Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Carlos Hernández Osorio · 09 de Septiembre de 2019

3991

0

En los últimos cuatro años el volteo de tierras en la Sabana de Bogotá se volvió un tema no sólo de denuncias judiciales, sino que comenzó a darles visibilidad a quienes las hicieron al punto que algunos están montados en esa causa para llegar a alcaldías, concejos y a la Asamblea.

El volteo es la práctica de cambiar suelo rural a urbano para permitir urbanizaciones y así la expansión de los municipios, con el ingrediente de que las principales denuncias son porque favorecen a particulares con coimas de por medio.

La Silla Cachaca presenta seis candidatos que tienen esa bandera y que en sus municipios están poniendo el tema en la agenda:

José Antonio Parrado, candidato a la Alcaldía de Chía

Es candidato a la Alcaldía de Chía por el recién creado Partido de Reivindicación Étnica (PRE).

Parrado es reconocido porque interpuso la demanda a partir de la cual un juez suspendió el POT que había firmado el actual alcalde Leonardo Donoso (Alianza Verde, La U y Cambio Radical), que es su enemigo político.

Ese proceso lo comenzó como integrante del colectivo Planeando Chía, que nació a raíz de la aprobación del POT en julio de 2016. El Plan estableció que el municipio tendrá una vocación residencial y para eso propuso construir 30 mil viviendas, lo que, junto con el crecimiento que trae ahora el municipio, haría que la población que llegue a vivir allí en los próximos 12 años supere los 400 mil habitantes, casi el triple de los que hay.

Parrado y el Colectivo ven eso como una oportunidad para los constructores de la que desconfían porque temen que los servicios públicos no den abasto y aumente el déficit de espacio público, a pesar de que el alcalde Donoso ha dicho que esas empresas no pondrán un ladrillo sin antes haber garantizado que instalarán redes de servicios.

Parrado es abogado de la Universidad Nacional y tiene posgrados en derecho público. Hace 18 años fue concejal de Chía por el Partido Liberal. Fue secretario de gobierno en 2004, cuando el alcalde era Fernando Sánchez.

Ha sido profesor universitario y consultor en entidades como las Naciones Unidas, el Congreso, la Alcaldía de Bogotá, alcaldías municipales, entre otras.

A comienzos de este año comenzó a recoger firmas, pero finalmente buscó el aval de un partido y dio con el PRE, que tiene una lista de 14 candidatos al Concejo.

Carlos Sabogal, candidato a la Alcaldía de Mosquera

Es candidato a la Alcaldía de Mosquera por Colombia Renaciente, aunque viene del liberalismo, por el que aspiró a la Alcaldía en 2015 y se quemó con 1.278 votos.

Sabogal viene de ser uno de los líderes de “Mosquera Territorio Sostenible”, colectivo que crearon en octubre de 2017 abogados y ambientalistas debido a la “expansión excesiva de terrenos de construcción, cambios abruptos de uso del suelo y conocidos problemas de corrupción”, le dijo Sabogal a La Silla Cachaca.

Que haya un candidato con esta bandera en Mosquera es muy elocuente porque el exalcalde Álvaro Rincón ya fue vinculado a una investigación penal por volteo de tierras en un caso en el que investigaciones periodísticas también han mencionado a Nicolás García, que fue Secretario de Gobierno de Rincón, luego Alcalde y hoy es el candidato a la Gobernación de Jorge Rey y el más firme para ganar las elecciones.

El caso tiene que ver conque la esposa de Rincón, según la Fiscalía, compró un lote rural que multiplicó su valor por cuatro después de que cambió el uso de suelo a urbano en un ajuste del POT. El día en que la Alcaldía autorizó ese cambio, Rincón estaba fuera del cargo y el alcalde encargado era García, que fue el que firmó. Sin embargo, no tiene investigaciones en contra.

El candidato Carlos Sabogal, por su parte, impulsó en 2018 la recolección de firmas para impulsar un referendo que le preguntara a la gente si quería mantener o tumbar el POT que el Concejo le aprobó a García cuando era alcalde (2012-2015).

Para él, ese POT sólo favorece a las constructoras porque promueve una expansión exagerada del municipio.

Aunque el referendo ni siquiera se llevó a cabo porque sólo le validaron 2.400 firmas de las 10 mil que entregó, ese proceso le sirvió a Sabogal como plataforma para lanzarse a la Alcaldía.

Sabogal es un abogado litigante que se ha desempeñado como personero encargado de Bojacá y asesor jurídico en la Alcaldía de Facatativá en 2016.

Su principal contendor será el diputado de La U Gian Carlo Gerometta, que es el candidato a la Alcaldía de Nicolás García y tiene el respaldo de nueve partidos.

Josué Frías, candidato a la Asamblea

Es un abanderado en Cajicá de las denuncias contra la revisión del Plan Básico de Ordenamiento Territorial que hizo el anterior alcalde, Mauricio Bejarano (2012-2015), que hoy enfrenta un juicio disciplinario en la Procuraduría por presuntas irregularidades en los cambios de uso del suelo que promovió ese Plan.

Frías busca que ese PBOT se caiga y por eso ha puestos denuncias ante la Procuraduría.

Ya fue concejal de Cajicá en dos ocasiones. Fue revisor fiscal de Aguas de Cajicá en el 2002, y desempeñó esa labor en empresas privadas. Fue Gerente de la Empresa de Servicios Públicos de Cajicá (2008-2011), y ha sido consultor.

En estas elecciones buscaba primero el aval a la Alcaldía de Cajicá, pero no lo obtuvo, así que se lanzó a la Asamblea.

Carlos Mario López, candidato al Concejo de Chía

Este licenciado en ciencias sociales de la Universidad Distrital se lanza por segunda vez al Concejo de Chía por la Alianza Verde, después de que en 2015 se quemó con 239 votos.

Es el Director del movimiento Alianza por el agua, que litiga a nivel nacional en contra de proyectos que consideran que afectan el medio ambiente.

En Chía tienen como bandera la defensa de la Chucua de Fagua, un humedal que rellenó la Constructora Capital para construir edificios de apartamentos en un proceso que la CAR declaró ilegal. En todo caso, López dice que presentarán una acción popular porque considera que hubo omisión de la Alcaldía.

También se opusieron en la anterior alcaldía a la Troncal del Cerro, una vía 4G que pasaba por Chía y que para López y su organización serviría para hacer un volteo de tierras en tanto implicaba cambiar el suelo rural a industrial de las veredas por las que pasaba. Al final, el promotor de esa carretera desistió de hacerla.

Eduard Sarmiento, candidato al Concejo de Zipaquirá

Es concejal del Polo en Zipaquirá y aspira a la reelección.

Tiene como bandera la oposición a la modificación del POT que pretende hacer el alcalde Luis Alfonso Rodríguez (Liberal y Centro Democrático), propuesta que está en manos de la CAR (un trámite previo a que llegue al Concejo).

“En Zipaquirá ya hubo una gran expansión urbana gracias a una modificación del POT de 2013, que permitió más construcción en altura. La modificación que radicó el actual alcalde duplica el área de expansión urbana y mete una nueva zona de industria dura”, le dijo Sarmiento a La Silla Cachaca. “La tierra que pasará de rural a urbana aumentará su valor y hay familias de altos recursos que se van a beneficiar de eso”.

Sarmiento tiene estudios en medicina, es el presidente del Polo en Cundinamarca, pertenece al Congreso de los pueblos y hace parte del movimiento Junto al Pueblo Zipaquirá (JPZ), que tiene una agenda de defensa de derechos.

Diana Leny González, candidata al Concejo de Cota

Esta candidata al Concejo de Cota por la Alianza Verde se opone a propuesta del alcalde Carlos Julio Moreno de modificar el Plan Básico de Ordenamiento Territorial de ese municipio porque considera que áreas actualmente protegidas pueden ser objeto urbanizaciones.

Habla particularmente de la hacienda El noviciado: “La hacienda tiene una quebrada que no aparece demarcada en el documento. Va por debajo de la tierra y sale en la mitad de la hacienda; allá hay un corredor ecológico, pero a pesar de eso esos terrenos no aparecen en el POT como suelo de protección. Hoy la hacienda la usa la Universidad de los Andes. La Alcaldía dice que no puede negar una licencia de construcción allá en caso de que sea solicitada”.

En el pasado, González ya ha puesto acciones judiciales para proteger esos terrenos, sobre los que logró medidas cautelares.

Ella estudia psicología y se ha dedicado a trabajar con comunidades indígenas, particularmente con los resguardos de Chía y Cota.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia