Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Carlos Hernández Osorio · 15 de Febrero de 2018

1229

0

El senador bogotano de Cambio Radical Germán Varón, considerado uno de los hombres más cercanos a Germán Vargas Lleras, cambió su estrategia para buscar la reelección. A diferencia de hace cuatro años, cuando se fue a Quindío a conseguir los votos que le aseguraron la curul, se concentrará en Bogotá, donde pretende recuperar la maquinaria que lo catapultó en el pasado como un gran elector.

 

En el Quindío votarán por Lara

Varón fue un fenómeno en Quindío en 2014 al conseguir 27 mil votos. Nunca había hecho política allá, pero contó con la maquinaria de la entonces gobernadora Sandra Paola Hurtado, que lidera Cambio Radical en ese departamento junto a su pareja, César Augusto Pareja, conocido como ‘Toto’.

Esta vez no hará lo mismo, nos dijo, porque Hurtado (que tiene en su contra un reciente fallo en primera instancia de la Procuraduría que la inhabilita por 12 años por presuntas irregularidades en contratación), se lanzó a la Cámara y pondrá su estructura a trabajar para ella.

Dos fuentes que conocen la política en Quindío agregaron que en el mundo político local también hay inconformismo porque consideran que a Varón lo volvieron a ver muy poco después de 2014, y que no gestionó lo suficiente para el departamento. Es algo que se repite con frecuencia en medios locales, pero que él lo niega diciendo que sí le ayudó al departamento, por ejemplo, con la gestión de más pie de fuerza de la policía.

El grupo de Sandra Paola, en todo caso, quiso apostarle inicialmente en esta campaña a un candidato al Senado de la región y se la jugó por el exalcalde de Pereira Óscar Arango; pero como renunció a su candidatura, apoyarán de nuevo a otro bogotano, Rodrigo Lara, un competidor directo de Varón que también tiene su fuerte en Bogotá.

El regreso

En sus tres elecciones como representante a la Cámara por Bogotá, Varón sacó 33 mil votos en 2002; 37 mil en 2006 y 30 mil en 2010. Siempre fue el más votado de la lista de Cambio, y en las dos primeras fue fórmula de Vargas Lleras.

En su salto al Senado (una campaña en la que cambia la estrategia para buscar votos porque podía salir a buscarlos en otras regiones) bajó a 16 mil en Bogotá, aunque sumó los 27 mil de Quindío. Esas dos plazas fueron la base de su votación total de 80 mil votos, con la que se convirtió en el tercer senador más votado de Cambio en todo el país, detrás de Arturo Char y Carlos Fernando Galán.

Por eso, sin Quindío tendrá que repotenciarse en la capital para no quemarse.

“Siempre he tenido una mayoría de estructura en Bogotá que descuidé para saltar al Senado por ir a buscar votos por fuera. Pero eso no quiere decir que haya dejado de verlos ni que haya roto con esos líderes, sino me dediqué mucho a estar en otras partes”, nos dijo Varón.

Cuenta con una maquinaria local de la que hace alarde porque “es la más grande que pueda tener un político en Bogotá”, nos dijo.

La integran los concejales Julián López, Juan Felipe Grillo y Roberto Hinestrosa, y 25 ediles de los 38 que tiene Cambio. Algunos de estos los comparte con los concejales Julio César Acosta y Jorge Lozada. Es decir: en su estructura tiene fuerzas de 5 de los 9 concejales que Cambio tiene en Bogotá, algo que hasta ahora le ha permitido hacer reuniones multitudinarias con Vargas Lleras a bordo.

Su fórmula es el exconcejal Felipe Ríos, hijo del empresario Alberto Ríos, que acaba de perder el negocio que tenía de la recolección de basuras en una parte de Bogotá.

Con esos apoyos, la meta es tener entre 25 mil y 30 mil votos en la ciudad que comenzarían a compensar lo perdido en Quindío.

La Cachaca habló con tres fuentes de Cambio que matizaron ese optimismo.

Un concejal nos dijo que lo ve “chilinguiando” sin los votos del Eje cafetero; y otro, que es puede estar entre los 20 mil y 25 mil votos en la ciudad, pero que “es difícil que un candidato a Senado que no mueva algo de opinión (Varón depende sobre todo de maquinaria) logre una votación similar”.

Un candidato a la Cámara que está viviendo la campaña en terreno dijo, al contrario, que sí ve fuerte a Varón porque “tiene buena estructura, los líderes le son muy leales y probablemente cuente con el respaldo económico de Ríos”, pero que lo que es definitivo es qué tanto le aporten los apoyos en regiones para alcanzar una votación que le permita llegar al Senado.

La otra apuesta fuerte, por eso, será Cundinamarca, donde espera doblar los 9.800 votos que sacó hace cuatro años. Eso pinta más difícil porque, a diferencia de Bogotá, donde piensa recuperar una estructura, en el departamento trabajará con una base similar a la de hace cuatro años, así que tendrá que hacer un esfuerzo adicional para ganar votos que nunca ha tenido cautivos.

Allá, de hecho, perdió el respaldo de la representante Betty Zorro, que tiene su fortín en Soacha (el municipio más poblado de Cundinamarca), trabaja en llave con el Alcalde y hace cuatro años le permitió a Varón ser el senador más votado allá.

Sin embargo, mantiene al representante Jorge Rozo y se alió con el exalcalde de Zipaquirá Jorge Enrique González, que aspira a la Cámara; y en algunos municipios lo apoya el excontralor departamental Leonardo Rico, que también está aspirando a la Cámara y es reconocido por su cercanía con el gobernador, Jorge Rey.

También tiene equipos en Tolima, Huila y Bolívar, aunque son departamentos donde no puede esperar respaldos tan grandes como en Bogotá, que es donde espera volver a ser un barón electoral.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia