Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Carlos Hernández Osorio · 23 de Octubre de 2018

3148

0

 

Hoy se reúne el Consejo Directivo de la CAR en la sesión que la magistrada Nelly Villamizar, del Tribunal de Cundinamarca, obligó hacer para aprobar la propuesta del alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, de modificar la reserva Thomas Van der Hammen para construir vías y viviendas.

Sin embargo, es muy probable que no haya humo blanco porque en el Consejo Directivo sigue habiendo dudas jurídicas que, a su vez, generan prevención para decidir. Y, en particular, la petición que hizo la Procuraduría, en cabeza de Fernando Carrillo, puede hacer que el trámite comience a demorarse a pesar de la celeridad con la que Villamizar pidió hacerlo.

Las preguntas del Procurador

El Consejo Directivo está citado para las 7:30 de la mañana. Según la orden que dio la magistrada en un auto del 10 de octubre, debe aprobar un proyecto de acuerdo (acuerdos se llaman las decisiones de ese órgano) que presente el Director de la CAR, Néstor Franco, acogiendo totalmente la propuesta de Peñalosa, que consiste en cambiarle los límites a la Reserva y sustraerle una parte para poder desarrollar un proyecto urbanístico.

El auto de la magistrada ha sido controvertido porque no admite la discusión de ese proyecto, algo por lo que abogaban los críticos de la propuesta y que estaba haciendo el Consejo Directivo porque es su función. En esencia, y como lo explicó La Silla Cachaca, la magistrada da una salida a la medida de Peñalosa.

Sin embargo, es probable que la intervención de la Procuraduría comience a retrasar los planes del Alcalde.

Esa entidad le pidió a Villamizar aclarar su auto esencialmente por dos razones: porque no explica la urgencia con la que ella pretende que la CAR apruebe el proyecto (y que es uno de los puntos que más le ayuda a Peñalosa), y que diga si tuvo en cuenta las normas que obligan a que los proyectos de acuerdo que vaya a adoptar la CAR sean publicados 10 días antes de que el Consejo Directivo los apruebe, con el fin de recibir retroalimentación ciudadana (algo que tampoco le conviene al Alcalde porque hasta ahora la ciudadanía más activa ha sido la que está en contra de su propuesta).

El efecto de esa solicitud de aclaración sería que el Consejo Directivo no decida hasta que la magistrada aclare el auto. Al menos en la Procuraduría le dijeron a La Silla Cachaca que éste no debería quedar en firme mientras Villamizar no responda.

Y esa es la tesis de la Gobernación, que tiene en buena medida el sartén por el mango de la sesión porque el gobernador Jorge Rey es el Presidente del Consejo Directivo y quien maneja el ritmo.

A lo que se suma que él y el Gobernador de Boyacá, Carlos Amaya, interpusieron tutelas y recursos contra el auto, con lo que de entrada sentaron una posición en contra de hacer las cosas tal cual las plantea la magistrada.

A esa discusión jurídica se le puede sumar la prevención de los integrantes del Consejo Directivo después de que contra el auto, le dijeron a La Silla en la CAR, se interpusieron una docena de apelaciones ante el Consejo de Estado y al menos cinco tutelas.

Como nos dijo un consejero que pidió no ser citado para que no lo recusen: “en esta sesión no se va a decidir porque nadie se va a echar de una vez ese muerto encima con tantas acciones judiciales en contra”.

En la Alcaldía prefirieron no pronunciarse sobre esa controversia, aunque le dijeron a La Silla Cachaca, “ya estamos trabajando para ejecutar nuestras responsabilidades”.

De lo que haga hoy el Consejo Directivo quedará claro si la decisión de la Magistrada sí le conviene a Peñalosa o, por el contrario, se le convierte en un lastre.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia