Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Carlos Hernández Osorio · 27 de Agosto de 2019

4271

2

Con su columna del domingo contra los gastos en publicidad en la Alcaldía de Bogotá, el exvicepresidente y jefe máximo de Cambio Radical, Germán Vargas Lleras, suma cuatro artículos en este año de campaña cuestionando al alcalde Enrique Peñalosa.

Sin embargo, esa sonora andanada, que Vargas suele trasladar a su cuenta de Twitter, no significa que vaya a enfilar a su partido en contra del candidato de Peñalosa a la Alcaldía, Miguel Uribe Turbay, aunque sí contribuye a fomentar la mala imagen de la administración que éste defiende como caballito de batalla.

 

De las críticas en las presidenciales a las columnas antipeñalosa

Este año Vargas Lleras ha cuestionado, además del gasto en publicidad de Peñalosa, la falta de ejecución de éste en las obras para entrar y salir de Bogotá; la que considera falta de resultados en mejoramiento de seguridad; y la propuesta de incrementar el costo del peaje de salida y entrada por la Autopista Norte para poder ampliarla.

A eso se suma la columna que escribió a finales del 2018 contra el proyecto para cobrar una nueva valorización.

Si acaso defendió el plan de renovación urbana Proscenio, que estuvo en la palestra pública después de que Daniel Coronell escribió dos artículos argumentando que los cambios que había hecho Peñalosa en ese proyecto beneficiaban a dos empresas que lo habían financiado.

Esa es una muestra más de la ruptura de Vargas con Peñalosa después de que el jefe máximo de Cambio llevó a ese partido a avalar al Alcalde cuando éste hacía campaña en 2015. Sin embargo, las críticas de sus columnas son una continuación del discurso que traía desde su frustrada campaña presidencial, cuando tenía en juego su pellejo y, viendo la impopularidad del Alcalde, se desmarcó de él desde poco tiempo después de renunciar a la Vicepresidencia en 2017, como lo revelamos en La Silla Cachaca.

Hoy, Cambio Radical es el único partido grande que no ha tomado una decisión oficial de apoyo a la Alcaldía (La U tampoco, pero es un partido en declive, al menos en Bogotá), pero es prácticamente improbable que la pelea Vargas-Peñalosa termine en un veto para que el vargasllerismo respalde a Miguel Uribe Turbay, el candidato del Alcalde.

De hecho, un directivo de Cambio le dijo a La Silla Cachaca que no está descartado el respaldo a Uribe Turbay, aunque también está la posibilidad de dejar en libertad a los candidatos de que hagan campaña por quien deseen.

Más cerca que lejos

Hay al menos tres razones por las que Vargas no promovería un veto de su partido a Uribe Turbay por más que considere un fracaso a Peñalosa.

Una es que, como nos dijo una fuente que conoce las movidas internas del exvicepresidente en Cambio, éste “habla de la buena preparación de Miguel” y “no ha realizado un mal comentario” sobre él ni ha dado ninguna instrucción en su contra. Es decir: Vargas no habría trasladado sus críticas a Peñalosa al candidato de éste.

La segunda es que todo indica que un grupo importante de concejales de Cambio ya está jugado con Uribe Turbay y Vargas incide poco en eso.

Oficialmente lo están Julio César Acosta, que en 2015 sacó 21.800 votos y en esta campaña lanzó a su esposa, Carolina Arbeláez. También, Rolando González (14.600 votos).

Extraoficialmente dos fuentes (una de Cambio y otra del Partido Liberal que conoce las movidas de la campaña en terreno) nos dijeron que el concejal Juan Felipe Grillo (14.800) que le ayudó a conseguir firmas a Uribe, también está con él. Sin embargo, en la oficina de Grillo le dijeron a La Silla que como aún no hay decisión del partido, no hablarán del tema.

Otra fuente de Cambio nos dijo que César García (23.500 votos) también está con Uribe Turbay.

De los otros cinco concejales, dos están jugados con Carlos Fernando Galán independientemente de lo que diga el partido: José David Castellanos (16.200), que no busca la reelección y es muy cercano a Galán; y Jorge Lozada (17.100), que tampoco se hará reelegir porque lanzó a su sobrino Giovanny Caicedo por “Bogotá para la gente”, el movimiento de Galán.

Roberto Hinestrosa (15.300) no buscará la reelección, así que los otros dos, Yefer Vega (23.900) y Pedro Julián López (16.100), son los únicos que quedan por definir.

La tercera razón se deriva de lo anterior: que a Vargas Lleras le dé por vetar a Miguel Uribe no significa que los concejales que ya están jugados con éste, o piensan hacerlo, se vayan a echar para atrás. Eso porque hay antecedentes recientes de su pérdida de influencia entre los concejales (y en general dentro de su partido) por posturas de Vargas contra Peñalosa que ha intentado defender ante ellos, pero que no le han copiado.

La más elocuente y sonora fue la votación del proyecto de valorización, al que se oponía Vargas, pero que la mayoría de su bancada votó a favor.

Ahora bien: todo lo anterior no significa que Cambio (y Vargas) se vayan a ir oficialmente con Uribe Turbay. El exvicepresidente deberá definir si su partido finalmente adopta una posición oficial o si mantiene las cosas como están y deja que cada quien haga su campaña.

Por eso, el efecto de Vargas con sus columnas puede ser más en opinión contra Uribe Turbay (al tirarle al Alcalde como padrino de éste) que en obstruir la maquinaria que de Cambio le pueda llegar al exsecretario de Gobierno.

Está por verse es qué tanta opinión mueva Vargas (muy desgastado después de su cuarto lugar en las presidenciales) y si lo que pueda mover desde su columna termine llevando votos de vargaslleristas a Carlos Fernando Galán.

Éste no está recibiendo respaldos de partidos y los concejales de maquinaria no lo ven como alguien afín después de su renuncia a Cambio el año pasado cuando el partido apoyó al uribista Iván Duque en segunda vuelta. Sin embargo, Galán sería el candidato más obvio del votante vargasllerista promedio si Miguel Uribe ya no es una opción (Claudia López es enemiga política de Vargas Lleras y tiene el respaldo de la izquierda del Polo, y Hollman Morris es también enemigo de Vargas vía su padrino, Gustavo Petro).

Comentarios (2)

Robin Hood

27 de Agosto

0 Seguidores

Uribito ll tendra el respaldo de toda la maquinaria y clientelismo corrupto de...+ ver más

Uribito ll tendra el respaldo de toda la maquinaria y clientelismo corrupto de CR x haberle aprobado todo al desastre peñalosa. Un apoyo en publico d Vargas LL al niñito corrupto seria darle el beso d la muerte, x eso V.Ll no lo ha hecho.

El voto d opinion informado en Bta tiene que ser muy cínico y masoquista si llegan a reelegir los concejales y cualquier candidato nuevo d Corrupción Radical.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia