Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Juan Pablo Pérez B. | Jorge · 12 de Diciembre de 2017

5404

2

El millonario negocio de la alimentación que brinda el Estado a los niños indígenas zenú de Córdoba y Sucre está en manos de un cabildo que tiene claros vasos comunicantes con un parapolítico, como lo contamos el año pasado. Desde entonces, los contratos que revelamos se han triplicado en número y valor.

Ese parapolítico es Pedro ‘El Indio’ Pestana, el cacique indígena que en el 2009 fue condenado por sus vínculos con el Bloque Héroes de Montes de María de las AUC y que maneja, tras bambalinas, el Cabildo Mayor Regional del Pueblo Zenú.

Esta entidad ha firmado, desde el primero de enero del 2016 a la fecha, con las regionales del Icbf en esos dos departamentos, 17 contratos que suman más de 31 mil millones de pesos.

El objeto de casi todos es el mismo (excepto uno que es para implementar un programa llamado 'Generaciones Étnicas con Bienestar' en Sincelejo): prestar el servicio de atención, educación inicial y cuidado a niños menores de 5 años en el marco de la estrategia de atención integral ‘De cero a siempre’.

Esto pese a que el Icbf a nivel nacional cambió, en el 2015, su modelo de contratación buscando sacar a las personas vinculadas con los políticos.

El Cabildo Mayor Regional del Pueblo Zenú es la entidad que controla y administra el Resguardo Colonial de Zenú de San Andrés de Sotavento Córdoba–Sucre al que pertenecen aproximadamente 150 mil personas.

Esta entidad autónoma de carácter especial representa legalmente al pueblo zenú y, por esa vía, está habilitado para operar los sistemas de salud y educación a su disposición.

Lo particular es que desde hace más de diez años ese Cabildo es manejado por un cacique llamado Éder Eduardo Espitia, que firma todos estos contratos, quien es uno de los principales aliados políticos del prófugo parapolítico Pedro Pestana, como lo revelamos en La Silla Caribe.

A pesar de tener una condena encima, Pestana ha logrado tanto poder que tiene a su hermana Yamina Pestana en el Senado (que el próximo año buscará reelegirse con el aval del Partido Conservador), su otra hermana Ana Luisa en la Asamblea de Sucre, la Alcaldía de Tuchín, con Noris Hernández, y la Secretaría Administrativa de la Gobernación Sucre en manos de Acela Calderín.

Eso lo ha logrado gracias a su dominio a buena parte del pueblo indígena y a la IPS indígena Manexka que fundó y controla.  

Pedro ‘el Indio’ Pestana es un médico cordobés, de la etnia Zenú, que, como contamos en La Silla, creó la EPS indígena Manexka que cuenta con más de 200 mil afiliados y que le ha ayudado a construir un fuerte imperio político. Hoy, debido a una decisión de la Corte constitucional que le ordena a comparecer ante la justicia ordinaria y no ante la indígena como había hecho, está prófugo en su resguardo y sigue administrando el Cabildo y Manexka a su antojo.

De los 17 contratos que encontramos un asunto sospechoso es que existen contratos distintos, destinados a ejecutar el mismo objeto en el mismo municipio, que fueron firmados varias veces, algunos con tan sólo un día de diferencia.

Al respecto, la directora del Icbf, Karen Abudinen, nos explicó que, con el objetivo de vigilar más la contratación, la política de la entidad es no aglomerar los contratos en uno sólo, sino que sacan pequeños contratos que van dirigidos a atender a una población específica. Esto explica, según ella, el número de contratos firmados y el hecho de que se firmen tan seguido, pues van dirigidos a grupos de niños diferentes.

Al preguntarle por qué contratan con esta entidad nos respondió que ésta ha demostrado idoneidad en la ejecución de los objetos contractuales y que los supervisores, que son funcionarios del Icbf en Córdoba y en Sucre, no han generado alertas de incumplimientos en los contratos.

No obstante, otra fuente que conoció este proceso de contratación del Icbf de primera mano nos contó que, así no quisieran, la entidad está prácticamente obligada a contratar con el Cabildo, pues ellos toman la decisión de si dejan entrar o no al ICBF al resguardo.

Así, mientras Pestana siga teniendo el control de las autoridades del Cabildo, la alimentación de los niños indígenas, en uno de los departamentos con mayores índices de desnutrición infantil, seguirá cubierta por la sombra de su influencia.

Aquí está en detalle la contratación que, según muchos, es uno de los cimientos del imperio política que levantó sobre los indígenas el llamado “Indio” Pestana.

Comentarios (2)

guillermo sierra p

12 de Diciembre

0 Seguidores

En vista de las circunstancias especificas de esa situacion, podrian investiga...+ ver más

En vista de las circunstancias especificas de esa situacion, podrian investigar que tal es el servicio que prestan con la $ de esos contratos ? O tal vez averiguar las cuentas de contabilidad de las organizaciones directas q manejan el $ ?

ValentinaMon

12 de Diciembre

0 Seguidores

Otra cosa que ese paramilitar controla es la EPS MANEXKA, indígena. El tipo q...+ ver más

Otra cosa que ese paramilitar controla es la EPS MANEXKA, indígena. El tipo quien sabe como hizo para ganar una tutela que obligó a la supersalud a suspender su intervención. Ahora llegará a feriarse la plata para comprar armas, drogas, trago que es lo que mas le gusta. A costa de la salud y la muerte de mas gente (aparte de la que ya mató)

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia