Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Ángela Pinilla · 15 de Julio de 2019

2044

1

Hasta ahora Ángela Garzón (Centro Democrático) y Miguel Uribe (Liberal) no pintan fuertes en la carrera por la Alcaldía de Bogotá, a juzgar por las encuestas. Sin embargo, entre los dos decidieron hacer un acuerdo para definir un candidato único de la centroderecha que podría fortalecerse en algún momento con el posible respaldo de partidos tradicionales que hoy están sin candidato y con una bandera de continuidad de la Alcaldía de Enrique Peñalosa que hasta ahora no ondea ningún otro candidato.

Hasta ahora no han definido la fecha ni el mecanismo que usarán para definir quién de los dos será el candidato. En todo caso, debe ser antes de del 27 de julio, que es el día que se cierran las inscripciones.

Mientras tanto, La Silla Cachaca presenta seis puntos en los que se diferencian los candidatos de la Alianza por Bogotá, como lo hicimos con los precandidatos de la centroizquierda que también están en el proceso de definir un candidato único.

 

Instrucciones: haga clic sobre las personas para abrir o cerrar la información en detalle. Si tiene problemas para visualizar la tabla en su celular, gírelo. 

 
 
Trayectoria política en Bogotá
Ángela Garzón
Del Distrito al Concejo
Garzón nació y creció en Bogotá y es filósofa de la Universidad Nacional. Antes de meterse de lleno en política, fue asesora de la Dirección del Archivo de Bogotá y Subdirectora de Proyección Internacional en la Dirección Distrital de Relaciones Internacionales en la Alcaldía del condenado Samuel Moreno. En el 2015 fue elegida concejal de Bogotá por la lista cerrada en la que ocupó el tercer renglón del partido Centro Democrático y que obtuvo 271.828 votos. Como concejal, hizo parte de la coalición que respaldó al alcalde Enrique Peñalosa, aunque al final tomó distancia en algunos temas, como el proyecto de valorización y Transmilenio por la Séptima (aunque no está de acuerdo con esta troncal, Garzón votó a favor el cupo de endeudamiento que garantiza la financiación de la obra).
Miguel Uribe
Del Concejo al Distrito
Este abogado de la Universidad de los Andes ha hecho su corta carrera política en Bogotá. En el 2012 fue elegido concejal con 25 años y 16.600 votos, avalado por el Partido Liberal. Durante su periodo en el Concejo (2012-2015) fue uno de los más visibles opositores del entonces alcalde Gustavo Petro. En el 2016, el alcalde Enrique Peñalosa lo nombró su Secretario de Gobierno a pesar de las críticas de la oposición por su corta carrera política.
En ese cargo administró cerca de 130 mil millones de pesos anuales y estuvo al frente del control de las alcaldías locales, donde obligó a que los alcaldes locales a implementar pliegos tipo al contratar la reparación y construcción de parques y vías locales. Renunció en octubre de 2018 para lanzarse a la Alcaldía, y hoy es el candidato más joven de la campaña.
 
 
 
 
Relación con la derecha y los partidos tradicionales
Ángela Garzón
Una uribista que aspira al centro
Nunca ha hecho parte de la derecha dura. Es hija del exvicepresidente Angelino Garzón, que tuvo una trayectoria política en la izquierda dura en partidos como el Comunista y la Unión Patriótica. Además, fue Secretario General de la Central Unitaria de Trabajadores.
Esa línea social la siguió Ángela en sus primeros pinitos políticos, pero no dentro de la izquierda, sino dentro de un partido tradicional como el Liberal, al que ingresó en 2013 como Secretaria Social y de Participación (además su papá ya era parte del establecimiento como Vicepresidente de Juan Manuel Santos).
Para la campaña de reelección de Santos en 2014, Garzón fue gerente nacional del Comité Social y Directora de los programas de equidad de género, lo que le permitió trabajar con políticos de otros partidos que hacían parte de la coalición, como Cambio Radical y La U.
En 2015 se tiró a la derecha al saltar al Centro Democrático. Ese año aceptó la invitación de Francisco ‘Pacho’ Santos, entonces candidato del uribismo a la Alcaldía de Bogotá, para ser parte de la lista al Concejo de ese partido.
Allí, además de defender las tesis más características del uribismo, centradas en la defensa de la seguridad, Garzón tiene como bandera lo que llama “el centro social”, algo que ha justificado al volver la esencia de su discurso la educación, y la atención a la primera infancia y ancianos.
Miguel Uribe
Liberal, peñalosista y de estirpe goda
Proviene de una tradicional familia liberal, cuyo político más reconocido es el fallecido expresidente liberal Julio César Turbay. Uribe mantuvo su afiliación a ese partido, al que se metió para aspirar al Concejo en el 2011 de la mano de Simón Gaviria, David Luna y Juan Manuel Galán.
Por otra parte, su papá, Miguel Uribe Londoño, exconcejal de Bogotá por el Partido Conservador, es militante del Centro Democrático, y fue director del partido en Bogotá durante la campaña Enrique Peñalosa en 2015.
Como Secretario de Gobierno de Peñalosa estuvo encargado de las relaciones con el Concejo para lograr la aprobación de los proyectos clave por parte de la coalición de gobierno, integrada en su mayoría por partidos tradicionales como el Liberal, Cambio Radical, La U y los conservadores, además de la Alianza Verde.
Para su campaña a la Alcaldía de Bogotá renunció al Partido Liberal con la idea de recoger firmas por un movimiento ciudadano que él llamó “Avancemos”. Sin embargo, esos apoyos se los ayudaron a recoger los concejales liberales, así otros de partidos como Cambio Radical. El liberalismo ya le garantizó el aval y está a la espera de lo que definan otros partidos tradicionales.
 
 
 
 
Lo que haría con el metro
Ángela Garzón
Hacerlo y extenderlo como propone Peñalosa
Garzón continuará con el metro elevado estructurado por Peñalosa, y planea proceder con la segunda línea, hacia las localidades de Suba y Engativá, tal y como lo estableció el Alcalde en su proyecto de Plan de Ordenamiento Territorial.
En eso coincide con su competidor Miguel Uribe. Su idea, además, es dejar abierta la posibilidad de desarrollar otras líneas y construir un plan de movilidad a largo plazo. A diferencia de lo establecido por Peñalosa, planea habilitar el tránsito de carros por la Caracas, entre las calles 26 y 72.
Miguel Uribe
Hacerlo y extenderlo como propone Peñalosa
A parte de continuar el metro elevado planeado por Peñalosa, Uribe planea construir la segunda línea para llevarlo a Suba y Engativá por la Calle 80 y la Avenida Ciudad de Cali, tal y como está planeado en el proyecto de Plan de Ordenamiento Territorial de Peñalosa. En eso coincide con su competidora Ángela Garzón.
 
 
 
 
Lo que haría con Transmilenio
Ángela Garzón
Hacer troncales vinculadas al metro, excepto la de la Séptima
Pretende continuar con la construcción de troncales que ya cuentan con financiación (Avenida 68 y Ciudad de Cali) y la que no (Avenida Boyacá). No obstante, no se encuentra de acuerdo con el Transmilenio por la Séptima.
Miguel Uribe
Hacer troncales vinculadas al metro
Llevará a cabo las troncales de Transmilenio planeadas por Peñalosa, como la de la Carrera 68, el corredor de la Séptima, la Avenida Ciudad de Cali y Avenida Boyacá.
 
 
 
 
Su enfoque para la seguridad
Ángela Garzón
Más cámaras y más prevención
La seguridad es un tema bandera de la derecha, pero Garzón tiene un enfoque distinto al de Uribe en tanto propone centrarse en la prevención con estrategias sociales. Ella dice que promoverá la educación y el aumento de oportunidades laborales para jóvenes; y que formará a los policías de la ciudad en Derechos Humanos. Al tiempo dice que aumentará el número de policías de Infancia y Adolescencia y rediseñará los cuadrantes según el tipo de delito y la densidad poblacional.
Propone aumentar, al igual que Uribe, la tecnología con cámaras, para disminuir la inseguridad.
Miguel Uribe
Más cámaras y más cupos para presos
Uribe pretende instalar más cámaras de seguridad, y que una parte de estas las lleven los policías en sus cuerpos, con la idea de que los procedimientos queden grabados para que, según él, se garanticen tanto los derechos de los ciudadanos como los de los uniformados.
También buscará crear 1.000 cupos de reclusión, con la idea de que eso desincentive que delincuentes capturados por delitos como hurto queden libres fácilmente.
Planea prohibir el consumo de drogas en alrededores de colegios y parques, e instalar GPS en las bicicletas para hacerles seguimiento en caso de que se las roben.
 
 
 
 
Lo que no continuaría de Peñalosa
Ángela Garzón
Valorización y Van der Hammen
La principal bandera de campaña de Garzón es una que va en contra de Peñalosa: tumbar el cobro de valorización, para lo cual demandó el acuerdo que firmó el Alcalde el año pasado y que se está cobrando en este momento. Ella considera que ese impuesto no tiene en cuenta la capacidad de pago de la gente.
Tampoco respalda el proyecto de Peñalosa para intervenir urbanísticamente la Reserva Van der Hammen porque considera que afecta los humedales de esa zona y porque lo ve innecesario teniendo en cuenta que la población no está creciendo tan rápido. También está en desacuerdo con la tala de árboles en parques y calles tal y como la ha ejecutado esta Administración.
Miguel Uribe
Las tabletas de los taxis
A pesar de que la bandera de su campaña ha sido continuar con lo hecho por Peñalosa bajo la frase de “terminar lo que se comenzó y avanzar sobre lo construido”, en buena medida porque trabajó con él, Uribe es “consciente de que hay que mejorar y hay cosas que no se alcanzaron a terminar o hacer”.
Por ejemplo, está en desacuerdo por la forma como se llevó a cabo el proceso para cambiar los viejos taxímetros por tabletas, adelantado por la Secretaría de Movilidad desde septiembre de 2018. Uribe considera que debió llevarse a cabo con mayor participación de los taxistas y de las empresas que prestan este servicio.
 
 
 
 
 
 
 

Comentarios (1)

José Saramago ..

15 de Julio

3 Seguidores

Angela Garzon no gusta. La segunda votación tiene asegurado el ser concejal d...+ ver más

Angela Garzon no gusta. La segunda votación tiene asegurado el ser concejal de Bogotá.
Aquí ya no hay nada que hacer, la histérica Claudia López, que tiene estrategicamente la “lengua amarrada”,tiene casi-asegurada su victoria en las elecciones de octubre,
pero mas que por méritos o experiencia en gobernar, es por falta de oponentes de peso que no lo hay en una ciudad de tendencia izquierdista.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia