Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Karen González · 11 de Junio de 2019

3053

2

 

El nombre del exviceministro Luis Ernesto Gómez, precandidato a la Alcaldía de Bogotá que recoge firmas por el movimiento Activista, no sólo aparece en la planilla en la que le pide a la gente que lo apoye para poder lanzarse. También está en las planillas en las que recoge firmas para lanzar una lista al Concejo.

De hecho, figura encabezando la lista, integrada por otras 44 personas que quieren ser concejales, y que aparecen ahí como un requisito para que quien firma sepa a quién le están dando su apoyo para aspirar al Concejo.

Que Gómez, reconocido como ex viceministro de Trabajo que siempre usa tenis Converse, también aparezca en esa planilla es llamativo porque así deja abierta la posibilidad, al menos en el papel, de que el Concejo sea su un plan B en caso de declinar su candidatura a la Alcaldía más adelante. Esto teniendo en cuenta que hace parte de la coalición de centroizquierda en la que también están Claudia López (Alianza Verde), Celio Nieves (Polo), Hollman Morris (Maís) y Jorge Rojas (que también va por firmas y tiene el aval de la Unión Patriótica), entre quienes están en conversaciones para definir un candidato único.

Sin embargo, él le negó tajantemente a La Silla Cachaca que tenga la intención de aspirar al Concejo.

La inclusión de su nombre en ese formulario se debe a que él y su movimiento decidieron usarlo como una especie de gancho para que la gente se anime a firmar, teniendo en cuenta que en la calle lo reconocen más a él que al resto de precandidatos de Activista. “Cuando uno está recogiendo las firmas, la gente pregunta quién está en el movimiento y revisa la planilla antes de firmar”, precisó.

Su intención, una vez termine de recoger las firmas, es quitar su nombre de la lista para continuar su campaña a la Alcaldía. “Se pueden quitar nombres, particularmente el mío. También se puede luego determinar el orden y los números para inscribir la lista definitiva. Lo que no puede hacerse es meter nombres que no hayan estado incluidos en la lista que estaba en el formulario de recolección de firmas”, explicó.

Aunque puede haber gente que haya firmado la planilla pensando en que él será candidato al Concejo, esa estrategia no es ilegal, le explicaron a La Silla Cachaca en el Consejo Nacional Electoral (CNE). El magistrado Pedro Felipe Gutiérrez nos dijo que la ley no prevé este escenario, aunque opina que sí puede ser engañoso porque, independientemente de los candidatos que queden en la lista definitiva, se supone que todos los que aparecen actualmente aspiran al Concejo.

Gómez, como contó La Silla Cachaca, ya había tenido un percance con su idea de lanzar una lista al Concejo. Cuando lanzó su precandidatura a la Alcaldía en enero comenzó a recoger firmas con esa idea, pensando que una vez la Registraduría le aprobara las 50.000 que necesita podría armar la lista. Sin embargo, el CNE le aclaró que para lanzar la lista también debía recoger firmas, con un formulario aparte en el que se incluyeran los precandidatos.

Por eso el 4 de mayo dio a conocer quiénes la integrarían, y claramente él no estaba.

Ahora, ya lleva 67.000 firmas para la Alcaldía y 27.000 para el Concejo.

Comentarios (2)

Saint Sinner

12 de Junio

0 Seguidores

Parece chevre & Honesto la persona, pero seamos realistas es un desconocido t...+ ver más

Parece chevre & Honesto la persona, pero seamos realistas es un desconocido técnicamente, o sea no es muy famoso en los medios, apenas sobresale por lo de la campaña de la alcaldía, así que muy duro competir contra los "Malos Conocidos", aunque el antipeñalismo será vital en estas elecciones

José Saramago ..

13 de Junio

3 Seguidores

¿el ex-vice-ministro del Interior, liberal aspira a la alcaldía (no creo), o...+ ver más

¿el ex-vice-ministro del Interior, liberal aspira a la alcaldía (no creo), o aspira al concejo de Bogota, o busca un puesto en la alcaldía de quien gane?
Ese es el viejo truco de hacerse el candidato a la alcaldía para terminar negociando un cupo al concejo o un puesto en la administración.
En eso esta el hipster chapineruno que habla de buenas prácticas políticas pero engaña a los firmantes.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia