Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Carlos Hernández Osorio · 30 de Abril de 2019

4059

0

Como parte de la planta de 110 personas que le aprobó el Congreso en diciembre de 2018 para que cuidara mejor las regalías, el contralor General, Felipe Córdoba, nombró a un barón electoral de Soacha para que vigile esa plata en Sucre.

Se trata de Juan Carlos Saldarriaga, un abogado especializado en derecho administrativo que no tiene experiencia en control fiscal y quedó a cargo de los chicharrones con las regalías en un departamento que en los próximos dos años, que es el periodo en el que esa nueva planta estará vigente, manejará unos 71.600 millones de pesos por ese concepto, y donde ha habido escándalos grandes por el mal manejo de esa plata.

 

 

El de Santos, Rey, Duque, Molina, Caicedo y Cristo

Saldarriaga es un abogado oriundo de San Roque (Antioquia) que se crió y creció políticamente en Soacha después de haber sido obrero y líder barrial. Ese municipio es importante en lo electoral porque tiene cerca de medio millón de habitantes y maneja una relación permanente con Bogotá.

Saldarriaga fue concejal dos veces allá y como candidato a la Alcaldía siempre se ha quemado. En 2011 aspíró por el Partido de Integración Nacional (PIN) y quedó de tercero con 8.600 votos; y en 2015, por La U en coalición con el partido indígena Aico, y aunque triplicó esa votación y sacó 25 mil votos, se volvió a quemar al quedar de segundo.

En esas elecciones respaldó al hoy gobernador Jorge Emilio Rey, que en una manifestación en Soacha generó revuelo al decir que Saldarriaga era su candidato a la Alcaldía a pesar de que el candidato de Cambio Radical, el partido de Rey, Eleázar González, también lo estaba apoyando, nos contó una fuente que conoce la movida en ese municipio.

Esa relación entre Saldarriaga y Rey se estrechó en 2016, cuando éste como Gobernador lo nombró Gerente de la Corporación Social de Cundinamarca, una entidad que da créditos a empleados públicos del departamento y que maneja un presupuesto de 51 mil millones de pesos anuales.

Él ya había trabajado en la Gobernación de Andrés González (2008-2011) como Director de Servicios de Tránsito de Cundinamarca.

En Soacha ha consolidado un grupo político propio que lo ha vuelto atractivo para que lo busquen congresistas y diputados.

En las legislativas del 2014, por ejemplo, Saldarriaga hizo alianza con el entonces representante de La U Alfredo Molina y el senador Carlos Ferro para ponerles votos allá; y en 2018 se fue con el representante de ese partido José ‘el Pájaro’ Caicedo y para el Senado con el liberal Andrés Cristo. A todos les garantizó las mayores votaciones de esos partidos en el municipio.

Y en cuanto a presidenciales, en 2010 lideró en Soacha la campaña presidencial de Juan Manuel Santos y el año pasado coordinó la de Iván Duque:

Desde que salió de la Gobernación se especuló con fuerza que volvería a lanzarse a la Alcaldía. “Cada que lo hace causa arma revuelo porque él ya mueve hartos votos”, nos dijo un periodista del municipio que pidió no ser citado. Por eso causó sorpresa su nombramiento en la Contraloría.

El contralor General, Felipe Córdoba, le dijo a La Silla Cachaca que nombró a Saldarriaga porque lo conoció hace años, cuando éste hacía una maestría en la Universidad Externado y Córdoba daba clases allá. Eso va en la vía de lo que contamos: que el Contralor se ha encargado de darles cargos directivos a sus amigos y a amigos de políticos.

En el caso de Saldarriaga, además de su cercanía personal con Córdoba, también ha trabajado con políticos que votaron por éste en el Congreso, como el representante José Caicedo, de La U, y el senador liberal Andrés Cristo. Y de hecho, dos de esas fuentes nos dijeron que ha vuelto a tener buenas relaciones con la representante Betty Zorro, que es otra baronesa en Soacha y madrina del actual Alcalde (contra el que se enfrentó Saldarriaga en 2015). Ella también votó por Córdoba.

En Sucre, como contamos, el contralor Córdoba nombró como contralor provincial a Robiro Góez Barragán, que como Saldarriaga también tiene vínculos con La U porque es cuota del senador barranquillero de ese partido Eduardo Pulgar.

Saldarriaga no sólo estará encargado en Sucre de vigilar cómo se invierten las regalías en estos dos años, sino de encarar denuncias sobre los presuntos malos manejos que se les ha dado a esos recursos.

En ese departamento, como contó La Silla Caribe,  ha habido varios escándalos, de los cuales se convirtieron en símbolo del desgreño las obras de protección costera en los municipios turísticos de Tolú y Coveñas que dejaron 7 mil millones de pesos embolatados y tienen como protagonistas a políticos del grupo del cuestionado exrepresentante a la Cámara Yahír Acuña.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia