Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Carlos Hernández Osorio · 20 de Octubre de 2019

29598

1

A medida que Carlos Fernando Galán ha subido en las encuestas no sólo se ha  mostrado como un candidato viable, sino que la maquinaria de varios concejales, particularmente de Cambio Radical, aunque también de los partidos Liberal y de La U, se le ha ido sumando de frente o de ladito, con su venia o a veces sin siquiera hablar con él.

Esa es una movida importante porque el esfuerzo más grande que ha hecho Galán en esta campaña para que voten por él, aparte de mostrar un tono moderado que lo diferencie de los de Claudia López y Miguel Uribe Turbay, es que no lo identifiquen con partido alguno. Por eso se lanzó por firmas y a quienes lo relacionan con Cambio Radical siempre les responde que renunció a ese partido cuando ya no aguantó más allá.

Su campaña, sin embargo, sí se está nutriendo de maquinaria que ha llegado de distintos políticos. Él no se está tomando la foto con ningún concejal, y, de hecho, en su campaña dicen que no está recibiendo a ninguno y por lo tanto no está haciendo compromisos que tenga que cumplir si gana las elecciones. Además porque le interesa promover la lista que armó al Concejo.

“Los que quieran apoyarnos con su voto de manera libre e independiente son bienvenidos. No buscamos alianzas ni nos hemos aproximado buscando avales de partidos. Somos un movimiento ciudadano independiente y así llegaremos hasta el final de esta contienda electoral”, le respondió Galán a La Silla Cachaca, por medio de su jefa de prensa, cuando les dijimos que publicaríamos esta historia.

Pero eso no quiere decir que él no se vaya a beneficiar de votos de estructuras políticas tradicionales que han llegado a su campaña por varias razones, que van desde una afinidad con él hasta que ven a Miguel Uribe, el candidato que supuestamente iba a contar con toda la maquinaria, muy débil y quieren evitar que gane Claudia López, la candidata de los verdes y el Polo.

Así lo comprobó La Silla Cachaca después de hablar con 15 fuentes.

De menos a más

La esencia de la campaña de Galán, a diferencia de la de Miguel Uribe, nunca ha sido la de tener concejales de su lado, aunque desde el principio sí contó, al menos, con tres:

José David Castellanos (Cambio Radical): Es el único concejal galanista y desde un comienzo se daba por descontado que estaría con él. Fue elegido hace cuatro años en la lista de Cambio Radical como el concejal de Galán (aparecieron juntos en vallas), que es su padrino político.

Este año no buscará la reelección. Sacó 16.200 votos en 2015. Es uno de los creadores de Pioneros, una escuela de liderazgo por la que han pasado unas 1.200 personas que después de un proceso se gradúan, que promueve figuras de líderes entre las que está Luis Carlos Galán (el papá asesinado de Carlos Fernando), que sirvió de semilla para esta campaña y que también ayudó a estructurar Juan Baena, un excontratista de la Contraloría de Bogotá que hoy es candidato al Concejo en la lista de Galán y cercano a Castellanos.

Jorge Lozada (Cambio Radical): Conocido como “el concejal de los viejitos” porque su principal votación proviene de ancianos que son los que le ponen los votos, puso su maquinaria al servicio de Galán desde el comienzo, no sólo por la buena relación que tienen, sino porque en vez de lanzarse a la reelección (lleva cuatro periodos) lanzó al Concejo a su sobrino Giovanny Caicedo en la lista de Galán. Caicedo viene de ser cuota del concejal en la Secretaría de Integración Social, donde era asesor de la Subdirección de Vejez, donde tenía contacto con los ancianos atendidos por el Distrito. Lozada sacó 17.100 votos en 2015.

David Ballén (Partido de la U): Este concejal, con fortín en Ciudad Bolívar, le dijo a La Silla Cachaca que está con Galán desde el comienzo de la campaña. En 2015 sacó 14.000 votos y su elección en ese entonces fue muy sonada porque había sido asesor y amigo de José Juan Rodríguez, exconcejal verde procesado por el carrusel de la contratación, al que le heredó parte de su estructura política.

En esta foto, por ejemplo, se ve al edil de Kennedy Mariano Chalarca (5.500 votos), uno de los políticos tradicionales más reconocidos en Bogotá y que trabaja con Ballén, con publicidad de Galán y de Ballén:

A medida que ha avanzado la campaña otros concejales comenzaron a cantar su voto por Galán o las estructuras de ellos se comenzaron a mover por él.

Un caso muy notorio es el del liberal Álvaro Acevedo (9.600 votos), que tiene su fortín en los barrios de Rafael Uribe Uribe y en la Alcaldía de esa localidad, pues es padrino político del alcalde local Luis Alejandro Vargas Pinzón.

Acevedo no ha aparecido en fotos con Galán y no respondió nuestras llamadas, pero dos fuentes liberales de la campaña de Miguel Uribe, y otras cuatro que conocen la movida en Bogotá nos confirmaron que sí está jugado.

El enlace es Nelson Pereira, un líder de Rafael Uribe que desde hace años lidera un grupo llamado “Liberales de base”, de centroizquierda, que en las elecciones pasadas, por ejemplo, apoyó a Clara López, que era la candidata del Polo y la Unión Patriótica.

Pereira, a su vez, es asesor del concejal Acevedo en el Concejo y hace parte de su círculo cercano.

Galán ya se reunió con Pereira (en esta foto con el micrófono), que le organizó una reunión:

E incluso, Galán ya salió a la calle con ese grupo político, en un momento en que también llevaban publicidad del concejal Álvaro Acevedo.

Este es un caso particular porque, a diferencia de los concejales de Cambio Radical y de La U (partidos que no avalaron a ningún candidato y por lo tanto sus militantes le pueden hacer campaña a quien quieran) el Liberal sí avala a Miguel Uribe, y de hecho los obliga a que en su publicidad destinen al menos el 20 por ciento de espacio para él, algo que en los volantes de Acevedo no se ve.

Hay casos diferentes, pero que en todo caso favorecen a Galán.

El concejal Yefer Vega, el más votado de Cambio Radical (24.000 votos), desde hace unas semanas viene cantando su voto por Galán ante decenas de personas que asisten a cada reunión que organiza. “No le estoy haciendo campaña a nadie. Me estoy haciendo mi campaña”, le dijo Vega a La Silla Cachaca para explicar que aunque les dice a sus seguidores por quién va a votar, no está moviendo a sus líderes y ediles para que le pongan votos a Galán.

Sin embargo, en tres videos que vimos se puede ver que cada que canta el voto sus seguidores comienzan a aplaudir esa decisión y por eso es posible que sí logre incidir en ellos.

Vega no ha entrado a la campaña de Galán, y de hecho una fuente de la campaña le dijo a La Silla Cachaca que no lo recibirían. “No estamos de acuerdo con la forma como hace política”, agregó esa persona.

Vega se hizo elegir hace cuatro años de la mano del exministro David Luna (hoy integrante del equipo de Galán), aunque ya tiene un grupo propio.

El suyo es un caso similar al del concejal César García, el segundo más votado de Cambio Radical (23.500 votos) y con fortín en Engativá. “Hemos estado apoyando a Carlos Fernando, pero no me he sentado con él”, nos dijo. Y agregó que aunque tampoco está moviendo a sus líderes para buscarle votos a Galán, sí siente entre sus seguidores que la mayoría se inclina por él.

“Hace dos meses, cuando en mis reuniones yo le preguntaba a la gente por quién iba a votar, una parte decía que por Galán, otra más o menos igual decía que por Miguel Uribe, y una parte más pequeña, por Claudia López. Ahora levantan muchísimos más la mano por Galán, mientras que por Miguel y Claudia lo hacen grupos más pequeños”, dice García.

Con Galán también está el concejal Juan Felipe Grillo, de Cambio Radical (14.800 votos), que ha tenido acercamientos con esa campaña, nos dijeron tres fuentes (incluidas una de la campaña de Galán y otra de él).

Y el candidato al Concejo Samuel Arrieta, también de Cambio Radical, ha hecho campaña con publicidad de Galán, como se ve en esta foto.

Arrieta ya fue concejal en los 90 y luego, senador del PIN. Es recordado porque manejó por años los hilos burocráticos de la Universidad Distrital, y ayudaba a subir rectores que terminaron cuestionados por corrupción. Hoy sigue teniendo conexiones allá. Hasta el año pasado fue asesor del Alcalde Enrique Peñalosa en temas legislativos, y tiene el respaldo de su amigo Hosman Martínez, concejal de la Alianza Verde que no aspira a la reelección, tiene su fortín en la Alcaldía de Fontibón (la alcaldesa es amiga suya) y recientemente lanzó una campaña para no votar por Claudia López, la candidata verde, con una estatua de Luis Carlos Galán al fondo.

Arrieta le dijo a La Silla Cachaca que sí piensa votar por Galán, pero que no moverá a su gente para que lo haga.

Que buena parte sean de Cambio Radical le puede pegar a Galán entre sus críticos, que consideran que su renuncia al partido no necesariamente fue una renuncia a que las estructuras de ese partido los respalden.

Y hace crecer entre ellos la idea de que es el candidato de Germán Vargas Lleras, principal líder de Cambio, a pesar de que éste, hasta anoche, no había cantado el voto.

Vargas, como contamos, no tiró línea sobre a quién debían respaldar sus concejales a la Alcaldía, e incluso en medio de su pelea con Enrique Peñalosa no vetó a Miguel Uribe, el candidato del Alcalde.

Pero buena parte de las estructuras de ese y otros partidos se están yendo para donde Galán, así las caras visibles no lo muestren.

La migración es más de líderes que de figuras visibles

Más allá de esos políticos, que son figuras visibles en Bogotá, en lo que coincidieron todas las fuentes con las que hablamos es que la maquinaria se está deslizando hacia Galán por medio de líderes barriales y ediles que no necesariamente responden a las órdenes o preferencias de los concejales para los que trabajan.

El concejal Rolando González, de Cambio Radical (14.600 votos), nos dijo que ya cuatro de sus candidatos a ediles se fueron con Galán. “Ellos argumentaron que quieren ser responsables con la ciudad y que viendo las encuestas prefieren irse con Galán, pero yo me sostengo con Miguel Uribe”.

Algo similar al parecer está pasando con la estructura de Pedro Julián López, concejal de Cambio (16.100 votos). Aunque no respondió nuestras llamadas, cuatro fuentes coincidieron en que su equipo está dividido entre Galán y Miguel Uribe, éste último el candidato al que apoya oficialmente.

A la campaña de Galán, nos dijo una fuente de adentro, han llegado incluso hasta líderes barriales que tradicionalmente trabajaban para la Alianza Verde.

Esto último comenzó a ocurrir desde la consulta que realizaron los verdes en junio para definir quiénes integrarían las listas a las Juntas Administradoras Locales (JAL). “Muchos de los que no quedaron se vinieron para acá”, agregó un líder barrial de la campaña que trabaja en terreno.

Y allá los están recibiendo, con la coordinación, nos dijo una fuente de adentro que no está autorizada a dar declaraciones, de la exconcejal del Centro Democrático Ángela Garzón (que funge como coordinadora política), el exministro David Luna (que fue edil y concejal y tiene muchos contactos en la ciudad) y el exsenador liberal y hermano del candidato, Juan Manuel Galán.

La Silla Cachaca los llamó a los tres y le escribió a Garzón, pero ninguno contestó.

Las razones

La alineación de una parte de la maquinaria con Galán tiene al menos tres explicaciones.

La principal es que ediles y líderes que mueven votos en los barrios “quieren estar con el que gana”, le dijo a La Silla Cachaca el concejal David Ballén, de La U.

Y las encuestas los han llevado a concluir que el caballo ganador puede ser Galán, y no tanto Miguel Uribe Turbay, el candidato que al parecer iba a tener el respaldo de la mayoría de estructuras políticas, que se ha mantenido en el tercer lugar de las encuestas a pesar de que ha ganado terreno.

Uribe tiene el aval de cinco partidos: Liberal, Centro Democrático, Conservador, Colombia Justa Libres y el Mira. Y a pesar de ser el candidato del alcalde Enrique Peñalosa, no se pudo llevar consigo también a todo Cambio Radical ni a toda La U, que hicieron parte de la coalición peñalosista.

De Cambio, el partido que avaló a Peñalosa, sólo tiene fijos a Julio César Acosta y a Rolando González (con la posibilidad de que sus estructuras no les estén copiando del todo), dos de los nueve concejales de esa bancada.

“No hay certeza de nada”, nos dijo una fuente de la campaña de Uribe Turbay que pidió que no la mencionáramos porque no tenía autorización para dar declaraciones. Aunque quizá sí tengan una certeza: los cristianos de Colombia Justa y el Mira, que le organizaron reuniones y movilizaciones en calle masivas y están muy firmes.

Pero eso, y su alianza con el Centro Democrático, puede ser, a su vez, uno de sus talones de aquiles frente a Galán, particularmente con los liberales.

Por ejemplo, un líder animalista y promotor del acuerdo de paz como el representante liberal Juan Carlos Lozada (36.300 votos), no le está haciendo campaña porque no comulga con el uribismo ni con los cristianos.

Eso también pesa entre bases liberales que no están dispuestas a votar por él porque tienen una visión menos conservadora que la que representan esos dos sectores, nos dijo un candidato rojo al Concejo que pidió que no lo mencionáramos porque, oficialmente, sí está con Miguel.

Mientras tanto, a Galán muchos líderes liberales de barrio que tradicionalmente le han trabajado a candidatos del partido ahora lo apoyan porque lo identifican como el verdadero liberal.

A eso se suma que a Uribe Turbay lo asocian mucho con el alcalde Enrique Peñalosa, cuya popularidad apenas llega al 30 por ciento. “En el sur es muy difícil vender a Miguel”, nos dijo otro candidato liberal al Concejo. “Dicen que por qué van a votar por el de Peñalosa si el alcalde les quitó subsidios, y prefieren a Galán, y uno no se va a poner a pelear con su gente”.

La otra razón es que muchos líderes y ediles de partidos tradicionales se han ido para donde Galán no tanto por ser quien es, sino porque lo ven como el que le puede ganar a Claudia López.

“Hay muchos que están jugados con Miguel, pero ven que si él no puede ser, en todo caso que no sea Claudia”. Y las razones para eso, agregaron esta y otra fuente, son que la ven tirada a la izquierda, sienten que a la clase política siempre la ha tratado de corrupta, y algunos no quisieran que una mujer abiertamente lesbiana llegara al poder.

Por todo esto es que aunque Galán no esté haciendo tratos ni apareciendo en fotos con los dueños de la maquinaria, ésta comienza a desplazarse hacia él y lo puede terminar beneficiando. 

Comentarios (1)

Elgatodeschrodinger

20 de Octubre

0 Seguidores

Analizar este texto en función del liberalismo en Bogota es fascinante, Miguel Uirbe hijo de la victima liberal de Pablo escobar quien ademas era Periodista, nieto de expresidente liberal y apoyado por el partido, no puede con el Hijo de un Martir liberal cuyos seguidores no votan por Claudia porque es Lesbiana y de centro izquierda, definitivamente Ernesto Samper acabo con esa confederación.

Analizar este texto en función del liberalismo en Bogota es fascinante, Miguel Uirbe hijo de la victima liberal de Pablo escobar quien ademas era Periodista, nieto de expresidente liberal y apoyado por el partido, no puede con el Hijo de un Martir liberal cuyos seguidores no votan por Claudia porque es Lesbiana y de centro izquierda, definitivamente Ernesto Samper acabo con esa confederación.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia