Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Carlos Hernández Osorio · 05 de Julio de 2019

3836

7

La adhesión del exalcalde Lucho Garzón a la candidatura de Claudia López a la Alcaldía de Bogotá es sobre todo simbólica porque no le significará a ella la llegada de muchos votos nuevos, pues el exalcalde de Bogotá no pintaba fuerte en la campaña.

El efecto más claro de esa movida, por lo tanto, no es en la alianza de centroizquierda en la que ella está metida, sino posiblemente sobre Carlos Fernando Galán, que así se queda más solo en la idea de consolidar un bloque de centro, alejado de los de izquierda y derecha que ya están claramente definidos.

El cambio de Lucho (y de López)

Lucho Garzón se metió en la campaña por Bogotá en febrero, con la idea de convertirse en una tercería, pero sin estructura política y sin mover una opinión lo suficientemente fuerte que lo hiciera coger vuelo en las encuestas.

Por eso, como contó La Silla Cachaca, su presencia hacía prever que terminara aliándose a algún candidato en algún momento.

El más obvio era Galán porque éste llegó con un discurso similar y tiene más posibilidades de pelearle la Alcaldía a Claudia López, hasta ahora la que más marca en las encuestas.

El discurso de ambos consiste en tomar lo bueno de Petro y Peñalosa para seguirlo aplicando en Bogotá, con un tono mesurado que evite agudizar la polarización entre lo que representan el exalcalde y el actual mandatario.

Aunque con matices, eso los diferencia del bloque de centroizquierda, que es abiertamente antipeñalosista y en el que, además de López, están Jorge Rojas (Unión Patriótica), Celio Nieves (Polo) y Luis Ernesto Gómez (Activista); y del bloque de centroderecha, que representa la continuidad de Peñalosa y en el que están Ángela Garzón (Centro Democrático) y Miguel Uribe (Liberal).

Cuando Claudia López llegó a la campaña, además, saludó a Lucho Garzón con los taches, al decir en una entrevista: “Lucho es un buen tipo, un bacán. Pero ya, hermano. Deje vivir. Usted es un tipo muy valioso como para que sea el Gerlein de la política”.

Eso se sumaba a posturas muy duras sobre el exalcalde, que también militó en los verdes, que había escrito en años anteriores:

Los acercamientos de Garzón con Galán comenzaron, al tiempo que el exalcalde se dedicó a hacer una campaña sin mucho ruido y que consistió en buscar grupos con los cuales hizo buenas migas cuando fue alcalde (2004-2007), como vendedores ambulantes, madres comunitarias y sindicalistas.

 

Sin embargo, una fuente de la campaña de Galán le dijo a La Silla Cachaca: “sabíamos que él se reunía allá (con Claudia López) y acá. Por eso, aunque sabemos que es un buen elemento, la noticia sobre su adhesión no nos sorprendió”.

Los diálogos con López él los hizo públicos hace casi un mes en el programa de televisión Zona Franca, al que lo invitaron a exponer sus propuestas junto con Galán. “Por ahora puedo decir que me ha llamado”, precisó.

Y desde hace 20 días esos diálogos se intensificaron hasta que hicieron el anuncio de ayer, dijo él.

Una particularidad de esa movida es que ambos dejaron claro que no se trata de un acuerdo. “Es un adhesión. Asumo su agenda programática y su narrativa (la de López) sobre la ciudad”, explicó Lucho.

Y su principal razón tiene que ver más con la realidad nacional que con la campaña en Bogotá. A su juicio, en un contexto en el que, tras el regreso del uribismo al poder, se volvió a poner sobre la mesa la posibilidad de una constituyente y el debate sobre el Estado de opinión (una tesis que el expresidente Álvaro Uribe sacó cuando intentaba que se aprobara su segunda reelección), cree que eso se colará en la campaña por Bogotá y López le genera más confianza que Galán para defender derechos y libertades.

“Carlos Fernando es decente, serio, un gran líder; es un hombre de paz, pero hoy no se puede ser neutral frente a una defensa de la Constitución. El centro no puede ser asexuado”, agregó.

(En Zona Franca, en donde hablaron de esos temas, Galán no dijo que era neutral frente a una constituyente sino que consideraba que veía muy difícil que el Congreso pasara esa propuesta en caso de que se pusiera en discusión).

El caso es que en el acto de ayer, ni Lucho ni López hablaron sobre las críticas que ella le ha hecho a él desde hace un tiempo. Lo único que ella dijo fue que los une “una amistad por construir”.

Los críticos de la candidata verde le pueden cobrar, como ya lo están haciendo en redes, que reciba a alguien a quien ha cuestionado por clientelista en el pasado porque lo ven como un acto de incoherencia. Pero al tiempo le puede ayudar que Garzón, para adherirse a ella, le dé más importancia a la contundencia de sus posturas sobre las críticas a su tono pendenciero, que es algo que le cuestionan tanto Galán como la derecha.

Al tiempo, dentro de la coalición de centroizquierda, ella se consolida como la menos antipeñalosista, si por eso se entiende que, dentro de la línea de Lucho, está dispuesta más a continuar lo que considere va bien y andando, mientras que los demás candidatos de ese grupo prometen una ruptura más marcada.

Falta ver cómo reacciona Galán, más allá de haber anunciado hoy mismo otra adhesión, aunque con menos impacto: la del exministro de Justicia Yesid Reyes,

¿Con quién será el bloque de centro?

En la batalla por ganarse a la opinión, Galán pierde, sin Lucho Garzón, la posibilidad no sólo de armar un bloque de centro con una figura reconocida, sino la de contar con alguien que, simbólicamente, le dé a su campaña el componente de una apuesta por lo social y un posible acercamiento a sectores como vendedores informales y sindicalistas.

Eso hubiera sido importante porque estos sectores tienden a estar lejos de Peñalosa y a Galán en la calle, como le decía el propio Garzón, aún lo ve la gente como un peñalosista, por más que quiera distanciarse del Alcalde.

Su lista al Concejo, conocida esta semana, tampoco tiene figuras protuberantes que le ayuden a consolidar ese mensaje.

Lo que queda ahora para Galán, nos dijo la fuente de su campaña, es armar el bloque de centro con gente de base que, dice, ha comenzado a llegar de varios sectores.

Por ejemplo, liberales de base que no están de acuerdo conque el candidato de ese partido, Miguel Uribe, esté aliado con el Centro Democrático (para lo que le sirve la adhesión de Reyes, que es liberal); seguidores de Antonio Navarro a los que no les gusta López; e incluso seguidores de Sergio Fajardo a los que no les convence que Claudia esté aliada con la izquierda del Polo y de Petro.

De hecho, es posible que más adelante haya una migración natural a su campaña de seguidores y líderes de la derecha y de partidos tradicionales que no le vean futuro a la candidatura que salga entre Miguel Uribe y Ángela Garzón, y le voten a Galán con la idea de parar a López y a la izquierda.

Lo que no está claro es que, si todo eso ocurre, él pueda capitalizarlo por medio de algún golpe de opinión que lo catapulte en las encuestas.

Comentarios (7)

ropater

05 de Julio

0 Seguidores

Si no le suma a claudia Lopez, Como le resta a Galan? Todos sabemos que ellos ...+ ver más

Si no le suma a claudia Lopez, Como le resta a Galan? Todos sabemos que ellos son los mismos con las mismas, Claudia Lopez y su estilo de hacer politiqueria es peor que la política tradicional. Al menos con los tradicionales sabes a que atenerte, con Claudia Lopez que hace política si se puede llamar así diciéndole ladrón a todos y ganar adeptos y después hace campaña al lado de los que critico.

Carlos Hernández Osorio

05 de Julio

177 Seguidores

Saludos. Ropater. Lucho no le quita ni le pone votos a ninguno y su respaldo e...+ ver más

Saludos. Ropater. Lucho no le quita ni le pone votos a ninguno y su respaldo es más simbólico que otra cosa. La tesis de la historia es que no le suma a Claudia López porque Lucho representa un sector social que por inercia o a regañadientes ya está con ella o es más fácil que la acompañe en una campaña frente a un centro y una derecha muy relacionados con Peñalosa, mientras que ella está con la izquierda. A Galán le hace hueco estar sin Lucho porque, como se dice en la historia, hubiera sido simbólico que en el centro hubiese dos figuras que se complementaran en lo que proponen así tengan trayectorias diferentes. Lucho aportaba, simbólicamente, una agenda social por la que hoy no es identificado Galán.

ropater

08 de Julio

0 Seguidores

Estoy de acuerdo. El problema es que hay figuras que mas es lo que restan que ...+ ver más

Estoy de acuerdo. El problema es que hay figuras que mas es lo que restan que lo que suman, a Galán Lucho electoralmente le quitaba mas que lo que le sumaba. La izquierda esta unida y va con Claudia Lopez, es una telenovela lo que hace Petro, hacer creer que Lopez no es su candidata y poder influenciar negativamente en el electorado indeciso. Lopez se estanco, por muchas adhesiones no sube mas

David M.

05 de Julio

0 Seguidores

El problema de la izquierda es que continúan pensando en llegar a la Presiden...+ ver más

El problema de la izquierda es que continúan pensando en llegar a la Presidencia de Colombia, en cambiar el modelo económico, en la desigualdad, en la paz, en todo lo demás y no en Bogotá que es para lo que se hacen eliger. Por eso no pueden hacer buenas alcaldías. Todos queremos un país más justo, pero también una ciudad mejor y un alcalde que haga obras que todos necesitamos, no sólo discurso.

ropater

08 de Julio

0 Seguidores

La izquierda en Colombia es solo discurso, en eso se quedan y en temas de corr...+ ver más

La izquierda en Colombia es solo discurso, en eso se quedan y en temas de corrupción cuando son ellos inventan la frase persecución política. Cualquier otro alcalde de derecha estuviera preso con todo lo que hizo petro en su administración y con la bolsa de dinero que fue resaltada en el video.

ValentinaMon

05 de Julio

0 Seguidores

Y les favorece la pobre memoria del electorado. Con Lucho Garzón comenzó el ...+ ver más

Y les favorece la pobre memoria del electorado. Con Lucho Garzón comenzó el gran deterioro del espacio público, del transporte público y de la seguridad en Bogotá; la mafia de contratistas y corbatas en varios programas de aparente vocación social, que no tuvieron resultados. Su afición por el alcohol (que luego se hizo evidente en el video viral donde despotricaba de Darcy), también empezó allí.

Alvaro Munoz

11 de Julio

0 Seguidores

Otra vez el vago inepto de Lucho pidiendo puestos?

Otra vez el vago inepto de Lucho pidiendo puestos?

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia