Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Juan Pablo Pérez B. · 30 de Julio de 2019

2293

0

En los ocho departamentos del Caribe, el uribismo se alió para alguno de los cargos importantes de estas locales con los gamonales que antes criticaba. En contraste, las fuerzas alternativas van divididas en toda la región.

Esta es la principal conclusión al pintar el mapa Caribe de la campaña que arrancó formalmente esta semana, luego del cierre del periodo de inscripciones de candidatos.

Así las cosas, son las maquinarias tradicionales las que se vislumbran como las grandes ganadoras, mientras que los sectores de la política no tradicional apenas se ven fuertes en el Magdalena, con la candidatura a la Gobernación del exalcalde samario Carlos Caicedo.

Caicedo, no obstante, tiene la particularidad de estar enfrentando varias investigaciones y de que las prácticas de su grupo no distan mucho de las de la clase política tradicional, como lo hemos contado muchas veces.  

Así están las cosas para estas regionales departamento por departamento:

San Andrés: liberales y uribismo unidos a un cuestionado vs. charismo

Históricamente, la movida política en las islas es determinada por los congresistas que tienen las dos curules a las que San Andrés tiene derecho en el Congreso.

El año pasado, las dos fuerzas que habían controlado la isla en los últimos años (los clanes Housni y Gallardo) perdieron sus curules y dos nuevos poderes emergieron en el departamento: el del charista de Cambio Radical Jorge Méndez y el de la liberal Elizabeth Jay-Pang.

Cada uno lleva su propio candidato a la Gobernación de San Andrés.

Méndez apoya al excandidato a la Gobernación hace cuatro años, Everth Hawkins, quien aspiró recogiendo firmas con un movimiento llamado Movimiento Amplio por el Progreso del Archipiélago (Mappa) y coavalado por Cambio Radical.

Jay-Pang, por su lado, está apoyando al empresario Nicolás Gallardo, quien va avalado por el Partido Liberal, el Partido Conservador y el Centro Democrático.

El empresario Gallardo también es apoyado por el movimiento que dirige su tío el exrepresentante Julio Gallardo, quien recientemente fue imputado por cohecho en el caso del llamado Cartel de la Toga.

A la Gobernación de San Andrés también se lanzó el exgobernador Álvaro Archbold, quien es reconocido en la isla por las denuncias de corrupción que ha hecho desde su blog llamado Quitasueño.

Archbold va con el aval de los verdes.

Córdoba: el uribismo se alió con el Ñoño

Para esta campaña, tanto para la Alcaldía de Montería como para la Gobernación de Córdoba, el departamento está dividido en dos.

Por un lado está una coalición conformada por el liberalismo (los grupos del senador Fabio Amín y el del parapolítico Juan Manuel ‘Juancho’ López) y los grupos que lideran el senador conservador David Barguil, el exrepresentante Eduardo José ‘Joche’ Tous, el representante de La U Erasmo Zuleta y el detenido exsenador Musa Besaile.

Su candidato a la Gobernación es el exdiputado liberal Orlando Benítez y, para la Alcaldía, van con el excandidato a la Alcaldía Carlos Ordosgoitia, avalado por el Partido Conservador.

Del otro lado, están el uribismo y los grupos que lideran el condenado exsenador Bernardo ‘el Ñoño’ Elías, la exrepresentante investigada por parapolítica Zulema Jattin, la cuestionada exsenadora Yamina Pestana y el alcalde monteriano Marcos Daniel Pineda García (en juicio por irregularidades en la contratación).

Sus candidatos son: para la Gobernación, el exsecretario General de la Gobernación y excandidato al Senado, Carlos Gómez, avalado por el Centro Democrático; y, para la Alcaldía, el exsecretario de Gobierno Salin Ghisays, quien recogió firmas por un movimiento llamado ‘Lealtad con Montería’ y está coavalado por Cambio Radical.

Del lado de los alternativos, la Colombia Humana en Córdoba está dividida, pues, mientras unos apoyan a Orlando Benítez, otros están con el candidato que avaló el movimiento, Valentín de la Barrera Barrios.

Sucre: el uribismo en el mismo bus del Gordo García

En Sucre, los alternativos también están divididos tanto para la Alcaldía de Sincelejo como para la Gobernación.

Aunque inicialmente la idea era hacer una coalición con candidato único para la Alcaldía de Sincelejo, los verdes avalaron al internacionalista Mario Ruiz y el ASI al excandidato al Senado Adolfo Ordóñez.

Ordóñez tiene también el apoyo de la Colombia Humana.

Para la Gobernación, los verdes se fueron con el líder de víctimas Juan David Díaz y la Colombia Humana y Colombia Renaciente están con la empresaria Sonia Gómez Taboada.

Por esta división, quienes se ven con más fuerza para quedarse con la Gobernación y la Alcaldía capital son los grupos que lideran los principales caciques políticos del departamento.

Por un lado están los liberales, encabezados por el exsenador charista Mario Fernández, quien va por la Alcaldía de Sincelejo, y el exviceministro de Interior Héctor Olimpo Espinosa que va por la Gobernación.

Del otro lado, están el uribismo (liderado por la familia Guerra de la Espriella) y los grupos que lideran el alcalde Jacobo Quessep y el condenado excongresista Álvaro ‘el Gordo’ García.

Sus candidatos son: a la Gobernación, el exrepresentante Eduardo Pérez Santos -quien dirige un grupo propio- y, a la Alcaldía, el exconcejal Andrés Gómez.

Pérez Santos está avalado por Cambio Radical y Gómez por Cambio Radical y La U.

En la carrera por la Gobernación, también se encuentra el cuestionado exrepresentante Yahir Acuña, quien va avalado por un movimiento de firmas llamado ‘Cien por ciento Sucre’.

Para la Alcaldía sincelejana, Acuña va con Andrés Gómez.

Bolívar: Maquinarias por un lado, uribismo por otro y alternativos reventados

El candidato que, por ahora, pinta más fuerte -por la cantidad de apoyos que tiene- para quedarse con la principal silla de Bolívar es el exconcejal Vicente ‘Vicentico’ Blel, hijo del parapolítico Vicente Blel.

Blel Jr. está avalado por el Partido Conservador y cuenta con el apoyo de los grupos del parapolítico William Montes, del condenado exsenador Juan José ‘Juancho’ García y del superpoderoso senador liberal y presidente del Congreso Lidio García.

Su principal competencia es el exrepresentante Hernando ‘Picho’ Padauí, avalado por Cambio Radical, quien cuenta con el apoyo de la senadora Daira Galvis y la representante Karen Cure, cara visible del grupo de la criminal Enilse López ‘La Gata’.

Para la Alcaldía de Cartagena, se inscribieron, en total, 15 candidatos.

Aunque todavía no han definido lado, la clase política bolivarense está dividida entre dos candidatos: el exdirector de Corvivienda William García Tirado (avalado por Colombia Justa Libres) y la exalcaldesa Yolanda Wong (avalada por La U).

En la carrera por la Alcaldía también está el uribismo cuyo candidato es el excanciller Fernando Araújo Perdomo, quien recogió firmas con el movimiento llamado ‘Juntos haremos el cambio’ y tiene el aval del Centro Democrático.

Los alternativos se reventaron localmente y cada movimiento lleva su propio candidato.

Los verdes van con el excandidato a la Alcaldía Armando Córdoba, la Colombia Humana con la exmagistrada del CNE Adelina Covo, el Polo con empresario Nabil Baladí y Compromiso Ciudadano con la abogada Claudia Fadul.

Atlántico: la aplanadora char-uribista vs. varios alternativos

En el Atlántico, los resultados de las elecciones de octubre parecen estar casi cantados, pues el superpoderoso grupo Char alineó a todos los caciques del departamento de su lado creando una aplanadora de apoyos difícil de vencer.

A la Alcaldía de Barranquilla, el candidato charista es el exministro Jaime Pumarejo, quien está avalado por Cambio Radical y cuenta con el apoyo de La U, el uribismo , los conservadores y los liberales.

Para la Gobernación, va la exministra y exalcaldesa barranquillera Elsa Noguera, quien cuenta con los avales de Cambio Radical, La U, el Partido Conservador, el Partido Liberal y el Centro Democrático.

A nivel local, las fuerzas alternativas también se dividieron y a la Alcaldía de Barranquilla van con tres candidatos: los exconcejales Rafael Sánchez Anillo (ASI) Antonio Bohórquez (Polo) y el investigador Diógenes Rosero (Alianza Verde).

Para la Gobernación, la carta más fuerte de los alternativos es el abogado Nicolás Petro, hijo de Gustavo Petro.

Magdalena: el único alternativo fuerte del Caribe (aunque tiene líos)

Este es el único departamento en el que los alternativos llevan una carta que pinta fuerte.

Se trata del exprecandidato presidencial y exalcalde samario Carlos Caicedo, quien aspira a la Gobernación del Magdalena y tiene a una ficha suya en la carrera por la Alcaldía de Santa Marta.

A la Alcaldía, que el caicedismo controla hace casi ocho años, van con la exgerente del Sistema Estratégico de Transporte Público (Setp) Virna Johnson.

A la Gobernación, la carta es el propio Caicedo, quien recogió firmas junto a Johnson por el movimiento Fuerza Ciudadana.

No obstante, no todos los movimientos alternativos del Magdalena están con Caicedo.

El Polo va con el diputado Edward Rodríguez y Aico con el abogado Robinson Morelo.

A la Alcaldía, la principal competencia del caicedismo son el exconcejal Juan Carlos Palacio (avalado por el Partido Conservador y el Centro Democrático) y el excandidato a la Alcaldía Aristides Herrera (avalado por La U y apoyado por el grupo de los Diazgranados).

A la Gobernación, su principal contendor es el exgobernador Luis Miguel ‘el Mello’ Cotes, quien recogió firmas y tiene el aval de Cambio Radical, La U y el Partido Liberal.

Para la Alcaldía, los cotes aún no han decidido a quien apoyar.

La Guajira: Mais y uribismo, en la misma orilla del kikismo

La clase política de La Guajira está dividida en torno a tres candidaturas la Gobernación. Mientras los alternativos no lograron unirse alrededor de ninguna aspiración que pinte fuerte.

Sobre los tradicionales, a la Gobernación por un lado está el exdirector del DPS Nemesio Roys, quien es apoyado por los representantes Alfredo Deluque de La U y María Cristina ‘Tina’ Soto del Partido Conservador.

Aunque solía pertenecer al movimiento Nueva Guajira, que lidera Deluque, para estas elecciones Jorge Eduardo Pérez Smith (hijo del cuestionado exgobernador Jorge Eduardo Pérez Bernier) decidió aspirar recogiendo firmas con un movimiento llamado ‘De la mano del pueblo’.

El tercer candidato tradicional que pinta fuerte para estas elecciones es el exsecretario de Obras del departamento Delay Magdaniel, quien recogió firmas con un movimiento llamado ‘Adelante mi Guajira’ y tiene los avales del Centro Democrático y el Mais.

A Magdaniel lo respalda, también, los grupo del condenado criminal y exgobernador Juan Francisco ‘Kiko’ Gómez y del prófugo exgobernador Wilmer González.

Para la Alcaldía de Riohacha, las candidaturas que suenan más fuertes son la del conservador Blas Quintero (apoyado por los representantes Deluque y Soto), la del liberal José Ramiro Bermúdez (apoyado por el kikismo) y la de Gersson Castillo, quien recogió firmas y va apoyado por Jorge Eduardo Pérez Smith.

Los alternativos se dividieron y para la Alcaldía van con Manuela Deluque (Colombia Humana) y Jesús Ariza (Polo).

Cesar: Ape y los Gnecco quieren todo

Para la Gobernación del Cesar, el candidato más fuerte es el exgobernador Luis Alberto Monsalvo Gnecco, en juicio por un caso de supuesta corrupción al sufragante durante su campaña de 2011, quien es la carta del polémico y superpoderoso clan Gnecco en alianza con el representante godo Ape Cuello.

Monsalvo Gnecco cuenta con el aval de La U, los liberales y Cambio Radical.

A los Gnecco le disputan el poder dos candidatos.

Por un lado, el uribismo va con la exfuncionaria de la Alcaldía de Valledupar Claudia Margarita Zuleta (hija del cantante Poncho Zuleta), quien tiene, además, el apoyo de un pequeño sector del conservatismo y de los representantes Cristian Moreno de La U y Eloy Chichí Quintero de Cambio Radical.

A la Gobernación también aspira el exdirector de Corpocesar Kaleb Villalobos, quien recogió firmas con un movimiento llamado ‘Kambio Verdadero’ y es cercano al senador barranquillero de La U José David Name.

Los alternativos, además de que no son muy fuertes en el departamento, van con dos diferentes cartas a la Gobernación: el exmagistrado Jaime Araújo Rentería por la Colombia Humana y el excandidato al Senado Hugo Alejandro Vásquez.

A la Alcaldía de Valledupar, la principal fuerza a vencer es la alianza Cuello-Gnecco cuyo candidato es el exdirector de la Caja de Compensación del Cesar Ernesto Orozco, quien aspiró por firmas por un movimiento llamado ‘Por ti Valledupar’ y cuenta con el aval del Partido Liberal.

El rival que, por ahora, pinta más fuerte para competirle a la carta de Ape Cuello, quien controla la Alcaldía vallenata desde hace tres años y medio, es el exdiputado José Santos ‘el Mello’ Castro, quien es apoyado por el senador José Alfredo Gnecco y tiene el aval de La U.

También están compitiendo por la Alcaldía el exalcalde Fredys Socarrás (investigado por presuntas irregularidades en la venta de unos lotes cuando era alcalde) por la Alianza Verde y el excandidato a la Alcaldía Evelio Daza, quien va por el Centro Democrático.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia