Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Carlos Hernández Osorio · 13 de Septiembre de 2018

7225

0

La caída del alcalde de El Rosal (Cundinamarca), Hugo Arévalo, destituido por la Procuraduría y recién enviado a la cárcel porque al parecer pidió una coima para permitir una urbanización, no sólo destapó otro caso de posible corrupción con los cambios en el uso del suelo de la Sabana de Bogotá, sino que golpea el fortín del nuevo barón electoral de Cundinamarca: el excontralor y exalcalde de ese municipio Néstor Leonardo Rico, un primíparo en la Cámara de Representantes cercano al gobernador Jorge Rey.

Este escándalo lo toca políticamente porque en 2015 su grupo político fue uno de los que impulsó con más fuerza la candidatura de Arévalo, que a su vez le rendía pleitesía desde su administración.

 

De rival derrotado a "jefe"

Rico es oriundo de El Rosal, un municipio de 18 mil habitantes donde ese apellido es muy reconocido porque él fue concejal y Alcalde y su padre, Néstor Rico, que fue diputado y candidato a la Alcaldía, propuso la ordenanza para que el pueblo se convirtiera en municipio en 1997, después de haber sido una vereda de Subachoque.

El representante y el destituido y detenido Alcalde  fueron rivales en el pasado.

Cuando Arévalo fue elegido Alcalde por primera vez en 2007, Rico fue su candidato competidor. De hecho, según una fuente que conoce la movida política de ese municipio, “en esa campaña Rico (que es contador público) le decía a la gente que cómo iba a votar por un panadero”, aludiendo al oficio de Arévalo, que no era profesional.

Sus caminos siguieron divididos hasta el 2015. En ese entonces, Rico terminaba sus cuatro años como Contralor de Cundinamarca durante la Gobernación del hoy condenado Álvaro Cruz (que es su padrino de matrimonio), y Arévalo buscaba la reelección en la Alcaldía.

Logró el aval del Partido Liberal y Cambio Radical, y dentro de los grupos políticos que lo respaldaron estaba el de los Rico. “Fue un apoyo clave”, nos dijo un dirigente político de la Sabana Occidente, el conjunto de municipios al que pertenece El Rosal.

Ninguna de las cuatro fuentes con las que hablamos sobre ese punto sabe a ciencia cierta por qué se volvieron aliados.

En todo caso, dicen otras dos personas conocedoras de la política local, es difícil graduar a Rico como el padrino político de Arévalo, además porque éste tenía un trabajo político de antes y en esa campaña también recibió el respaldo de los liberales e hizo campaña con el representante rojo Óscar Sánchez.

De hecho, más que tener un padrino, nos dijo un periodista que cubre esa región, Arévalo “estaba rodeado de la gente del Gobernador”, lo que incluye a gente de muchos partidos como Liberal, Cambio Radical, La U y algunos conservadores, dada la alianza tan grande de grupos políticos que respaldaron a Rey.

Y Rey fue su candidato a la Gobernación.

Sin embargo, tuviera o no Arévalo un padrino claro, en enero de 2016 tuvo a Rico, que entonces todavía era contralor, como invitado especial a su posesión.

Allá le dio una silla en la mesa principal y fue la primera persona a la que le agradeció, diciéndole: “Un saludo a mi doctor Leonardo Rico (...) Espero muy pronto lo vea de Gobernador de nuestro departamento. Ese es el anhelo más grande que podemos tener todos los rosalunos”.

Minutos después lo llamó “jefe”.

Con alcalde aliado en su pueblo natal, la buena hora de Rico se redondeó con su elección como representante a la Cámara este año.

Fue el representante más votado de Cambio Radical en Cundinamarca con 35.600 votos, lo que le valió ser el tercero más votado entre todos los partidos.

Sólo lo superaron el liberal Óscar Sánchez (48.000 votos) y el uribista Orlando Molano (36.400), con la diferencia de que ellos compitieron por la reelección, mientras que para él fue la primera vez. En los círculos políticos era conocido como "el candidato de Rey", debido a su reconocida amistad con el Gobernador y a que el grupo político de éste , afincado en las juntas de acción comunal, lo respaldó.

Y claro: Rico barrió en El Rosal, donde obtuvo 2.779 votos, la primera votación del municipio, siete veces más que lo que obtuvo el segundo más votado.

“Hugo (Arévalo) siempre resalta la labor que ha hecho Leonardo (Rico) por el municipio, y antes de que todo esto pasara (su destitución y detención) le estaba pidiendo ayuda, teniendo en cuenta que Leonardo ya estaba en la Cámara”, nos dijo otra fuente.

Cuando los problemas comenzaron para Arévalo a finales del año pasado, con una suspensión que le impuso la Procuraduría antes de destituirlo, el Gobernador designó como encargado, de una terna que le envió el Partido Liberal, a Juan Andrés Campos Forero, el Secretario de Desarrollo Económico, un político liberal “muy de los afectos de Leonardo Rico”, nos dijo un periodista de El Rosal que pidió no ser citado.

Arévalo volvió al cargo, y antes de ser destituido, su Alcaldía celebró públicamente la posesión de Rico en la Cámara:

La Silla Cachaca buscó a Rico para hablar sobre sus vínculos con Arévalo, pero por medio de su jefa de prensa nos dijo que no tenía tiempo.

En los próximos días, cuando el Gobernador vuelva a designar un alcalde encargado para que termine el periodo de Arévalo, se sabrá si al frente queda otra ficha del representante.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia