Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Carlos Hernández Osorio · 28 de Enero de 2019

2963

3

El 25 de febrero se conocerá, mediante una encuesta, quién será el candidato o candidata del Centro Democrático a la Alcaldía de Bogotá, que luego se medirá en una consulta con otros candidatos de la centroderecha para escoger uno solo que enfrente al que elegirá la centroizquierda.

Los concejales Ángela Garzón y Diego Molano y el exrepresentante a la Cámara Samuel Hoyos empezaron formalmente su competencia el 31 de diciembre (aunque los dos primeros habían arrancado meses antes), y hoy ya es claro cómo se está moviendo cada uno.

Como la encuesta será el mecanismo de escogencia, y no una consulta en busca de votos, los tres están haciendo una campaña que busca mayor reconocimiento y buena opinión entre la gente, y no está cimentada en la maquinaria que ha estructurado el Centro Democrático en la ciudad, aunque los ediles se han ido alineando con uno y otro.

Eso hace que los tres estén volcados a figurar en medios, a participar en debates y a recorrer las calles. Cada uno tiene un mensaje propio, pero tienen en común que buscan que los identifiquen como de centro y no tanto de derecha (al menos en el caso de Garzón y Molano) y que a pesar de que buscan continuidad, han tomado distancia sobre algunas políticas del alcalde Enrique Peñalosa.

Diego Molano: el foco en la experiencia

Es el precandidato con más trayectoria ejecutiva de los tres y ese es el mensaje que quiere hacer calar. “Ángela y Samuel son excelentes, pero yo soy el mejor por mi experiencia de 23 años en cargos públicos y privados”, que incluyen la Dirección de Acción Social en el gobierno de Álvaro Uribe y del ICBF en el primer gobierno de Juan Manuel Santos.

Por eso ha salido a la calle mostrando un dummy suyo con su hoja de vida.

Tiene un equipo de voluntarios que lo acompaña en los recorridos y al tiempo es el que más cuenta con ediles que lo respaldan: 12 de los 30 que tiene el partido. “La campaña es más de opinión y ellos sirven como multiplicadores de nuestro mensaje”, dice.

Sus congresistas aliados son la senadora María Fernanda Cabal

y el representante a la Cámara José Jaime Uscátegui, que le hace puente con un electorado cercano a las Fuerzas Armadas y ya le ha organizado algunas reuniones:

Esos respaldos son naturales en tanto Molano hizo equipo con ellos en las elecciones legislativas del año pasado.

Sobre Peñalosa, en sus primeras apariciones en debates Molano ha manifestado su intención de mantener una agenda de continuidad, aunque sigue cuestionando la valorización que le aprobó el Concejo al Alcalde, y que el Centro Democrático votó negativo.

Y resalta, como lo hizo también esa bancada en su momento, que el Transmilenio por la Séptima no es una prioridad y que hubiera preferido el de la Boyacá, pero piensa construirlo porque quedará contratado.

Ángela Garzón: en búsqueda del centro

La única mujer en competencia comenzó a moverse en octubre con talleres para construir propuestas, una estrategia que ya es usual entre los candidatos uribistas para tantear lo que buscan sus electores.

De los tres, es la que más hace énfasis en una agenda centrada en la política social (educación, primera infancia, atención a ancianos) e incluso le dijo a La Silla Cachaca que pretende implementar presupuestos participativos.

Eso es relevante porque el énfasis en las políticas sociales ha sido un discurso del que tradicionalmente se ha apropiado la izquierda. Y, por ejemplo, de presupuestos participativos el otro precandidato que está hablando es el exsenador verde Antonio Navarro, potencial competidor de Garzón en la campaña.

Todo eso lo resume ella en que se considera “de centro social”:

Eso lo explica en buena medida su trayectoria con origen político en el Partido Liberal (fue Secretaria social y de participación ciudadana de ese partido en 2013 y Gerente de la campaña al Congreso en 2014), además de que es hija del ex vicepresidente Angelino Garzón, que a pesar de ser haber trabajado con Juan Manuel Santos tiene origen en la izquierda.

“Desde que ingresé al Centro Democrático quedó claro que tengo una historia muy diferente a la de muchos militantes del partido. Yo me reúno con animalistas, ambientalistas, víctimas de abuso sexual, indígenas y grupos que no se sienten acompañados por gente del partido, pero sí conmigo. Trato de hacer alianzas con ellos, como lo hacía mi padre”.

A eso se suma que de los tres es la que más duro le tira a Peñalosa, a pesar de que el Centro Democrático hace parte de la coalición de gobierno. No sólo no está de acuerdo con la valorización (que todo el partido votó negativo) ni con el Transmilenio por la Séptima (cuyos recursos aprobó el Centro Democrático con la salvedad de que consideraba más importante la troncal de la Boyacá).

También se opone al proyecto de Peñalosa en la Reserva Van der Hammen, y dice que su percepción sobre esta Alcaldía ha cambiado desde 2016, cuando “creía que iba a ser un gobierno diferente”, hasta ahora, cuando ve que “pasa por encima de la gente”.

Empezando su campaña a finales del año pasado, de hecho, cogió como bandera la demanda que interpuso contra el proyecto de valorización aprobado en el Concejo, y distribuye un periódico explicando sus razones para querer tumbarlo.

Sin embargo, dice, “lo que Peñalosa deje licitado se hace”.

En esa empresa la acompaña el representante Edward Rodríguez, el más votado de todo Bogotá, que nos dijo que la acompaña en la estructuración de su programa:

Samuel Hoyos: la economía como eje

Con 34 años, es el menor de los tres, fue el que arrancó su campaña más tarde y no tiene experiencia ejecutiva.

Sin embargo, tiene a su favor que mientras fue representante a la Cámara se hizo una figura reconocida primero como opositor del gobierno Santos y luego defendiendo al de Duque pero manteniendo sus críticas al Acuerdo de Paz con la Farc.

Y que el año pasado, la primera vez que Álvaro Uribe se refirió a los precandidatos a la Alcaldía de su partido, lo hizo para lanzar al agua a Hoyos y a Paloma Valencia, lo que lo puso en el centro de los medios, sobre todo cuando Valencia declinó esa invitación.

Él arrancó su campaña explotando eso:

También se ha acercado a los ediles del partido

Pero está soportando su campaña en voluntarios y en recorridos por la calle.

Hoyos considera que tiene una ventaja frente a Garzón y Molano, y es que ya se hizo contar. Mientras ellos dos llegaron al Concejo como parte de una lista cerrada en la que no es claro cuántos votos aportó cada uno, para su reelección en la Cámara el año pasado Hoyos hizo parte de una lista abierta en la que sacó 40 mil votos sin apegarse a la figura de Uribe y sin tener concejales que lo respaldaran, como contamos en La Silla Cachaca.

Hoyos tiene una base conservadora que lo respalda porque políticamente proviene de la casa Gómez. Fue gerente de la campaña para revocar a Petro que lideró el entonces representante de La U Miguel Gómez Martínez (sobrino de Álvaro Gómez Hurtado), con quien trabajó en el Congreso.

Incluso, los conservadores ya lo buscaron para hacer una alianza https://www.lafm.com.co/bogota/samuel-hoyos-cerca-de-una-alianza-con-con....

Por otro lado, y como también lo hizo en su campaña a la Cámara hace un año, tiene entre sus principales focos a los comerciantes y la economía como buena parte del eje de su discurso.

De hecho, aunque coincide con Molano en dos pilares discursivos, la seguridad y la movilidad, se diferencia en el tercero: la competitividad (el de Molano es la sostenibilidad).

Y plantea el impulso a la economía como tema central:

El viernes que lo llamamos para esta historia, de hecho, estaba reunido con directivos de Fenalco en la ciudad. “Les dije que hagan la propuesta económica para Bogotá y así voy a hacer con todos los sectores”, agregó.

Y en búsqueda de generar opinión cuenta con el respaldo de Paloma Valencia, con quien hizo llave en las elecciones legislativas

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Mi #TBT fue y sigue siendo por un futuro de TODOS, con mi gran amiga @palomasenadora recorriendo y trabajando #PorBogotá

Una publicación compartida de Samuel Hoyos (@samuelhoyosmejia) el

Y la semana pasada publicó un video al lado de Luis Alfredo Ramos

Ninguno es fuerte en Bogotá pero su respaldo lo puede legitimar entre los sectores que ellos representan dentro del uribismo.

Y sobre Peñalosa también ha marcado distancia en cuanto al estilo de gobierno, que considera impositivo, pero se mantiene alineado con la propuesta de obras que adelanta el Alcalde.

Comentarios (3)

José Saramago ..

28 de Enero

3 Seguidores

Samuel Alejandro Hoyos Mejía del Partido Centro Democrático es la mejor opci...+ ver más

Samuel Alejandro Hoyos Mejía del Partido Centro Democrático es la mejor opcion de los tres candidatos de la foto, y es el que probablemente sea elegido por el mecanismo de encuesta.
Y me parece bien que luego se mida con otros candidatos de centro-derecha y derecha.
Y el que salga elegido que sea el que enfrente a la candidata única, de la izquierda y de la extrema izquierda, Claudia López.

José Armando

28 de Enero

0 Seguidores

Jajajajaja, dizque Claudia López, representa a la extrema izquierda. Materia ...+ ver más

Jajajajaja, dizque Claudia López, representa a la extrema izquierda. Materia gris, convertida en estiércol.

José Saramago ..

28 de Enero

3 Seguidores

¿acaso la “Colombia Humana (Socialismo del siglo XXI)” de Petro-billete n...+ ver más

¿acaso la “Colombia Humana (Socialismo del siglo XXI)” de Petro-billete no va a votar por ella?, ellos son el sector de la extrema izquierda que apoyan y votaran por Claudia López ¿o acaso cual es el candidato de los “Progres”?, la unica candidata de todo el espectro de izquierda es Claudia López, incluyendo ls extrema izquierda del petro-castro-chavismo, los demás candidatos d izq. son de adorno.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia