Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Carlos Hernández Osorio · 27 de Febrero de 2018

8153

0

Cuando Clara López anunció hace un mes que sería la fórmula vicepresidencial de Humberto De la Calle, insistió en que seguiría impulsando “las listas de la decencia” al Congreso que había armado con Gustavo Petro y en las que hay candidatos que la siguen a ella y de la ASI, el partido que la avaló. Sin embargo, hasta ahora se ha concentrado en la campaña liberal.

Con Petro habían planeado, antes de que se les uniera el exalcalde de Santa Marta Carlos Caicedo, una gira nacional conjunta con miras a catapultar las listas, al punto que en esa campaña calculaban, como lo contó La Silla Cachaca, que Petro arrastrara 300 mil votos y ella, 200 mil, que sumados a los que jalonaran otros partidos de la coalición, como el Maís y la Unión Patriótica, pasaran sin problema el umbral, que rodeará los 450 mil votos a Senado.

Sin embargo, su alianza con De la Calle, con quien está desde el 31 de enero, hizo que esos planes cambiaran y que incluso candidatos que llegaron a los decentes por ella se hayan plegado a Petro o estén haciendo campaña mucho más solos de lo que esperaban. La supervivencia de la ASI (que tiene un senador), incluso, está en juego.

Cambio de agenda

Cuando Clara anunció sus candidatos en “la lista de la decencia” dio nombres de Atlántico, Bogotá, Boyacá, Cundinamarca y Sucre, aunque el exdirigente sindical Tarcisio Mora y el excandidato a la Gobernación de Antioquia Olmedo López son sus más importantes apuestas. A ambos los ha acompañado, pero menos de lo que se esperaba.

López nos dijo que de un mes para acá Clara sí lo ha acompañado en dos recorridos (uno en Santa Marta y otro por el Urabá hace 15 días). “Era una agenda que tenía programada desde antes de que se fuera con De la Calle”, agregó. Espera verse con ella esta semana en su cierre de campaña en Bogotá, pero admite que “la decisión de ser fórmula vicepresidencial le puso en el camino otra agenda que le está quitando tiempo valioso para el capítulo de Senado”.

Lo mismo piensa Germán Camilo Hernández, el candidato de Clara a la Cámara por Bogotá. Él considera que ella mantiene un interés genuino en que a las listas les vaya bien, pero admite que los planes de promoción sí se han visto trastocados, y que los recorridos más recientes en algunos casos se han combinado con la agenda de De la Calle.

Eso es evidente en las redes sociales de Clara (que hasta el cierre de esta historia no había respondido nuestras llamadas ni mensajes). Allí, aunque alude en algunos mensajes a sus candidatos decentes, la intención es mostrar su campaña al lado del candidato liberal, como sus recorridos del fin de semana por Bogotá y uno reciente en Pasto, en los que prima el trapo rojo.

Una fuente cercana a ella nos dijo que “sí hay una apuesta por impulsar las listas, pero no tan visible”, debido a que promoverlas abiertamente y en todo espacio que comparte con el exjefe negociador puede volverse problemático ante el Partido Liberal.

Con Tarcisio Mora no pudimos comunicarnos, aunque ha hecho público que sigue con Clara y que incluso respalda a De la Calle. Una fuente de la campaña de ella nos dijo que también ha mantenido las reuniones con él, como una reciente en Bogotá.

En Cundinamarca, en cambio, está Rafael Ballén, un excandidato a la Gobernación, que nos dijo que la conoce desde hace muchos años y por eso ella le insistió, después de él negarse, para estar en la lista al Senado. “Estoy haciendo esta campaña igual a como hice la de la Gobernación: sin un aparato político detrás. Claro que hubiera esperado apoyo de ella; uno desearía estar en los pueblos con un candidato presidencial o, en este caso, con uno vicepresidencial, pero ella no ha tenido el departamento en su agenda”.

La presidenta de la ASI, Berenice Bedoya, dijo a La Silla Vacía que Clara sí ha hecho un esfuerzo por promover a sus candidatos en diferentes recorridos.

 

Y que en la presidencia del Partido, que es el sector que está con Clara, creen que más allá de estas legislativas, al hacer Clara su alianza con De la Calle el logo de la ASI aparecerá junto al del Partido Liberal en la primera vuelta, y eso los beneficiará con la reposición de votos. Además, esperan que con la votación agregada de todos los movimientos que componen la lista de la decencia lograrán pasar el umbral, algo que algunos analistas han puesto en duda.

Punto para Petro

En todo caso, la movida de Clara hacia De la Calle ha alineado candidatos inicialmente afectos a ella con Petro.

Lilia Solano, que ha militado en la UP pero llegó a la lista por la ASI y con el impulso de Clara, nos dijo que nunca esperó que después de la alianza con De la Calle ella se preocupara por las listas, y ahora impulsa su campaña al lado del exalcalde.

Algo similar le pasó a Máximo Noriega, un aspirante barranquillero que trabajó con Petro en la Alcaldía pero que llegó a la lista como “clarista” tras distanciarse de Progresistas. Él nos dijo que desde que ella se fue con el exjefe negociador en La Habana no sólo no la ha visto activamente promoviendo las listas, sino que él de inmediato se volvió a plegar a Petro por el inconformismo de que ella terminara al lado, no de De la Calle, sino del Partido Liberal. Noriega, en particular, dejó de poner en su publicidad el rostro de Clara.

Además, agrega, “mientras Clara le apuesta a una coalición por el Sí a la paz, Petro ha rescatado una dinámica más allá de eso y por eso se ha convertido en un fenómeno político”.

Es un reflexión que hacen los sectores más petristas de la coalición, que tras la salida de López y con el liderazgo que mantiene Petro en las encuestas, creen que, al final, la decisión de ella fue equivocada porque terminó con un candidato que todavía no marca alto. Y por eso confían en que sólo con el impulso de Petro puedan lograr lo que se habían propuesto junto a ella.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia