Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Carlos Hernández Osorio · 31 de Julio de 2018

23933

0

Hasta antes de que Iván Duque la designara Ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez sonaba en el mundo político de Cundinamarca como una posible y muy fuerte candidata a la Gobernación, después de que se quemó buscando ese cargo en 2015 frente a Jorge Rey.

El panorama para ella pintaba muy despejado como posible aspirante uribista, después de que el Centro Democrático creció en las legislativas en el departamento y de que Iván Duque arrasó en las dos vueltas presidenciales. Además, porque como ha sido cercana a Germán Vargas, podía servir de bisagra con Cambio Radical y arrastrar a su favor a buena parte de las fuerzas que respaldaron a Rey, que milita en Cambio Radical.

Con su salida, el sonajero de candidatos del uribismo se movió, a lo que se sumó que al menos dos funcionarios salientes del gobierno Santos podrían entrar en la baraja junto con los que venían sonando desde hace meses. De hecho, una fuente no política, conocedora de la movida política en el departamento, nos mencionó la posibilidad de que el exsenador de Cambio Radical Carlos Fernando Galán busque esa posibilidad, ante el difícil panorama para lanzarse a la Alcaldía de Bogotá y por la posibilidad de sacarle réditos a sus denuncias sobre el volteo de tierras en la Sabana. Sin embargo, ninguna otra fuente nos dijo que hayan esuchado que él quiera lanzarse.

Rubén Darío Molano

Es el representante más votado del Centro Democrático y el segundo del departamento, incluyendo a los demás partidos, con 36 mil votos, más de tres veces lo que había sacado en 2014.

Esa disparada es su punto a favor, a lo que se suma su trayectoria como líder cafetero de La Vega, que trabajó en la Federación Nacional de Cafeteros y que fue Director del Comité de Cafeteros de Cundinamarca durante el gobierno de Álvaro Uribe. Hoy, además de congresista, es el coordinador del Directorio departamental del uribismo.

Molano le dijo a La Silla Cachaca que está estudiando la posibilidad de lanzarse. “Hay gente del partido que me lo ha pedido, pero eso no es tan fácil y me tocaría generar consensos. No he hablado ni con el presidente Duque ni con el expresidente Uribe”, agregó.

Una fuente del Centro Democrático en Cundinamarca nos dijo que de la posible aspiración de Molano comenzó a hablarse más fuerte ante la ausencia de Nancy Patricia Gutiérrez.

Su fuerza principal está en Soacha, Chía, Girardot y Fusagasugá, y a diferencia de los dos diputados del Centro Democrático, es crítico de la gestión de Jorge Rey en la Gobernación.

Yenny Rozo

Su nombre como posible aspirante a la Gobernación nos lo mencionaron dos integrantes del partido, así como un político de La U en el departamento y otra fuente no política conocedora de la movida regional.

“Le ayuda su trayectoria”, nos dijo el representante Molano.

Se quemó con 25 mil votos como candidata al Senado del Centro Democrático. Para lanzarse renunció a su curul como diputada de ese partido, cargo al que había llegado en 2015 como cabeza de lista, algo que demuestra que su nombre tiene peso en el uribismo departamental, así como el hecho de que hubiera hecho parte del comité político de la campaña de Duque en Cundinamarca.

Es hija del dos veces alcalde de Mosquera Álvaro Rozo Castellanos, un constructor que ha sido investigado por la Fiscalía por presunta celebración indebida de contratos en la compra de predios para construir un colegio; y es sobre todo reconocido porque cuando fue Alcalde promovió la creación de una zona franca en terrenos donde tenían intereses los hijos del expresidente Álvaro Uribe, y ellos luego le vendieron a una empresa de la familia del propio Rozo un terreno aledaño a esa zona, como lo denunció Daniel Coronell.

Ella, además, es accionista con su papá de una empresa que dentro de la Zona Franca es propietaria de un terreno que le compraron a una empresa de los hermanos Uribe, un caso que también reveló Coronell. No está investigada.

Everth Bustamante

Primero nos lo mencionó una fuente de La U que está al tanto de la movida en Cundinamarca y luego él nos confirmó que está analizando la posibilidad de lanzarse.

De los tres uribistas, es el que arranca con menos fuerza electoral. Este año, Bustamante se quemó en su intento por reelegirse como senador, con 13.800 votos, de los cuales apenas obtuvo 3 mil en Cundinamarca.

Sin embargo, conoce el departamento: nació en Zipaquirá, donde fue 10 años concejal, y luego de hacer parte de la guerrilla del M-19 fue representante a la Cámara por Cundinamarca de la AD-M19, el movimiento político que creó esa guerrilla una vez se desmovilizó.

Posteriormente fue alcalde de su municipio natal, y fue candidato a la Gobernación en 2011, cuando obtuvo 120 mil votos y perdió contra Álvaro Cruz.

Camilo Sánchez Ortega

De su posible renuncia al Ministerio de Vivienda para no inhabilitarse especularon medios como CM& y El Espectador, pero finalmente terminará su gestión allá el próximo lunes, cuando culmina el gobierno Santos.

Sin embargo, al parecer no quedaría inhabilitado teniendo en cuenta que el Consejo de Estado aclaró que los funcionarios interesados en aspirar a cargos de elección popular el año entrante tienen plazo para renunciar hasta el 26 de octubre, un año antes de las elecciones.

Sánchez es un político curtido, hijo del exalcalde de Bogotá Julio César Sánchez. Fue cinco veces senador liberal y candidato a la Gobernación en 1997.

Su ventaja es ese reconocimiento, que al estar recién salido del Ministerio tiene una obra qué defender a favor del departamento (a comienzos de este año aprobó 479 mil millones de pesos para inversión en agua potable) y que a pesar de haber hecho parte del gobierno Santos tiene vasos comunicantes con el de Duque, teniendo en cuenta que en 2015 respaldó a Nancy Patricia Gutiérrez a la Gobernación.

Nicolás García Bustos

Es de los que más lleva sonando como posible sucesor de Jorge Rey, sobre todo después de que a finales del 2017 renunció a su cargo como Jefe de Gabinete del Gobernador para gerenciar la campaña de Germán Vargas Lleras en el departamento.

Fue Alcalde de Mosquera y milita en el Partido de la U, pero, sobre todo, pertenece al grupo político de Rey, que tiene sus bases en las juntas de acción comunal. De hecho, junto con Rey su nombre apareció mencionado en las denuncias por presunto volteo de tierras en la Sabana de Bogotá que han hecho el senador de Cambio Radical Carlos Fernando Galán y el periodista Daniel Coronell, aunque no está investigado.

En el papel, García se perfila como el candidato de una coalición entre congresistas de Cambio Radical, La U, Liberal y Conservador que reedite la que llevó a Rey a la Gobernación y a ganarle al uribismo.

Eso es posible en la medida en que la gestión de Rey, hasta ahora, no ha generado fracturas fuertes entre los líderes de esos partidos y aún sirve como factor de cohesión, como ha contado La Silla Cachaca, y nos contaron tres fuentes, una de ellas el diputado Óscar Carbonell, de La U, y otra el representante uribista Rubén Darío Molano.

Alfredo Molina Triana

A Molina nos lo mencionaron ayer una fuente de La U, su partido, y otra de Fusagasugá, donde tiene uno de sus fortines. Sin embargo, no logramos comunicarnos con él.

Su carta de presentación es que a pesar de que se quemó en marzo en su intento de saltar de la Cámara al Senado, sacó en Cundinamarca 40 mil votos, una votación mayor que la de, por ejemplo, Molano, Rozo y Bustamante, los tres uribistas que fueron candidatos al Congreso y suenan para lanzarse a la Gobernación.

Molina, como Nicolás García, milita en La U y hace parte del grupo que respaldó en 2015 a Jorge Rey, por lo que una posible aspiración suya sería por esa coalición y difícilmente sería para competir con García.

Fue representante a la Cámara dos veces, tiene su fortín en la provincia de Sumapaz y antes de lanzarse al Congreso trabajó por 12 años en cargos directivos de la CAR.

Ricardo Sabogal

Este abogado renunció el 25 de julio a la Dirección de la Unidad de Restitución de Tierras del gobierno Santos, y con eso evitó inhabilitarse para lanzarse a la Gobernación.

Ese cargo le interesa, de acuerdo con lo que le dijo a La Silla Cachaca, si logra obtener el respaldo de un partido o movimiento de centro como la Alianza Verde o Compromiso Ciudadano. “Me interesaría una coalición de la gente buena y no de la corrupción, bien lejos de partidos como La U y Cambio Radical”, agregó.

Desde que estaba en la Unidad de Tierras, en sus redes sociales Sabogal siempre resaltaba su labor en Cundinamarca, además porque nació el municipio de San Bernardo, donde fue concejal por el Partido Liberal, del que dice ya abandonó, y posteriormente alcalde por el Movimiento Cívico, durante la primera gobernación de Álvaro Cruz.

Este año, cuando la Asamblea lo condecoró por su labor en la Unidad, por iniciativa del diputado Juan Carlos Coy, de La U, comenzó a especularse que él quisiera ser gobernador.

Y aunque dice que ha comenzado a reunirse con dirigentes verdes y fajardistas locales, agrega que lo que hará es que en el momento en que algunos de esos movimientos comience a buscar candidato pondrá su hoja de vida en consideración.

Germán Escobar

Es el empresario que gerenció la campaña de Sergio Fajardo en Cundinamarca. Desde las elecciones al Congreso, como contó La Silla Cachaca, él manifestó que le interesa buscar la Gobernación.

A favor tiene los buenos resultados de Fajardo y los verdes en el departamento, sobre todo en municipios de la Sabana de Bogotá, que son la base de lo que pretenden explotar tanto los que respaldaron esa campaña como los que respaldaron a Gustavo Petro, con miras a las locales del año entrante.

Escobar hizo parte del grupo que fundó el Partido Verde en Cundinamarca, luego militó en el Centro Democrático hasta hace dos años y ahora hace parte de Compromiso Ciudadano.

Como empresario, está al frente de dos empresas metalmecánicas entre Madrid y Facatativá: Cedal Carrocería y Exicarga.

Milton Rodríguez

Rodríguez, de La U, fue uno de los dos senadores con arraigo en Cundinamarca en el cuatrienio que acaba de terminar. El otro fue el uribista Éverth Bustamante.

Él le ha dicho a La Silla Cachaca que quiere aspirar a la Gobernación, y es un interés conocido en el mundo político del departamento. De hecho, esa parece haber sido una razón para no aspirar a la reelección en marzo.

Sin embargo, hasta ahora se ha mostrado muy alejado de la escena, ya que no estuvo activo ni en las legislativas ni en las presidenciales, en parte porque ha estado enfermo.

En todo caso, si decide lanzarse al agua lo hará como crítico del gobernador Jorge Rey, a quien le cuestiona su gestión al frente del departamento.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia