Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Carlos Hernández Osorio · 16 de Enero de 2018

6760

2

Aunque el Centro Democrático decidió abrir su lista a la Cámara por Bogotá, el viernes pasado eligió a un gerente para promover el voto por el logo del partido, con el fin de que, independientemente de los candidatos, la gente vote por la lista y se garantice la elección de, al menos, los cinco representantes que tienen hoy.

Ese gerente es Miguel Uribe Londoño, pero su designación no cayó bien entre todos por la forma como se hizo y porque algunos le cobran su cercanía con uno de los 18 aspirantes y sus antecedentes en cargos de ese tipo dentro del uribismo en la ciudad.

El nombramiento

Los 18 candidatos a la Cámara del Centro Democrático en Bogotá fueron convocados el viernes pasado por el exvicepresidente Francisco Santos, director del partido en la ciudad, a un taller en el que hablarían de asuntos logísticos (como el manejo de prensa y de la movilización electoral) e ideológicos y programáticos (como la visión del partido sobre seguridad, educación y finanzas de la capital).

 

Asistieron 10 aspirantes. Santos puso a consideración el nombre de Uribe Londoño y la designación se llevó a cabo con el voto de siete de ellos, según les dieron a conocer al resto una vez se terminó la reunión. Fueron ellos Jennifer Mesa, Luisa de la Vega, Ximena Ochoa, Gabriel Santos (hijo de Pacho), Dayi Sedano, Jorge Cortés y Óscar Cárdenas.

José Jaime Uscátegui se abstuvo de votar, según nos dijo, “hasta conocer en detalle las funciones y el presupuesto que tendrá la Gerencia de Bogotá”, pero cree que esa Gerencia es necesaria. Mientras que Juan Manuel Daza no votó porque llegó tarde.

Cuando Pacho Santos les pasó el reporte a todos en un grupo de whatsapp, comenzaron los reparos de Edward Rodríguez (cabeza de lista y quien actualmente es representante), Juan Manuel Daza (exasesor de Álvaro Uribe en el Senado), Orlando Güete (exasesor de juventud en el gobierno de Uribe) y Enrique Cabrales (cuñado de Tomás Uribe).

Aunque tres de ellos no asistieron, reclamaron porque no les habían avisado que era un espacio para tomar decisiones.

La agenda de la reunión, que conoció La Silla Cachaca, incluía nueve puntos y en ninguno se mencionaba la elección de un gerente para el logo. Sí estaba programado un espacio para discutir “directrices jurídicas, administrativas y financieras”, pero en ninguna parte se hizo explícita la intención de tomar decisiones de ese tipo.

“Por eso muchos no fueron”, nos dijo un candidato que pidió reserva.

Una inquietud de los inconformes, al margen de Uribe Londoño, es por la necesidad de esa Gerencia, ya que como la lista es abierta consideran que cada quien debe tener su propio gerente de campaña. Además porque la dirección nacional liderará la estrategia para publicar el logo del partido.

Pero independientemente de la forma como fue designado, Uribe Londoño genera resistencia por otras razones.

El fantasma

Miguel Uribe Londoño (papá del actual secretario de Gobierno de Bogotá, Miguel Uribe Turbay) y cercano a Pacho Santos, fue concejal de Bogotá entre 1988 y 1990 por un movimiento de ideología conservadora, senador godo entre 1990 y 1991, y candidato al Senado en 1998.

A pesar de eso, estuvo presente en el empalme del equipo de Gustavo Petro luego de que éste fue elegido Alcalde en 2011.

En el uribismo fue coordinador y jefe del directorio distrital del Centro Democrático en Bogotá en la campaña a la Cámara en 2014, pero renunció en abril de 2015, cuando se preparaba la campaña al Concejo de ese año, por peleas internas.

Esos choques comenzaron por la tensión que generó la estructuración de la lista cerrada (enfrentado a un bando que lideró María Fernanda Cabal) y terminaron en diferencias por la forma como él y otro directivo, Juan Gabriel Castaño (hoy candidato a la Cámara), supuestamente manejaron la plata que llegó por reposición de votos de esa campaña, que incluyeron cuestionamientos dentro del Directorio, y una denuncia de militantes uribistas que le enviaron a la Veeduría del partido pidiendo sus cabezas y que tuvo eco mediático.

Al final, el partido no halló irregularidades, pero ese fantasma sigue persiguiendo a Uribe al punto que uno de los tres candidatos con los que habló La Silla Cachaca nos dijo que es preferible que con ese antecedente él no asuma funciones similares.

La otra inquietud es por la candidatura de Castaño. “Hay celos porque su cercanía con Uribe Londoño podría llevar a que lo favorezca a él a pesar de que tiene como función impulsar al partido”, nos dijo otro candidato que también pidió reserva.

Aunque La Silla Cachaca llamó y les dejó mensajes a Pacho Santos y a Uribe Londoño para conocer sus posiciones sobre esta controversia, no habían respondido al cierre de esta historia.

Sí conocimos el mensaje con el que Pacho Santos les respondió a los candidatos sus inquietudes y molestias. Aseguró que todo fue consultado “con el presidente Uribe”, que era una “decisión tomada”, y para justificar la necesidad de un gerente que se eche al hombro la estrategia de llamar a la gente a votar por el partido, y maneje plata para lograrlo, remató: “ninguno de ustedes sale si el logo no saca por lo menos 200 mil votos, así que no jueguen con candela”.

Eso es cierto y posiblemente se quede corto, si se tiene en cuenta que la lista del CD a la Cámara en 2014 obtuvo 317 mil votos y sacó cinco curules.

Sin embargo, “ese ‘no jueguen con candela’ nos sonó a amenaza”, nos dijo otro candidato, ahora molesto con el tono del director del partido en Bogotá.

Nota del editor: después de publicada esta nota, La Silla recibió información de primera mano según la cual Uribe Londoño no aceptó el nombramiento. Modificamos la nota para reflejar ese nuevo dato.

Comentarios (2)

Simón Sarmiento

16 de Enero

0 Seguidores

En Bogotá el discurso no puede ser de mayor polarización. Aunque no dea del ...+ ver más

En Bogotá el discurso no puede ser de mayor polarización. Aunque no dea del gusto de todos, deben apoyar causas sociales, iniciativas verdes y mejoras reales. Conociendo el CD, esto no se logrará, por lo que es mejor de una optar por la Alianza Verde.

Javier Ramírez

16 de Enero

0 Seguidores


Las mismas ratas de siemore, ahora los Santos quieren seguir viviendo d...+ ver más


Las mismas ratas de siemore, ahora los Santos quieren seguir viviendo del pais, no se cansan sé exprimir y roba,r una generación más de parásitos que se quieren perpetuar en el poder

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia