Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Carlos Hernández Osorio · 04 de Mayo de 2017

3686

0

El liberal Jorge Durán Silva, el concejal más antiguo de Bogotá (ocupa su curul desde 1978), será el encargado de ponerle votos en la ciudad al representante a la Cámara por Caldas Mario Castaño en las elecciones legislativas de 2018, cuando este se lanzará al Senado.

Ambos le confirmaron su alianza a La Silla Cachaca.

Durán es uno de los cacaos del Concejo y tiene con qué ayudarle a Castaño a aumentar su votación para que pueda dar el salto.

En las elecciones de 2015 sacó 12.400 votos y fue la quinta votación del liberalismo en Bogotá. Las localidades donde es más fuerte son Kennedy, Ciudad Bolívar y San Cristóbal, todas en el sur.

 

En los últimos años se le recuerda por declaraciones homofóbicas y racistas, como cuando dijo, en medio de un debate que comenzaba a salirse de control, que se estaba convirtiendo en “una merienda de negros”.

La Fiscalía adelanta una indagación preliminar en su contra desde 2011 por su presunta participación en el carrusel de la contratación durante la Alcaldía de Samuel Moreno, particularmente por su injerencia en la contratación de hospitales.

La Procuraduría también lo investiga desde 2012 por el mismo escándalo, junto con otros 11 concejales y exconcejales.

Castaño, por su parte, es un contador público que ha alcanzado mucho poder en poco tiempo en Caldas, pero necesita asegurar votos por fuera de ese departamento para alcanzar una curul en el Senado.

Se convirtió en un barón liberal luego de que ese partido se sumió en una crisis en Caldas tras la muerte del exsenador Víctor Renán Barco en 2009, y de que Adriana Franco, que se suponía sería la sucesora de Barco, se quemó en su salto de la Cámara al Senado en 2014.

Ese año Castaño alcanzó una curul en la Cámara con 26 mil votos, como fórmula del senador antioqueño Luis Fernando Duque, y se convirtió en el principal dirigente de su partido en el departamento, pues es su único congresista.

Venía de ser subgerente financiero de la Industria Licorera de Caldas, donde fue cercano a Carlos Arturo Fehó, un gerente de la empresa, militante del Partido Liberal, que fue condenado por corrupción en 2010.

Su poder aumentó en las elecciones de 2015 cuando apadrinó a Octavio Cardona, que ganó la Alcaldía de Manizales frente a los candidatos del Centro Democrático (Adriana Gutiérrez, exsenadora), y el de los senadores Luis Emilio Sierra (Conservador) y Mauricio Lizcano (Partido de la U), que era el exalcalde Luis Roberto Rivas.

En Caldas también se quedó con la Alcaldía de su natal Pácora, y tiene poder sobre otras como las de Palestina, La Merced, Salamina y Norcasia.

Con Lizcano mantiene una enconada pelea política, que se agudizó desde que Castaño comenzó a pisar fuerte en Caldas, el mismo tiempo que Lizcano se erigía como el principal elector de ese departamento.

Aunque con esta alianza el concejal Durán definió su aliado en el Senado, aún tiene pendiente acordar una fórmula para la Cámara de Representantes, después de que se rompieron sus diálogos con el exconcejal de La U Javier Palacio.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia