Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Carlos Hernández Osorio · 05 de Febrero de 2019

3544

4

El Concejo de Bogotá elegirá hoy en la noche a su nuevo Presidente. Este año, según los acuerdos entre los partidos que integran la coalición mayoritaria, le corresponde a un concejal de la Alianza Verde, pero hasta anoche al cierre de esta historia ese acuerdo estaba en el limbo.

Ayer, de hecho, después de una reunión de compromisarios de todos los partidos, el acuerdo estuvo prácticamente roto y se abrió la posibilidad de que las mayorías eligieran a un concejal del Partido de la U, pero en la tarde hubo movidas que apuntaban a que podría recomponerse.

Sea que se quede como está y los verdes pongan Presidente, o que la coalición se rompa, en el trasfondo de esta puja está la disputa por la Alcaldía, en particular la intención de un sector de las mayorías peñalosistas de no darle exposición a un partido como el verde que, a pesar de haber respaldado mayoritariamente a Peñalosa en el Concejo, en la campaña de este año terminará haciendo campaña contra el alcalde o al menos sí será muy crítico con Antonio Navarro y Claudia López.

Un papayazo de Sanguino, la excusa

Las únicas bancadas decididas hasta ahora a romper los acuerdos son la Liberal (6 concejales) y La U (5), más unos sectores de Cambio Radical y del Centro Democrático.

La excusa es el aparente incumplimiento de los verdes a esos acuerdos, algo que La Silla Cachaca anticipó en una historia de marzo de 2017 y que se originó en una pelea aparentemente menor.

El lío comenzó en 2016. Ese año, el primero del actual Concejo, se acordó que las secretarías de las tres comisiones se distribuirían entre cuotas del Partido Liberal (Hacienda), Cambio Radical (Plan) y Alianza Verde (Gobierno).

En Gobierno la idea era que quedara alguien cercano al entonces concejal verde Antonio Sanguino, pero la persona que él propuso, un asesor suyo, se inscribió de manera extemporánea y quedó por fuera de la carrera por ese puesto.

Al final fue elegida Nancy Janeth Cordero, afín al concejal Jorge Losada, de Cambio Radical, y por eso era vista como cuota de ese partido. Así terminó ese año.

Los acuerdos decían que en 2017 las secretarías de las comisiones les correspondían a cuotas de los partidos Liberal (Hacienda), Alianza Verde (Gobierno) y Cambio Radical (Plan).

Sin embargo, Sanguino y Losada habían definido, de manera informal, que ese año los verdes tendrían en la Comisión del Plan la secretaría que no pudieron tener en 2016.

El candidato que pusieron a competir fue, de nuevo, un asesor de Sanguino: el abogado Pablo César Pacheco Rodríguez.

Pero los concejales de Cambio Radical, menos Losada, acordaron meter a concursar un candidato, el abogado Freddy Ananías Urrego Garzón, reclamando que, como lo dijo el concejal Yefer Vega en ese momento, no tenían “por qué pagar los platos rotos del colega (Sanguino) que no inscribió a su candidato a tiempo”.

Pero ganó el candidato verde y ese año Cambio Radical se quedó sin la secretaría de ninguna comisión.

Contar con un secretario amigo, más allá de tener una cuota, le sirve a un partido, y al concejal que lo apadrina, para mover mejor sus proyectos y debates en la agenda de las comisiones, ya que los secretarios, precisamente, cuadran con los presidentes de esas comisiones el cronograma de sesiones y qué va primero y qué se deja para después en el orden del día.

Eso es lo que buena parte de la coalición de gobierno les quiere cobrar ahora a los verdes, ya con Sanguino por fuera porque renunció hace más de un año para lanzarse al Senado.

“Nadie quiere darle eso a los verdes porque incumplieron los acuerdos”, nos dijo un concejal de Cambio la semana pasada, que habló bajo reserva. En el mismo sentido nos habló un concejal liberal y ayer, después de una reunión de compromisarios de todos los partidos, un concejal verde que asistió nos dijo lo mismo: “el ambiente es a favor de romper la coalición por el supuesto incumplimiento de los verdes, en cabeza de Sanguino, por el tema de la secretaría”.

Otro concejal de Cambio, sin embargo, nos dijo: “ellos sí incumplieron, pero no es para tanto. Lo que realmente pasa es que esto puede tener incidencia en el año electoral”.

Bajo esa lógica, el papayazo de Sanguino sería una excusa para no darle la Presidencia a un partido contra el que Cambio Radical, Centro Democrático, Liberales y La U van a competir por la Alcaldía, ya que probablemente termine aliado con la izquierda del Polo y la Colombia Humana de Gustavo Petro.

Y de hecho, si se la dejan también puede haber una razón estratégica para las elecciones de octubre.

Ponerle una zancadilla a los verdes...

Hoy en un almuerzo los verdes definirán a quién postulan para la Presidencia.

El escenario de que les quiten el cargo tiene sentido, como nos dijo el concejal David Ballén, de La U, bajo una lógica ideológica. “La mayoría del Concejo es de derecha y este año la Alianza Verde va a estar aliada con la izquierda para la Alcaldía. Puede que elijamos a un Presidente de ellos que siempre haya votado a favor del Alcalde, pero este año no sabemos si van a seguir en esa tónica o a responder a los intereses de Claudia López o Antonio Navarro”.

“No hay un nombre entre ellos que nos genere confianza de que va a manejar bien la vaina”, nos dijo un concejal liberal.

La consecuencia de quitarles la Presidencia a los verdes no será que el candidato de ese partido a la Alcaldía, que tiene probabilidades de ganar, la pierda.

Sin embargo, como nos dijeron dos concejales (de La U y de Cambio) y una fuente externa al Concejo que está al tanto, la movida sí tiene la intención de quitarle brillo y exposición a ese partido, y la posibilidad de que incidan en la agenda, por ejemplo, programando muchos debates de control político que no le convengan al Alcalde y, por lo tanto, a los candidatos a la Alcaldía que defiendan la continuidad de las políticas de esta administración.

Ha sido tanto el rumor alrededor de eso, que el Secretario de Gobierno, Juan Miguel Durán, encargado de las relaciones con el Concejo, salió a dar explicaciones:

Por eso desde hace tres semanas se comenzó a ventilar el nombre de Nelly Patricia Mosquera, de La U (que ya fue Presidenta del Concejo en 2015 y es ahijada política del exsenador Ángel Custodio Cabrera), como una alternativa para la Presidencia. Y desde hace unos días su copartidario Rubén Torrado (que trabaja con el senador Armando Benedetti) también comenzó a moverse para ser el elegido.

Que sea alguien de ese partido tiene sentido en tanto, a pesar de tratarse de una bancada pequeña, ha respaldado a Peñalosa y no pone a repetir a un partido que ya tuvo la Presidencia: Cambio, Liberal y Centro Democrático. La otra opción sería alguien del Partido Conservador, pero a diferencia de La U, los godos (que son tres) apenas hoy definen su posición a favor o en contra de mantener los acuerdos.

El caso es que ayer en la tarde, después de la reunión de compromisarios en la que todo indicaba que la coalición se rompía, la situación comenzó a tornarse más ambigua.

En Cambio Radical sólo dos concejales (Jorge Losada y José David Castellanos) estaban abiertamente a favor de mantener los acuerdos, frente a otro bloque que integraban Pedro Julián López, Yefer Vega, Juan Felipe Grillo, Julio César Acosta, Rolando González, César García y Roberto Hinestrosa, que hasta el cierre de esta historia definían si votaban por los verdes o no.

Pero el fiel de la balanza lo tenía el Centro Democrático, donde, a diferencia de Cambio Radical, la mayoría estaba a favor de mantener el acuerdo. Lo último que supo La Silla Cachaca fue que estaban cuatro a favor (Andrés Forero, Diego Molano, Diego Devia y Javier Santiesteban) y dos en contra (Daniel Palacios y Ángela Garzón).

El que gane la Presidencia necesita por lo menos 23 votos. Quienes están a favor de romper los acuerdos contaban anoche apenas con 20 (7 de Cambio, 6 liberales, 2 del Centro Democrático, 4 de La U y 1 de Opción Ciudadana).

Por su parte, los verdes contaban, además de sus 6 votos, con 5 del Polo, 2 del MIRA, 1 de la ASI, 1 de Libres, 1 de Progresistas, 2 de Cambio Radical y 4 del Centro Democrático, para un total de 22.

Como los que están en contra no tenían suficiente apoyo, lanzarse a romper la coalición se volvió un riesgo, ya que sólo tiene sentido hacerlo si es para ganar.

Eso es algo que se definirá hoy durante el día, teniendo en cuenta que la sesión de la elección está programada para las 6 de la tarde.

Pero por esa misma incertidumbre comenzó a hacer carrera la opción de respetar los acuerdos para garantizarles la Presidencia a los verdes y aprovechar esa situación también para la campaña a la Alcaldía.

...o sacarles en cara su peñalosismo

La idea detrás de eso es que, si los verdes finalmente se quedan con el cargo, reafirmarían que hacen parte de la coalición de Peñalosa, y eso generaría una contradicción con el candidato que pongan a la Alcaldía (Claudia López o Antonio Navarro), que seguramente hará una campaña cuestionando las políticas del Alcalde (más allá de que pretenda continuar algunas políticas u obras).

Y es que de los seis concejales que integran la bancada verde, el único que hizo oposición fue Antonio Sanguino en su momento, y luego su reemplazo, María Fernanda Rojas. Los otros cinco (Lucía Bastidas, Edward Arias, María Clara Name y Hosman Martínez y Jorge Torres) han votado los principales proyectos de Peñalosa.

La contradicción entre la bancada y el candidato, como contamos en La Silla Cachaca, sí es un riesgo para ellos que probablemente aprovechen sus competidores.

Como nos dijo un concejal uribista: “Nos conviene poder cascar a los verdes en campaña. Eso es mucho mejor que victimizarlos quitándoles la Presidencia”.

Hoy seguirán las reuniones de Cambio, Centro Democrático y el Partido Conservador para definir cuál es la estrategia.

Lo que está claro es que, cualquiera que escojan, tendrá una razón que irá más allá de lo que pasó hace dos años con la secretaría de una comisión. Como nos dijo un concejal: “somos políticos y nos movemos con componendas. Hasta para elegir al papa hacen componendas”.

Comentarios (4)

José Saramago ..

05 de Febrero

3 Seguidores

Los acuerdos deben respetarse. Si habían quedado en darle la presidencia a lo...+ ver más

Los acuerdos deben respetarse. Si habían quedado en darle la presidencia a los verdes, deben cumplir, independientemente de si la izquierda aprovechara eso para hacer campaña electoral en Bogotá.
Sobre Antonio Sanguino, que horror de sujeto, sindicado por Emilio Tapia de ser parte del “cartel de la contratación”, también en su momento se le acuso de recibir dineros de la constructora Odebrecht.

Alvaro

05 de Febrero

0 Seguidores

Como los protocolos con el ELN?

Como los protocolos con el ELN?

José Saramago ..

05 de Febrero

3 Seguidores

No tiene nada que ver, el protocolo Santos-FARC fue un negociado secreto entr...+ ver más

No tiene nada que ver, el protocolo Santos-FARC fue un negociado secreto entre ellos, es un asunto de gobierno y no de Estado.
El gobierno del presidente Iván Duque supo del contenido cuando lo de la cobarde bomba del ELN. Así que no tiene porque asumir algo que el gobierno Duque no negocio nunca.
El protocolo para la Banda Criminal del ELN si es un escudo de impunidad para seguir delinquiendo.

DiegoLA

06 de Febrero

0 Seguidores

Dice la RAE sobre la definición de "componenda"
1. f. Arreglo o transacción censurable o de carácter inmoral

Dice el concejal: “somos políticos y nos movemos con componendas..."

Y seguimos eligiendo a los mismos que solo actúan por componendas...

Dice la RAE sobre la definición de "componenda"
1. f. Arreglo o transacción censurable o de carácter inmoral

Dice el concejal: “somos políticos y nos movemos con componendas..."

Y seguimos eligiendo a los mismos que solo actúan por componendas...

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia