Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Carlos Hernández Osorio · 20 de Diciembre de 2017

2694

3

El lunes se conocieron las 14 empresas y grupos de empresas que competirán por quedarse con las cinco concesiones que entregará la Alcaldía de Bogotá para la recolección de basuras durante los próximos ocho años, un negocio de 4,8 billones de pesos.

En medio de los cuestionamientos que recibió ese proceso en los últimos días de órganos de control y de los propios interesados, la administración de Enrique Peñalosa sigue así con sus planes de adjudicar esos contratos el 29 de diciembre.

Por lo pronto, estas son tres cosas que quedan claras con el avance de ese proceso, el más gordo de la contratación en Bogotá este año (si es que una acción judicial no lo tumba antes).

1

La salida de Aguas de Bogotá le sirve al discurso de Peñalosa, pero le arma un nuevo problema

Aguas de Bogotá, la empresa por medio de la cual el Acueducto recoge basuras desde diciembre de 2012 gracias a una decisión de Gustavo Petro (hoy lo hace en el 52 por ciento de la ciudad), y que es la única pública en el negocio, no continuará desde febrero próximo, cuando comiencen a operar las empresas que se ganen los nuevos contratos.

Eso debido a que las aseguradoras le negaron las pólizas que amparaban el riesgo de la operación y por eso no pudo presentar una oferta.

Y como eso lo enfrenta con su antecesor, Gustavo Petro, que fue el que puso a Aguas en el negocio, hay una serie de hechos que Peñalosa puede usar para blindarse.

Lo primero es que puso a competir a Aguas de Bogotá en la licitación a pesar de que siempre ha manifestado que los privados hacen mejor ese trabajo. Y esa decisión, que se conoció en noviembre, la pudo tomar porque, según el gerente de Aguas, Juan Manuel García, “recibimos una empresa maltrecha, pero la sacamos adelante”.

Es decir: para la Alcaldía haber participado fue una consecuencia de su buena gerencia. Y, al tiempo, que le hayan negado la póliza obedeció, según el mismo García, a que les cobraron “la mala historia de cómo llegó la compañía a prestar el servicio de aseo”. Y con eso se refiere a todo el trauma de la crisis de las basuras ocurrida en la Alcaldía de Petro, en medio de la cual Aguas se metió al negocio pero tuvo problemas inicialmente con la calidad del servicio y de sus camiones.

Pero esta visión contrasta con la de los 3.700 trabajadores y algunos expertos que conocen el sector y piensan que, con Peñalosa, lo ocurrido era previsible.

Es la tesis de Ricardo Felipe Herrera, un abogado que alguna vez fue peñalosista pero que demandó la licitación por considerar que dejaría por fuera a Aguas (lo que terminó ocurriendo) a pesar de que es una empresa pública que ya tiene un mercado ganado que debería mantenerse porque le representa ganancias al Distrito.

Y también es la tesis de los empleados. Por ejemplo, para Elsa Peña, presidenta de Sintranal, el sindicato más grande de los 13 que hay en Aguas, más allá de los detalles de las pólizas y de la licitación, que la empresa no vaya más con las basuras fue lo que siempre esperaron de Peñalosa después de que él hizo tantos pronunciamientos en contra de la labor que Aguas desarrolla.

Lo que se viene entonces es máa presión política para el Alcalde, que se refuerza, en plena campaña política, con el discurso de Petro, que fue el que empleó a esas personas y que ve en lo que hizo con Aguas de Bogotá una obra que debe defender, además porque casi el 50 por ciento de los 3.700 trabajadores son madres cabezas de familia, exhabitantes de calle y afrodescendientes.

 
2

Aunque la Alcaldía cedió ante los privados, no cambió la esencia de su propuesta

La semana pasada, el alcalde Enrique Peñalosa dijo: “Hay algunas empresas interesadas en que se caiga la licitación para que las cosas sigan como estén. Hay intereses privados y de negocio a los que les importa cinco lo que pase con la limpieza de la ciudad”.

No dio nombres, pero para entonces la Personería y la Procuraduría habían pedido la suspensión del proceso: la primera por considerar que perjudicaba a los recicladores y la segunda porque a su juicio ponía en vilo a Aguas de Bogotá. Además, la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales había advertido que para prestar el servicio en Sumapaz (una de las novedades que trae esta licitación) se necesitaba una licencia ambiental que no había sido tramitada, ante lo cual la Alcaldía siguió el proceso.

Dentro del proceso, además, ya Aseo Capital, actual prestador del servicio y del empresario Alberto Ríos, había pedido revocar la licitación por considerar que era muy laxa para permitir la entrada de oferentes y que privilegiaba a los proponentes que tuvieran más plata disponible (como lo explicó La Silla Cachaca, aunque la Uaesp lo niega con el argumento de que pide capacidad económica de la mano de calidad).

La Uaesp, no obstante, sí terminó cediendo en algunas peticiones de los privados.

Por ejemplo, la Alcaldía les pide que donen una plata para poder hacer cosas que no están dentro del servicio de aseo (como la recolección de llantas) y que si lo hacen les dan más puntaje. Los privados lograron que la Uaesp se comprometiera a que ellos, en el área que les corresponda, sean los que ejecuten esa plata, ya que antes la Alcaldía no precisaba que tuviera que ser con ellos.

En un principio, por otra parte, la Uaesp pedía que los concesionarios asumieran el riesgo y los costos en caso de que el relleno Doña Juana dejara de operar. Al final, lograron que fuera la Alcaldía la que asumiera esos riesgos, lo que significa que si los camiones se quedan parados en caso de que haya un problema en el relleno, el Distrito, con plata pública, debe correr con esos gastos.

A pesar de eso, la esencia de la propuesta de Peñalosa se mantiene.

Dejó en firme los criticados puntajes de evaluación que les preocupa a los actuales operadores porque consideran que privilegian a los que tengan más plata sobre los que más sepan del negocio. De hecho, la propuesta técnica la deberán presentar los ganadores después de haber sido elegidos como nuevos contratistas, no antes.

También se mantiene la apuesta por usar contenedores, que los recicladores consideran que les afectará su trabajo.

 
3

William Vélez vuelve a la puja

Uno de los logros que más reclama Gustavo Petro con su esquema de aseo fue haber sacado del negocio de las basuras de Bogotá al empresario antioqueño William Vélez, amigo de Álvaro Uribe, un zar de las basuras en todo el país y que era uno de los cuatro operadores privados con la empresa Atesa. Fue a la única a la que Petro no volvió a contratar luego de que acudió de nuevo a los privados tras intentar, fallidamente, recoger basuras en toda la ciudad con Aguas de Bogotá en diciembre de 2012.

Petro cuestiona a Vélez, esencialmente, porque ha sido salpicado por presuntas relaciones con paramilitares que el empresario ha negado.

Con la licitación que está en curso, Interaseo, empresa de Vélez, quedó entre los 14 oferentes que se metieron a pujar por quedarse con una de las cinco áreas en las que será dividida la ciudad desde 2018 para la prestación del servicio.

Y aunque aún no es seguro que gane, que al menos esté en la competencia es simbólico políticamente porque marca el calentamiento de motores del zar de las basuras para retornar a Bogotá después de la despedida que le dio Petro por la puerta de atrás.

 

Comentarios (3)

carloschaves

20 de Diciembre

0 Seguidores

Es bueno también señalar que el hijo de Alberto Ríos, Felipe Ríos va para ...+ ver más

Es bueno también señalar que el hijo de Alberto Ríos, Felipe Ríos va para la Cámara de Representantes también

nico92924

27 de Diciembre

0 Seguidores

Nada esta dicho, si la carrera presidencial se decide por la centro izquierda ...+ ver más

Nada esta dicho, si la carrera presidencial se decide por la centro izquierda y se manifiesta el sentir de una asamblea constituyente por cuenta de los incumplimientos del acuerdo de paz, los proximos pasos seran los de asegurar los compromisos internacionales como el acuerdo de Paris, la recoleccion de basuras sera parte de esa pelea, el actual esquema es ambientalmente insostenible

Armando Lugo Martínez

11 de Febrero

0 Seguidores

Solución para el problema de las basuras existe de hace tiempo y Gobernantes ...+ ver más

Solución para el problema de las basuras existe de hace tiempo y Gobernantes tienen el 100% de culpa ya que no les interesa soluciones si no enriquecerse con el erario público aprobando proyectos que no cubre las necesidades de la comunidad y despilfarran así millones de pesos.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia