Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Carlos Hernández Osorio | Julián Huertas · 15 de Marzo de 2018

Horacio José Serpa, Germán Varón, Rodrigo Lara, José Daniel López, Soledad Tamayo y Juan Carlos Wills.

2840

1

Aunque en Bogotá el voto de opinión en las legislativas afectó de forma inesperada las maquinarias, hubo seis grupos de los partidos Liberal, Cambio Radical y Conservador que sobrevivieron a ese fenómeno.

Sin embargo, en la mayoría de esos casos sus resultados indican que no crecieron o crecieron muy poco, lo que refuerza aún más el efecto de la disparada de la centro-izquierda (Alianza Verde y Lista de la Decencia).

Horacio José Serpa

Serpa remplazó a Viviane Morales como el senador liberal más votado en Bogotá. Sin embargo, obtuvo en la ciudad los mismos 29 mil votos de su papá, Horacio Serpa, hace cuatro años, con lo que esa casa política pareció alcanzar su techo aquí.

Horacio José ha consolidado una estructura de base tras dos periodos como concejal, y en los últimos años un poder burocrático en la Personería.

De hecho, consolidó a Bogotá como el nuevo eje político de la casa Serpa, debido a que en Santander, el fortín tradicional de ellos, Horacio José sacó apenas la mitad de los 40 mil votos que obtuvo su papá en 2014.

Las maquinarias liberales fueron las más golpeadas en Bogotá.

Pasaron de tres a un representante, y éste, Juan Carlos Lozada, aunque contaba con la estructura de su tía, la concejala María Victoria Vargas, es muy posible que haya sido impulsado por la fuerza de opinión que le da ser animalista y activista por la paz.

La representante Olga Lucía Velásquez, que quiso saltar al Senado, tampoco creció en la ciudad con respecto a 2014 (pasó de 23 mil a 25 mil votos), igual que Serpa, pero, a diferencia de él, no captó los suficientes por fuera y se quemó.

 

Germán Varón

Varón fue el único senador que creció en Bogotá con respecto a 2014 al pasar de 16 mil a 25 mil votos.

Así cumplió su propósito, como lo contó La Silla Cachaca, de volver a ser un barón electoral en Bogotá, y para eso no sólo contó con el impulso de cuatro concejales (Pedro Julián López, Juan Felipe Grillo, Roberto Hinestrosa y Jorge Lozada), sino de 25 de los 38 ediles que tiene Cambio, entre ellos Hernando Ávila, el más votado de Bogotá y del país.

De ahí que sacó en la ciudad casi la tercera parte de su votación, después de que en 2014 había obtenido la mayoría de sus votos en Quindío.

Su fórmula en Cámara, Felipe Ríos, en cambio se quemó con 27 mil votos.

 

Rodrigo Lara y José Daniel López

Rodrigo Lara dio el salto de Cámara a Senado sostenido en Bogotá (25 mil votos) y Huila (22 mil).

Lo suyo es una combinación entre, por un lado, la opinión que jala por su apellido y por su gestión en la Cámara (donde fue autor de un proyecto que eliminó los cobros prejurídicos para beneficiarios del Icetex) y, por otro, en el caso de Bogotá, la estructura que lo reforzó este año proveniente de su fórmula a la Cámara, José Daniel López, que también fue elegido.

Éste, como lo hemos contado, es el candidato del Ministro de las TIC, David Luna, sacó 28.300 votos y lo impulsó sobre todo el concejal Yefer Vega, el más votado de Cambio con 24 mil votos, también cercano a Luna.

Es difícil saber a ciencia cierta si Lara creció con respecto a 2014, porque en ese entonces como candidato a la Cámara encabezó una lista cerrada a la Cámara que obtuvo 100 mil votos. Sin embargo, es posible que sí haya tenido más votantes por el refuerzo de la estructura de Luna.

 

Soledad Tamayo

La exconcejal conservadora Soledad Tamayo fue elegida senadora del partido conservador como heredera de la curul de su hermano Fernando. Ellos, junto a su hermano el diputado de Cundinamarca Rafael Tamayo, hacen parte de una casa política que ha tenido una maquinaria fuerte con líderes barriales de Engativá, Kennedy y Usme.

Sin embargo, su apoyo en la ciudad, donde cuentan con el concejal Nelson Cubides, no creció significativamente.

Hace cuatro años Fernando sacó 10 mil votos en Bogotá y Soledad, en estas elecciones, obtuvo 13 mil.

El mismo fenómeno ocurrió con su fórmula a la Cámara, Jairo Gómez, que aunque nos dijo que sintió progreso en el trabajo de la estructura, se quemó con 12 mil votos, tan sólo 2 mil más que los que sacó en 2014, cuando tampoco alcanzó la curul.

El crecimiento fuerte de la casa Tamayo estuvo en Cundinamarca, donde siguió pegando la maquinaria, Soledad concentró su campaña y obtuvo 27.500 votos, es decir, 10 mil más que su hermano en 2014 y que fueron los que finalmente le permitieron alcanzar la curul.

 

Juan Carlos Wills

Wills, la fórmula del hoy presidente del Senado Efraín ‘Fincho’ Cepeda en Bogotá, quedó electo representante con 15 mil votos y logró mantener una curul para el Partido Conservador, que desde hace años está en declive en la ciudad.

Sus votos provienen esencialmente de la maquinaria del concejal Roger Carrillo, que trabaja en llave con Cepeda desde antes y que fue elegido en 2015 con los mismos 15 mil votos. Wills también contó con un respaldo fuerte de líderes barriales, y de las colonias tolimense (de donde es oriundo), del Atlántico (de donde es ‘Fincho’) e incluso de la caldense (porque Arturo Yepes, representante de ese departamento, también apoyó a Cepeda).

Aunque los conservadores no crecieron en curules, los 15 mil votos de Wills sí demuestran un avance con respecto a hace cuatro años, cuando el elegido fue Telésforo Pedraza, que en ese entonces alcanzó su curul con 10.800 y esta vez se hundió con 8 mil.

De maquinaria también se quemó Wilson Gómez, que ya había sido representante de La U (2010-2014) con 38 mil votos y el impulso del entonces cacique Hipólito Moreno, y esta vez se quemó con un poco menos de 8 mil a pesar de que tenía el respaldo del exconcejal Fernando Vásquez y de que, como él le dijo a La Silla Cachaca contaba con cerca del 30 por ciento de la estructura que dejó huérfana Hipólito. Era la fórmula del electo senador David Barguil.

 

Comentarios (1)

DIDUNDI

15 de Marzo

3 Seguidores

Honestamente ver u oir a Lara me genera  REPUGNANCIA.

Se neces...+ ver más

Honestamente ver u oir a Lara me genera  REPUGNANCIA.

Se necesita no tener la + mínima información dl árbol q lo acompaña, para seguir apoyando a Lara x el apellido. Si este es el motivo aun x el q recibe votos, con + razón ofende la memoria dl papá.

Decepcionante lo d Lara, unido a los Galán q parece se los tragó la tierra, no saben honrar memorias.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia