Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Juan Pablo Pérez B. · 30 de Junio de 2019

14344

0

Como si fuera una empresa o finca de su propiedad privada, los parapolíticos Vicente Blel y William Montes proponen cuadres y hasta buscan empeñar el puesto de Alcalde de Cartagena, a cambio lograr beneficios para sus intereses electorales de este año.

Esos dos exsenadores conservadores y otros grupos políticos cuestionados, justamente, son los que han ayudado a llegar a casi todos los alcaldes que han caído por líos en los últimos años en esa ciudad, que está sumida en una crisis institucional y social que ya va en 11 mandatarios en poco menos de una década. 

La semana pasada, La W contó que fueron Blel y Montes los que armaron la lista de posibles ternados que el Partido Conservador deberá volverle a presentar al presidente Iván Duque para que éste designe un alcalde mientras llega el nuevo titular, que será elegido en las regionales de octubre.

Lo hicieron aprovechando la influencia que tienen en esa colectividad, vía las fichas a las que lograron heredar las curules en el Congreso que siguen manejando en cuerpo ajeno: Vicente Blel le ‘heredó’ a su hija, la actual senadora Nadia Blel; y William Montes a su sobrino el representante Emeterio Montes.

La Senadora y el Representante fungen como jefes del conservatismo en Bolívar, lo que les da todo el juego a sus padrinos políticos condenados.

En mayo del año pasado, en atípicas, Cartagena eligió Alcalde al conservador Quinto Guerra. Sin embargo, pocas semanas después su elección fue declarada nula porque él estaba inhabilitado al momento de inscribirse como candidato.

Por ello, el 18 de septiembre, de una terna presentada por el Partido Conservador, Duque designó encargado al excongresista godo Pedrito Pereira.

Quinto apeló y el pasado mayo el Consejo de Estado ratificó en segunda instancia su nulidad, por lo que ahora los conservadores de nuevo deberán enviar una terna para que Presidencia vuelva a nombrar al alcalde que se quedará hasta completar el mandato.

El 15 de junio, y mientras se define la nueva la terna, el Presidente Duque ratificó a Pereira en el cargo.

La Silla Caribe confirmó con fuentes conocedoras que detrás de esa lista de posibles ternados hay una negociación entre las casas Blel y Montes para las locales de este año.

La versión que nos dieron es que Blel le propuso a Montes que pusiera los ternados de su cuerda, para que así se pueda quedar con la Alcaldía de aquí a diciembre, a cambio de que la casa Montes respalde al hijo de Vicente Blel (llamado Vicente ‘Vicentico’ Blel Scaff) en su aspiración a la Gobernación de Bolívar con aval conservador.

(El candidato Vicentico Blel Scaff, por cierto, siempre le ha asegurado a La Silla Caribe que su papá no es quien toma las decisiones en su grupo, sin embargo es el exsenador el que va a las reuniones políticas con los otros caciques -como William Montes- para determinar las movidas políticas).

Efectivamente, cuando uno mira la lista de posibles ternados que enviaron a la dirección nacional conservadora en Bogotá, todos tienen vasos comunicantes con William Montes.

En la lista están: el director de Valorización Distrital Jorge Lequerica Araújo, la secretaria de Educación Distrital Claudia Almeida y el secretario de Hacienda Distrital William Valderrama. 

  • Lequerica entró a la Administración de la mano de Quinto Guerra, de quien ese funcionario había sido jefe de debate en campaña, y venía del grupo de Montes, que respaldó en esa ocasión al anulado Guerra.

  • Almeida y Valderrama llegaron al gabinete de la Alcaldía también de la mano de Guerra como cuotas de William Montes.

Esta terna, no obstante, aún no es oficial y será discutida por la dirección conservadora en Bogotá esta semana que viene.

La Silla Caribe le preguntó a Ómar Yepes, jefe nacional conservador, por chat de whatsapp si el exsenador y parapolítico Vicente Blel había tenido que ver en la conformación de la lista preliminar de nombres y nos respondió: “No te sé decir. Fue enviada, entre otros, por algunos congresistas”.

Cuando le consultamos, en el mismo sentido, por William Montes, no obtuvimos ninguna respuesta.

Llama la atención que los conservadores de Bolívar no hayan incluido en la lista de posibles ternados al actual mandatario en encargo Pedrito Pereira, quien es conservador y ya lleva meses en el cargo, lo que le ahorraría a Cartagena un nuevo tumbo en la Administración.

No lo hicieron a pesar de que Pereira pidió públicamente que lo incluyeran y de que la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez, quien también milita en el Partido Conservador y fue nombrada por Duque veedora del mandato en encargo del actual alcalde, quiere que él se quede.

En La Silla Caribe supimos por alguien que lo oyó que el jueves pasado la Vicepresidenta llamó a la ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez, para quejarse por la no inclusión de Pedrito Pereira en la lista de posibles ternados.

“Imagínese lo que hicieron esos tipos, no incluyeron a Pedrito”, le dijo la Vicepresidenta a la Ministra, a lo que ésta respondió que a la Presidencia le tocaba por ley pedir la nueva terna.

En el mismo sentido de la Vicepresidenta, el viernes pasado el Presidente también dijo abiertamente que espera que Pedrito Pereira sea quien se quede hasta diciembre.

Vicente Blel y William Montes se creen tan dueños de la Alcaldía de Cartagena que, en esas circunstancias, le han mandado razones varias veces al mandatario Pereira proponiéndole “sentarse a hablar” de las condiciones si se quiere quedar, como se lo contó a La Silla Caribe una fuente de la Alcaldía cuyo nombre omitimos por su seguridad.

Hay que decir que Pereira les ha respetado a ambos las cuotas burocráticas que tienen desde Quinto Guerra.

Blel tiene las direcciones del Instituto de Patrimonio y Cultura de Cartagena (Ipcc) y del Instituto de Deportes y Recreación (Ider) en cabeza de Iván Sanes y Lía Sará, respectivamente.

También tiene cuotas en otras entidades del Distrito tales como a Pedro González en cobertura educativa en la Secretaría de Educación, y Alexis Valeiro en la Subdirección de fiscalización de la Secretaría de Hacienda.

Montes, por su lado, tiene las secretarías de Hacienda y Educación en manos de William Valderrama y Claudia Almeida, a su sobrino Alfonso Montes como director del Archivo General y a su cuñada Julieta Meneses como asesora en la Secretaría de Hacienda.

Si los líderes de estas dos casas cuestionadas logran poner al próximo alcalde encargado de Cartagena, quedarían con influencia en millonarios negocios de la ciudad que están por entregarse -no entran en las limitaciones de la Ley de Garantías que ya está rigiendo por elecciones- y que ascienden a casi 100 mil millones de pesos.

Los procesos son:

1. El macroproyecto de protección costera

En diciembre, el Alcalde Pereira hizo entrega de un cheque simbólico de 60 mil millones de pesos a la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (Ungrd) como muestra de que los recursos para este proyecto, que consiste en la construcción de espolones, diques y rompeolas para prevenir a la ciudad de la subida del nivel del mar, ya están disponibles.

Estas obras tienen un costo de 160 mil millones de pesos: 60 mil aportados por el Distrito y 100 mil por la Ungrd.

Aunque la contratación de esta obra está a cargo de la Ungrd, el Alcalde hace parte del comité técnico de supervisión y puede influir en su adjudicación.

 2.  La consultoría para la renovación de la concesión del alumbrado público

El pasado 15 de mayo, Pereira firmó un contrato interadministrativo con Findeter para que esta entidad hiciera los estudios para la renovación de la concesión del alumbrado público de Cartagena.

Este contrato tuvo un costo de poco más de 1.900 millones de pesos y tiene una duración de siete meses.

3. El Programa de Alimentación Escolar (PAE)

Este año, el Alcalde Pereira declaró desiertas dos licitaciones para la adjudicación del PAE en Cartagena.

Uno de estos contratos tenía un valor de poco más de 16.400 millones de pesos y el otro de poco más de 17 mil millones de pesos.

De acuerdo a lo que nos contaron en la Alcaldía, en julio tienen pensado volver a abrir la licitación.

4. El nuevo POT

Actualmente la Alcaldía está a la espera de liquidar un convenio que tenía con la extinta Fonade para actualizar el Plan de Ordenamiento Territorial (POT) de Cartagena.

El contrato fue por dos mil millones de pesos que la Alcaldía espera recuperar para estructurar ellos directamente la actualización del POT.

5. La APP del corredor portuario

En febrero de este año, la firma KMA Construcciones radicó a la Alcaldía la propuesta de Alianza Público Privada (APP) de iniciativa privada del corredor portuario que incluye la ampliación del Corredor de Carga y la construcción de la Quinta Avenida de Manga.

La inversión sería de 1,86 billones de pesos que serían asumidos por la empresa privada.

Sin embargo, el nuevo Alcalde que llegue tiene en sus manos la autorización de esta APP, puntualmente la evaluación de la propuesta presentada por KMA Construcciones que fue adjudicada el pasado 26 de abril y que debe estar lista para septiembre de este año.

De la decisión que tome la dirección nacional del Partido Conservador respecto a la terna esta semana podría depender el futuro y el camino que tomen estos millonarios procesos y la Alcaldía misma, que es de todos los cartageneros, pero viene siendo manejada como si fuera del patrimonio personal de unos pocos.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia