Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Carlos Hernández Osorio · 30 de Octubre de 2018

2922

0

Los lazos familiares en las empresas dueñas del negocio de Transmilenio, que son un común denominador del sistema, se han convertido en el centro de una pelea por las nuevas concesiones a tres días de que se defina quiénes serán los ganadores.

Las protagonistas son Express del Futuro (de las familias Hernández y Rodríguez Socha) y Masivo Capital (de los Baquero), aunque en el enfrentamiento han metido mano otros tres competidores. Y ya Express, que es el más afectado porque todo indica que es el primer descabezado de la competencia, anunció que pasará a reclamar en los micrófonos de los medios con el argumento de que hay irregularidades.

En juego está la posibilidad de que el sistema tenga más buses que trabajen a gas, o que las compañías que ofrecen diesel (un combustible menos limpio) tengan más espacio.

 

La pelea

El 2 de octubre Transmilenio publicó su evaluación final sobre las ofertas que le presentaron siete grupos empresariales para traer los 1.400 buses nuevos al sistema y cambiar los más viejos.

Ahí declaró como “no hábil” la propuesta de Express del Futuro, un actual operador del sistema que, como los demás, se presentó al proceso para mantenerse en el negocio.

La razón de Transmilenio para inhabilitarlo fue que constató que dos pequeñas accionistas de Express (Yury Maxuly Báez Cely y Blanca Isaura Cely) eran a su vez accionistas de Transmasivo, otra empresa que compite por los contratos.

Transmilenio se basa en que, por ley, están inhabilitados para presentarse a licitaciones las empresas en las que algún accionista tenga como familiar a un accionista de otra empresa que esté compitiendo por la misma licitación.

Y en este caso el afectado es Express del Futuro porque, de acuerdo con el Distrito, presentó su propuesta después de que lo hizo el grupo empresarial en el que está metido Transmasivo.

Express se defendió inicialmente con un oficio del 9 de octubre, argumentando, a partir de varios tecnicismos jurídicos, que la inhabilidad no le aplicaba y que, en todo caso, había presentado la propuesta primero que Transmasivo. Pero Transmilenio no le respondió.

Lo curioso es que, como contamos en La Silla Cachaca el 17 de octubre, al menos a partir de los documentos más recientes reportados en los libros de la Cámara de Comercio, que consultamos, los Baquero, principales dueños de Transmasivo, juegan a dos bandas porque también son los principales accionistas de Somos K, otra empresa que también está en la competencia (hace parte de un grupo que presentó su propuesta con el nombre de Estructura Plural MC Masivo, Milenio, Missandei, Baquero Torres y Arias Reyes).

Esa es la esencia del segundo reclamo que le envió Express a Transmilenio el 22 de octubre: que los Baquero también están en dos empresas en competencia, y por lo tanto pueden ganar por lado y lado. De hecho, menciona que su cara más conocida, Juan José Baquero, hace parte de juntas directivas de compañías de lado y lado.

Sin embargo, el Distrito aún no responde y sus más recientes comunicaciones dicen que resolverán las inquietudes el próximo viernes, durante la audiencia de adjudicación.

Más gas o más diesel

Independientemente de si Express del Futuro tiene la razón en sus reclamos, su posible salida por la inhabilidad que le achaca Transmilenio implica que, como propone traer buses a gas, los grupos de empresas con esa propuesta pasen de cuatro a tres.

Eso les da más posibilidades a los otros tres que proponen traer buses diesel, que aunque serán más limpios que los actuales, son la tecnología más contaminante comparada con el gas y la eléctrica.

Por otra parte, lo que ocurra con las empresas vinculadas a los Baquero también puede inclinar la balanza en caso de que Transmilenio decida inhabilitar a alguna acogiendo el argumento de Express.

Si sale el grupo empresarial donde está Transmasivo, como propone traer buses a gas eso puede abrirles más campo a los de diesel. Por el contrario, si sale el grupo en el que está Somos K, como propone traer carros diesel, abriría un espacio a los de gas.

El viernes se sabrá la respuesta, que será lo mismo que saber si, en este negocio de familias, ganan los Baquero o los Hernández y los Rodríguez Socha (para conocer con más detalle sobre cada familia, lea esta historia).

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia