Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Julián Huertas · 01 de Marzo de 2018

Carlos Fernando y Juan Manuel Galán

5133

1

Con la decisión de los hermanos Carlos Fernando y Juan Manuel Galán de no aspirar a la reelección en el Senado, los cerca de 160 mil votos que en conjunto les pusieron hace cuatro años a Cambio Radical y al Partido Liberal se van a dispersar en estas elecciones, ya que ni pusieron en las listas a ningún heredero (aunque Juan Manuel promociona algunas candidaturas) ni les indicaron a sus bases por quién votar.

Los políticos que les ayudaron a mover votos en 2014 ya hicieron alianzas con otros candidatos al Senado, y eso da pie para que una parte de su votación se vaya para aspirantes muy distintos a ellos. Pero como buena parte de su respaldo es de opinión (jalonado por ser identificados como herederos de Luis Carlos Galán o por su trabajo político previo), es difícil identificar a ciencia cierta a dónde se irá buena parte de sus votos, que incluso se podrían ir a otros partidos ya que ellos no están en buenos términos con los suyos.

Y eso se sentirá en buena medida en Bogotá, donde ambos concentraron la mayoría de sus votos.

Los de Carlos Fernando

En Bogotá, Carlos Fernando Galán obtuvo casi 50 mil de sus 80 mil votos en 2014. Además de jalonar por su apellido, había sido uno de los concejales que denunció el carrusel de la contratación y candidato a la Alcaldía.

Hace cuatro años tenía como fórmula a la Cámara a Rodrigo Lara, que encabezaba la lista cerrada de Cambio Radical y por lo tanto era el candidato más visible y que el partido tenía que vender como gancho.

Hoy Lara y Galán están distanciados producto de las peleas internas en el partido por la entrega de avales a candidatos cuestionados. (Fue Lara, por ejemplo, el que le dio el aval a Oneida Pinto para la Gobernación de La Guajira después de que Galán se opuso).

Ahora Lara, que también tiene su fuerte en Bogotá, aspira al Senado, pero no cuenta con las bases de Galán.

Éstas están representadas, sobre todo, en el concejal José David Castellanos, que decidió apoyar al Senado a la pastora Claudia Rodríguez de Castellanos, líder de la Misión Carismática Internacional, la iglesia que llegó a Cambio Radical después de romper con el uribismo.

Carlos Fernando le dijo a La Cachaca que él cree que sus votos también se podrían ir para donde Germán Varón y Antanas Mockus.

Serán esas bases que se están dispersando ahora las que deberá cautivar el año entrante si decide lanzarse a la Alcaldía.

Por fuera de Bogotá, Carlos Fernando obtuvo sus votaciones más altas en Atlántico, Cundinamarca, Nariño, Santander, Valle del Cauca y Antioquia, donde sacó entre 3 mil y 5 mil votos y no tuvo fórmulas a Cámara que hoy sean visibles para saber a dónde se fueron esos votos, ya que la base de su trabajo fueron equipos de voluntarios.

Los de Juan Manuel

A diferencia de Carlos Fernando, Juan Manuel Galán sí se preocupó por hacer alianzas en 2014. Era, como contó La Silla, un pez gordo para el liberalismo porque tenía aliados fuertes en Bogotá, Cundinamarca, Santander, Boyacá y el Valle.

Ahora ha decidido respaldar al aspirante al Senado antioqueño Ómar Hoyos y también le ha hecho publicidad a Clara Rojas, quien fue su fórmula a Cámara en Bogotá hace cuatro años.

Él obtuvo en Bogotá 23 mil de sus 75 mil votos, pero ahora Clara (exsecuestrada y exdirectora de País Libre), está con Olga Lucía Velásquez, la nueva baronesa de Bogotá, que hoy es colega de Rojas en la Cámara y quiere dar el salto al Senado.

En la ciudad Galán también tenía como aliado a Germán Ricaurte, exedil y excandidato al Concejo quemado en 2015 con 7 mil votos. Él ahora está al Congreso con la fórmula del animalista Juan Carlos Lozada a la Cámara y el barranquillero Mauricio Gómez Amín al Senado, que son cabezas de lista.

Los aliados que tuvo en Boyacá (donde obtuvo 4 mil votos en llave con el diputado César Augusto López) y en Santander (donde contó 5 mil al lado del diputado Carlos Alberto Morales) ahora están con Horacio José Serpa, el hijo de Horacio Serpa que renunció al Concejo de Bogotá para lanzarse al Senado.

En Cundinamarca el diputado que lo apoyó entonces, Ricardo Porras, hoy está con Andrés Cristo, hermano del exministro Juan Fernando Cristo.

Mientras tanto, Juan Manuel espera que el Consejo Nacional Electoral reviva la personería jurídica del Nuevo Liberalismo, el movimiento que fundó su padre, para poderse lanzar a la Presidencia después de que el año pasado declinó su aspiración por el Partido Liberal disgustado con la consulta que finalmente ganó Humberto de la Calle.


 

Comentarios (1)

freddy aroldo florez

01 de Marzo

0 Seguidores

esto fue lo mejor rque le pudo pasar a la politica, no sirvieron sino para fir...+ ver más

esto fue lo mejor rque le pudo pasar a la politica, no sirvieron sino para firmar las leyes que se jodian en el resto de colombianos

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia