Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Julián Huertas · 02 de Agosto de 2019

Foto:Twitter

1604

4

El exsenador de Cambio Radical y candidato por firmas a la Alcaldía de Bogotá, Carlos Fernando Galán, sólo pudo inscribir dos de las 17 listas a ediles que tenía. Eso le quitó a su campaña decenas de candidatos aliados para moverse en los barrios pues, aunque la mayoría sigue trabajando con él, tienen menos incentivos para moverse a fondo. 

Los candidatos a ediles tienen el contacto directo con los votantes en los barrios, usualmente son quienes organizan reuniones barriales al candidato, volantean cuando él o ella no puede estar y lo acompañan cuando sí, pegan afiches, espantan chismes negativos y defienden o presentan sus propuestas en un nivel micro. 

Por eso, en cualquier campaña a la alcaldía cumplen una función importante, con la que Galán no contará. O no así.

El lio de las listas

La apuesta de Galán eran inscribir listas a ediles por firmas, como lo hizo con su candidatura y con la lista al Concejo, ambas con el logo y nombre de “Bogotá para la gente”.

Para lograrlo, los aspirantes a estar en esas listas debían recoger un número de firmas que varía según la localidad, presentarlas en la Registraduría y pagar una póliza que puede llegar a los 11 millones de pesos, también según la localidad.

El lío fue que cuando iban a presentarlas, el jueves pasado, dos días antes del cierre de inscripciones, se dieron cuenta que no tenían las suficientes en 15 localidades; solo en Usaquén y Teusaquillo sí.

Por eso, en boca de un miembro de la campaña, “no valía la pena entregarlas para luego recibir la noticia de la Registraduría de que no habían sido aceptadas y eso hubiera sido un golpe más duro para la campaña” 

Por un ejemplo, en Chapinero tenían siete precandidatos y la meta era que cada uno consiguiera unas 2 mil firmas para presentar 14 mil, y así estar tranquilos de que tenían las 4855  que necesitaban (la Registraduría las revisa y descalifica muchas porque los datos no están completos o no cuadran, por ejemplo).

Los candidatos llegaron con las firmas justas pero sin el colchón suficiente, en parte porque algunos no lograron la meta y en parte solo tuvieron 25 días para recoger firmas.  

“Nos demoramos mucho en entregarle los formularios a los candidatos porque estábamos esperando a tener la mayor cantidad de ediles posibles”, nos contó alguien de la campaña de Galán que pidió no ser citado.

Según 4 precandidatos a ediles con los que hablamos, tenían claro el riesgo de no llegar a ser candidatos, pero igual la decisión impactó.

“Al final hubo un sentir común de desilusión”, nos dijo Marcela Chaparro, precandidata en Chapinero que de todas formas seguirá trabajando en la campaña de Galán. Como muchos otros precandidatos.

Más opinión 

Para  Galán, el golpe a su campaña no es tan fuerte porque mantendrá embajadores en los barrios. “Los que iban a ser cabezas de listas en la JAL quedaron como coordinadores en la localidad”, le dijo a La Silla.  

De hecho, aunque se fueron algunos precandidatos, las seis  fuentes que consultamos para esta historia, incluido Galán, coinciden en que la mayoría se quedó. 

Unos 30, de los 100 que había, que migraron a otros partidos como el Conservador, La U, Colombia Renaciente y Aico; y como solo el primero avala a otro candidato a la alcaldía (Miguel Uribe), le podrían hacer campaña a Galán sin problemas de disciplina partidista.

Los demás, siguen con Galán.

“Yo no me quise ir a ningún partido porque me parecía incoherente, por eso voy a seguir en la campaña como gestora y no como candidata”,  nos dijo Manuela Hernández, precandidata en Chapinero. 

De hecho para otros miembros de la campaña el efecto será marginal. 

Para Sebastian Solano, candidato al Concejo, hay cómo solucionar el golpe, que además no le resultó sorprendente.  “Tendremos que hacer ahora un contacto más directo con las personas y no depender de los ediles, ya no habrá un intermediario”, le dijo a La Silla. 

La duda es si el incentivo de apoyar la campaña de otros, en lugar de estar buscando el sueño propio de ser edil, será suficiente gasolina para mantener la mística y el ánimo.

 

Comentarios (4)

José Saramago ..

02 de Agosto

3 Seguidores

Ahora se vota por el delfín Carlos Fernando Galán, un mantenido de la imagen...+ ver más

Ahora se vota por el delfín Carlos Fernando Galán, un mantenido de la imagen del papa y de su fundación Galán, luego se votara por “el que no sabe leer” Simón Gaviria.
Con el voto de derecha y de centro-derecha dividido, será una lucha por el segundo lugar entre el llerista “ex”-peñalosista Galán, y Uribe Turbay;
lo que asegura que Claudia López gane, y no propiamente por méritos o experiencia.

ValentinaMon

02 de Agosto

0 Seguidores

Horacio Serpa es a la Presidencia de la República lo que Carlos Fernando Gal...+ ver más

Horacio Serpa es a la Presidencia de la República lo que Carlos Fernando Galán es a la Alcaldía de Bogotá… eternos perdedores llenos de lugares comunes en el discurso.

Christian H

03 de Agosto

0 Seguidores

Como en el 2011 Galan lo unico que va a hacer es servir de idiota utíl para q...+ ver más

Como en el 2011 Galan lo unico que va a hacer es servir de idiota utíl para que gane la mas incompetente.

José Saramago ..

05 de Agosto

3 Seguidores

Votar por Carlos Fernando Galán es BOTAR por Carlos Fernando Galán,
es ...+ ver más

Votar por Carlos Fernando Galán es BOTAR por Carlos Fernando Galán,
es lo mismo que votar por la izquierda, es asegurar la victoria de Claudia López,
es decir la misma estrategia y la historia de 2011 de“divide y vencerás”se repite con Carlos Fernando Galán.
Una cosa mas: hay disidencia en el partido liberal promoviendo votar por López, y no por Carlos Fernando Galán ni por Miguel Uribe Turbay.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia