Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Carlos Hernández Osorio · 02 de Agosto de 2017

1547

0

Álvaro Mejía Bravo, uno de los cinco alcaldes locales que Enrique Peñalosa sacó hace tres meses como parte de una purga para contrarrestar el ruido por posible corrupción en esas alcaldías, se cansó de pedir su reintegro como mandatario de Rafael Uribe Uribe. Ahora se acomodará en un puesto muy diferente en la Imprenta Nacional.

Su hoja de vida fue publicada ayer como aspirante a una de las subgerencias de esa entidad, aunque él aún no tiene claro para cuál va, le dijo a La Silla Cachaca: “Creo que es la financiera o la comercial”.

Trabajará con Jaime Oswaldo Neira, nombrado gerente de la Imprenta el año pasado por el entonces ministro del Interior Juan Fernando Cristo. Neira también ha estado vinculado a Bogotá: fue asesor del exconcejal del Polo Wilson Duarte (procesado por el carrusel de la contratación) y entre 2008 y 2009 ocupó cargos directivos en la Contraloría de Miguel Ángel Moralesrussi (también procesado por el desfalco a Bogotá). Y, como el exalcalde Mejía, ha hecho política local: fue líder comunal, edil y candidato a la Alcaldía de Antonio Nariño.

 

Mejía, de hecho, vive en esta localidad, aunque vota en Rafael Uribe Uribe y ha hecho su carrera más ligado a esta última. Fue concejal por Cambio Radical y se quemó en 2015 en su intento por regresar al Concejo. Por eso optó luego por la Alcaldía de Rafael Uribe.

Él, a diferencia de los otros cuatro alcaldes que salieron, no tenía denuncias formales en su contra ni lo investigaba la Personería ni la Contraloría. Además, mientras los otros llevaban casi un año en el cargo, él apenas llevaba tres meses.

Por eso, cuando salió Mejía (militante de Cambio Radical) le envió una carta a Peñalosa para que reconsiderara su decisión o, al menos, aclarara que sobre él no había sospechas de corrupción. Eso nunca ocurrió.

En cambio Peñalosa negó en una entrevista que hubiera conocido a los alcaldes locales antes de haberlos entrevistado para el cargo a inicios de 2016, pero, como lo contó La Silla Cachaca y lo confirmó Mejía, habían hecho campaña juntos en el pasado.

Mejía nos dijo ayer que sus intentos para que lo reintegraran no terminaron en nada, y por eso envió hoja de vida a la Imprenta.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia