia en las que, ahora en alianza con Yahir Acuña, logró poner un nuevo alcalde en el municipio.

Ese distanciamiento va en que Fernández aspirará a la Alcaldía en alianza con Yahir Acuña y en que los Quessep le pondrán competencia.

Aunque no han definido candidato, los que más suenan son el asesor de despacho de Quessep, Samuel Álvarez, y el personero de Sincelejo José Alejandro Revollo.

En poco más de un año se sabrá si, como ha sido tradición en Sincelejo, el grupo que controla la Alcaldía pone al siguiente Alcalde o si un grupo externo logra arrebatarle el poder.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia