Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Natalia Arbeláez Jaramillo · 13 de Diciembre de 2019

2691

9

 

Esta semana el Pnud presentó en Bogotá el Informe de Desarrollo Humano que se enfoca en el tema de la desigualdad en el mundo y explica que hay unas nuevas desigualdades que podrían estar motivando las protestas que se están dando en muchos lugares, incluido Colombia.

La Silla Académica entrevistó a Johnny Dávila, profesor de la Escuela de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad Pontificia Bolivariana, quien analiza los problemas de pobreza, desigualdad y cambio climático desde la perspectiva de la “justicia global” para mostrar que no son un asunto exclusivo de los Estados individualmente considerados y que se requiere reorganizar el orden institucional mundial e innovar en soluciones de carácter global.

Dávila es autor de “Institucionalismo moral cosmopolita” y está próximo a publicar el libro “Cuestiones de justicia global” del que es coordinador y coautor.

La Silla Académica: Una de las demandas de las recientes movilizaciones es que haya mayor igualdad, un tema que usted analiza desde la perspectiva de la justicia global ¿Por qué lo ve así?

Johnny Dávila:

Comienza a hablarse de justicia global a finales de los 70, principios de los 80, para reflexionar sobre los problemas que como la pobreza o la desigualdad afectan a toda la humanidad o a grandes regiones, para identificar sus responsables y proponer soluciones.

La globalización diluyó la separación estricta entre lo nacional y lo internacional. Las políticas que diseña el Banco Mundial -BM- o el Fondo Monetario Internacional -FMI- tienen efectos globales, por ejemplo. Las políticas aún nacionales de Estados Unidos -EE.UU.- también afectan a otros países.

Debe haber una mejor coordinación entre lo que sucede a nivel nacional y lo que sucede por fuera de las fronteras de los Estados y para ello, según, Thomas Pogge, un reconocido filósofo alemán que ha estudiado el tema, hay que reorganizar el sistema de instituciones globales. Como muchos saben, el problema de narcotráfico que tiene Colombia y México, por ejemplo, no lo pueden resolver ninguno de los dos Estados de forma individual. Las demandas de la movilizaciones regionales están conectadas con asuntos y temas globales.

LSA: Esta semana, el Pnud presentó en Bogotá el Informe de Desarrollo Humano que está relacionado con el Objetivo de Desarrollo Sostenible -ODS- 17, que busca que haya una “Alianza Mundial” para alcanzar el desarrollo. Usted dice que en los construcción de los ODS, la justicia global jugó un papel importante. ¿En qué sentido?

J.D.: Los ODS fueron aprobados en 2015 por los 173 países miembros de la ONU y, en parte, buscaron corregir las limitaciones que tuvieron los Objetivos de Desarrollo del Milenio -ODM- formulados en 2000.

Hubo por lo menos dos ajustes importantes. Se reconoció que se debe modificar el orden institucional global y que las acciones no se pueden restringir a cada Estado. El otro ajuste tiene que ver con una mirada más comprensiva del cambio climático como generador de desigualdades.

LSA: Puede desarrollar estos cambios...

J.D.: Un ejemplo lo ilustra bien. Algunos países como Estados Unidos, Francia y Alemania que ofrecen ayudas para el desarrollo de países africanos, los obligan a invertir el dinero, a comprar bienes y servicios, a empresas nacionales y transnacionales con capital de los países prestamistas, y que algunas veces también están ubicadas en esos países.

Ese dinero sale de los ciudadanos ricos y pobres de esos países prestamistas, por un lado, y los africanos no lo invierten en su propio desarrollo, por el otro. En otras palabras, se le saca el dinero a las personas que pagan los impuestos, pero cuando entra a las empresas que prestan los bienes y servicios va a dar a las cuentas de las personas más ricas. Un asunto como ese no depende de la política de los Estados receptores, porque no pueden hacer reformulaciones del orden mundial.

Los ODM tampoco habían tenido suficientemente en cuenta el cambio climático como generador de nuevas desigualdades. Desde la perspectiva de la justicia global, hay una gran injusticia si los países más industrializados son los que más producen C02 y a la vez los que tienen más medios para contrarrestar los efectos.

New York o los Países Bajos, por ejemplo, se ven amenazados con el aumento del nivel del mar, pero tienen la riqueza y tecnología suficientes para mitigar el riesgo. Eso no sucede en el caso de Yakarta, Indonesia, que tarde o temprano se va a inundar.

Cuatro países producen el 57 por ciento del C02 del mundo: China 30 por ciento, EE.UU 15 por ciento, India 7 por ciento y Rusia 5 por ciento. Y la tendencia va en aumento.

LSA: Según el Informe de Desarrollo Humano, Colombia es una historia sobresaliente de progreso humano. ¿Por qué las cifras parecieran diferir de la percepción de la gente?

J.D.: Hay que hacer una doble lectura del informe. En términos generales, en Colombia hay avances, sobre todo, en capacidades básicas. El problema, como lo señalaron en la presentación, es que están apareciendo nuevas desigualdades con base en lo que se conocen como capacidades mejoradas.

Hay que hacer una doble lectura del informe de Desarrollo Humano en Colombia

Johnny Dávila

En Colombia hay más gente matriculada en el sistema educativo, pero la educación no es de buena calidad, algo similar pasa con el sistema de salud. La disminución de la desigualdad en cuanto a las capacidades mejoradas corre a un ritmo muy lento. Y sigue habiendo una alta concentración de la riqueza.

LSA: Pero el coeficiente Gini del país ha ido mejorando ...

J.D.: Las cifras siempre son discutibles y se prestan para todo, pero según un estudio que publicó el BM en 2019, Colombia sigue teniendo la misma cifra de desigualdad que en 1992: la quinta parte más rica de Colombia tenía el 56,7 por ciento del ingreso nacional mientras que la quinta parte más pobre apenas el 4 por ciento del ingreso nacional. En 2018 la quinta parte tenía el 55,7 por ciento del ingreso nacional mientras la quinta parte más pobre el 3.9 por ciento.

Eso quiere decir que han transcurrido 26 años y la situación sigue siendo exactamente la misma. Y el BM tiene cifras conservadoras. La desigualdad en Colombia va a empeorar teniendo en cuenta las nuevas desigualdades.

La desigualdad en Colombia va a empeorar teniendo en cuenta las nuevas desigualdades

Johnny Dávila

En todo caso, es una cuestión global. En 2018, el uno por ciento más rico de la población tenía el 26 por ciento del ingreso global, mientras el 50 por ciento más pobre tenía el 9 por ciento del ingreso global. El tema de la desigualdad es el gran problema actual de la justicia global.

El tema de la desigualdad es el gran problema actual de la justicia global

Johnny Dávila

LSA: ¿Qué opina de entender la desigualdad más allá de los ingresos que es la apuesta de este informe?

J.D.: Es el aporte que personas como Amartya Sen, economista y filósofo indio, o Martha Nussbaum, filósofa estadounidense, llevan haciendo a la discusión sobre desarrollo humano desde los 70, en el sentido que no debemos centrarnos en el dinero como un fin en sí mismo, sino como un instrumento para crear capacidades, para alcanzar una vida digna: acceder a educación de calidad, aumentar la expectativa de vida.

LSA: ¿Cómo sirve el concepto de justicia global para abordar las manifestaciones sociales que estamos viviendo en Colombia?

J.D.: En el trasfondo de las protestas que se están dando en países como Chile o Colombia está la idea de que hay unos perjuicios sociales que se están causando de manera generalizada y global. La justicia global invita justamente a las personas a organizarse y reclamar para que se resuelvan esas injusticias.

En el caso de Colombia, muchas de las peticiones tienen que ver con grandes temas de justicia global actual: una política clara de medio ambiente; la concentración de riqueza en manos de ciertos grupos que se teme con el holding financiero “Nuevo Bicentenario” y con la reforma tributaria: a nivel mundial se está desplazando la carga tributaria hacia los que menos tienen, quienes están pagando cada vez más y por eso el Informe de Desarrollo Humano habla de la creación de impuestos progresivos.

La flexibilización laboral, que a veces es una fachada para la precariedad laboral, es otro de los puntos que hace un llamado a las organizaciones internacionales y al Estado para que no sigan disminuyendo la protección de los trabajadores.

LSA: Usted dice que los ODS se ajustaron para generar mejores resultados, ¿por qué las cifras que usted cita sobre concentración de la riqueza muestran lo contrario?

J.D.: Una de las principales causas es que no tenemos un sistema institucional global orientado hacia la consecución de los ODS; no hay instituciones globales sólidas que puedan obligar a los Estados a modificar sus políticas para conseguir los objetivos, y queda a su libre arbitrio en qué medida lo hacen.

Otra explicación tiene que ver con que organismos internacionales como el FMI, el BM o la Organización Mundial del Comercio siguen diseñando políticas tendientes a favorecer a ciertos grupos: constantemente están recomendando flexibilizar toda la legislación laboral para que las empresas puedan contratar a las personas más fácilmente, pero también despedirlas más fácilmente, reducir el pago de horas extras, aumentar la edad de jubilación (más allá del problema de la financiación del sistema).

Alan Greenspan, presidente de la Reserva Federal de EE.UU. hasta 2006, explicó que los buenos resultados de su gestión económica, del auge de las empresas, se debieron a lo que llamó “una mayor inseguridad del trabajador”; explicó que ponerlos en una situación difícil hace que tengan miedo y no quieran pedir mejores condiciones ni sindicalizarse. Esta cita aparece en “Réquiem por el sueño americano” de Noam Chomsky. No me estoy refiriendo a teorías conspirativas.

Foto escritorio Johnny Dávila. Jauder Cardona

LSA: Usted dice que no hay instituciones globales sólidas ¿Está de acuerdo entonces con la propuesta que lanzaron esta semana de crear una Corte Internacional de Medio Ambiente?

J.D.: Los problemas que tenemos respecto al cambio climático tienen que ver sobre todo con las empresas y con los Estados que permiten la actuación perjudicial de esas empresas.

La eficacia de la Corte depende de qué tanto consenso haya en crearla, del tipo de problemas de los que se vaya a encargar y de cómo sea su funcionamiento técnico.

El primer impulso es decir que suena lógico que los principales causantes respondan y que no que se traslade la responsabilidad a los ciudadanos.

Es importante señalar que algunas corporaciones cada vez tienen mayor poder económico que se traduce en poder político: en 2017, Walmart ganó 486 mil millones de dólares y el PIB de Bélgica fue de 468 mil millones de dólares; Volkswagen ganó 276 mil millones de dólares y el PIB de Chile fue de 250 mil millones de dólares y Apple ganó 229 mil millones de dólares y el PIB de Portugal fue de 205 mil millones de dólares. Solo unos ejemplos de empresas más ricas que países, y no hablamos de cualquier país.

Esto muestra que es inmensa la influencia que las empresas pueden tener sobre muchos Estados para que se apruebe o no una Corte Internacional de Medio Ambiente.

LSA: En su artículo distingue entre un enfoque interactivista, que pone el foco en las personas, y uno institucionalista. Greta Thunberg, la activista ambiental de 16 años, dice que la posibilidad de contrarrestar el cambio climático está en cada persona porque desconfía de los Estados, ¿está de acuerdo?

J.D.: Los ciudadanos debemos actuar, protestar, hacernos sentir sin pretender prescindir de las instituciones que son marcos de organización. De lo contrario, ¿cómo garantizas que cada persona cumpla con aquello que debe cumplir?

LSA: ¿No cree que confiar tanto en un orden institucional global que haga cambios va en contravía de un momento en que los movimientos sociales están cobrando tanta importancia y generando ajustes?

J.D.: No creo que el hecho de que las personas estén protestando signifique que están en contra de las instituciones. El llamado de las personas es a que se reformen, a que sean más justas y cumplan con su misión. Su pretensión no es establecer una especie de anarquía.

En todo caso, frente al hecho que el orden institucional global no está funcionando hay propuestas variadas para sustituirlo, que habría que ver cómo funcionan en la práctica. Una tiene que ver con una especie de gobierno global de la sociedad civil propuesta por Otfried Höffe, un profesor alemán. Él propone que los Estados nacionales se encarguen de los problemas que son de su competencia exclusiva y que ellos, en principio, pueden resolver sin cooperación, como sería el caso de la educación.

Pero de otros problemas como el narcotráfico, las grandes concentraciones de riqueza, la evasión de impuestos, el cambio climático debería encargarse un Estado mundial, que tendría una estructura parecida a la de los Estados nacionales y con poder para hacer cumplir las normas, conformado por representantes de los ciudadanos de cada país y elegidos por éstos directamente.

Foto Johnny Dávila. Jauder Cardona

LSA: En el libro que está próximo a publicarse “Cuestiones de justicia global”, del que usted es coordinador y coautor, Thomas Pogge y otros plantean soluciones globales en materia migratoria y de medio ambiente...

J.D.: Pogge plantea que la solución del problema de las migraciones generadas por la desigualdad y la pobreza no es recibir los inmigrantes pobres en los países desarrollados -esos son pañitos de agua caliente-, sino mejorar la situación de los países de origen. Para ello, habla de transferencias de ingresos por impuestos de los países ricos a los pobres, de una renta equitativa por la explotación de los recursos naturales de los fondos de las aguas internacionales, que son patrimonio de toda la humanidad, y de un dividendo global de materias primas.

En diciembre de 2018, el Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular acogió en parte este enfoque que Pogge está proponiendo desde hace 15 años.

Laura García-Juan dice que una vez los inmigrantes llegan, el “arraigo social” es un buen criterio para reconocerles derechos, algo que España ha aplicado y ahora busca que lo haga la Unión Europea. Consiste en que a determinados grupos se les concede la nacionalidad más fácilmente, según si son originarios de América Latina, por ejemplo, o según las condiciones en que llegaron a España.

Que las personas que llegan a otros países puedan participar en las decisiones de los nuevos Estados, con el compromiso de acatar sus normas, la autoridad, es otro aspecto fundamental que señala Jean-Christophe Merle.

LSA: Y ¿en medio ambiente qué proponen?

J.D.: Paula Casal propone impuestos verdes para proteger el medio ambiente, teniendo cuidado de no grabar de manera desproporcionada a quienes contaminan menos.

LSA: Los bonos de carbono al parecer no han sido una gran solución...

J.D.: Así es. Cada Estado tiene un límite máximo de emisiones de C02, pero los Estados pequeños, que casi no producen, pueden vender sus cuotas. Las industrias, por medio de los Estados, se las compran y terminan produciendo más C02.

Otro grave problema es la corrupción. Hay especialistas en encontrar mejores precios de las cuotas de C02, negociaciones por debajo de la mesa y costos de intermediación que no se conocen.

LSA: También ha surgido la propuesta de que haya una especie de renta básica universal ante la eventual incapacidad del mercado de absorber toda la fuerza laboral, ¿puede funcionar?

J.D.: No soy economista, pero la experiencia de países desarrollados como Finlandia donde se ha ensayado es que no genera los beneficios que se cree.

Hay un factor psicológico: la gente de los países desarrollados no quiere que le regalen las cosas porque ser capaz de generar recursos le da sentido y valor a su vida. Hay que decir que también otros se sintieron bien, pues disminuyó su estrés.

Además, la gente no tiene la capacidad de producir nuevos recursos a partir de lo que reciben -para eso requieren una capacitación especial- y eso hace que pierdan capacidad adquisitiva frente a la inflación.

LSA: Los problemas de justicia global no parecen tener soluciones definitivas a la vista ¿cómo afectan la condición humana más allá de lo material?

J.D.: La pobreza y la desigualdad social profunda limitan la libertad de los individuos, su autonomía. Yo tengo mucha más libertad que otras personas. Si me enfermo, puedo decidir a qué médico ir. Los recicladores no pueden hacer esto, por ejemplo.

Desde la perspectiva de la filosofía política, entre más pobreza y desigualdad haya, menos libertad política y, en últimas, menos democracia. La gente participa cada vez menos en la toma de decisiones políticas o lo hace sin tener las herramientas y los elementos necesarios para elegir mejor.

Para citar:

Dávila, J.(2017). Institucionalismo moral cosmopolita. En Moral, justicia y derechos humanos. Editorial UPB.

Comentarios (9)

Elgatodeschrodinger

13 de Diciembre

1 Seguidores

Una de las criticas que se deberia hacer a estos articulos es la indefinición...+ ver más

Una de las criticas que se deberia hacer a estos articulos es la indefinición de quienes son los menos favorecidos, el 78% de los trabajadores gana menos de 2 SMLV y mas de la mitad de esos trabajadores ganan menos de 1 salario minimo porque son informales asi que cuando discuten la desigualdad la mayoria de los que debaten son parte del problema y se acusa a los ricos cuando en el fondo lo son.

Angel Triste

14 de Diciembre

0 Seguidores

Entonces, Profe, como yo me gano 3 o 4 mínimos, según lo que salga:
- ...+ ver más

Entonces, Profe, como yo me gano 3 o 4 mínimos, según lo que salga:
- ¿Estoy moralmente impedido en este debate?
- ¿Soy "parte del problema"?
- ¿Soy rico? (Carrasquilla piensa que sí)
No hay límites claros ni precisos y no puede decirse nada como: "Desfavorecido" es quien gana menos de $627.518 al mes, pero hay mucho trecho entre mis 3 o 4 mínimos y los 100.000 mínimos que se gana el banquero.

Elgatodeschrodinger

14 de Diciembre

1 Seguidores

Angel claramente estas impedido por ser clase media,(son solo 40 SMLV), No con...+ ver más

Angel claramente estas impedido por ser clase media,(son solo 40 SMLV), No conoce un pobre en 4 SMLV eres parte del 8% de la poblacion cuando eres 3 SMLV eres del 13% superior, la mayoria de los subsidios se los come gente como tu(no hablamos de la extraccion de rentas de los congresistas y magistrados) que si bien por monto parece mayor, es equivalente a la desigualdad que generan gente como tu.

Angel Triste

14 de Diciembre

0 Seguidores

Las desigualdades tienen magnitudes que no se pueden trivializar: Unas son DES...+ ver más

Las desigualdades tienen magnitudes que no se pueden trivializar: Unas son DESCOMUNALES & EXPONENCIALES mientras otras son aritméticas. Si el profesor Dávila y un obrero se cotejan en una balanza, no es posible utilizar la misma para equiparar a Dávila contra Sarmiento Angulo, por ejemplo. Y el ratio resultaría astronómico después de impuestos+ arriendo+ servicios+ mercado+ ropa+ salud+ educación.

Juan David Gonzalez

15 de Diciembre

1 Seguidores

No tener consciencia es eso mismo, usted tiene mas en común con Sarmiento com...+ ver más

No tener consciencia es eso mismo, usted tiene mas en común con Sarmiento como parte del 10% que mas ingreso tiene que con un desplazado,indigente o informal,usted sabe que va a comer todos los días, tiene un techo y puede dejar un dia sin trabajar,las personas que sufren por sus ambiciones son los vulnerables, el dia que suban el salario minimo un 50% ese dia habrá mas desempleados que entenderan

Angel Triste

15 de Diciembre

0 Seguidores

Los uribistas están más locos que una cabra. Lo que uno, cuerdo, se pregunta...+ ver más

Los uribistas están más locos que una cabra. Lo que uno, cuerdo, se pregunta, es si se creen todas las babosadas que dicen y escriben o si lo hacen para autoprocurarse goce mental. Pero como se regodean tanto, no se les puede tomar en serio nunca.
Cada día se les corre más el quicio hasta desquiciarse y creerse la santísima trinidad, como el Gato Gonzalez García Rovira, tres alias distintos y ...

Juan David Gonzalez

15 de Diciembre

1 Seguidores

Un solo Dios verdadero?, las mentes pequeñas tienden a idealizar la verdad, p...+ ver más

Un solo Dios verdadero?, las mentes pequeñas tienden a idealizar la verdad, pero no tenia que decir algo tan lastimero y sumiso, dignidad por favor, ha tratado de leer para poder argumentar con datos? entiendo que sienta que entre 3 y 4 SMLV es un muestra de que es profesional y no técnico, pero hay quien diría que porque no tiene postgrado no puede pensar, yo creo que asi lo tuviera seria igual

Ctrl Alt Del

16 de Diciembre

0 Seguidores

Favor no alimentar al trol.

Favor no alimentar al trol.

Amatam

15 de Diciembre

0 Seguidores

Definitivamente la izquierda ganó la batalla cultural de hacernos creer que l...+ ver más

Definitivamente la izquierda ganó la batalla cultural de hacernos creer que la desigualdad es algo maligno per-se y que es función de un gobierno reducirlo basado en un indicador arbitrario como el Gini. Se dice aquí que la proporción de riqueza de los más pobres se ha mantenido igual en Colombia en los últimos 20 años. Yo más bien diría que las mayorías han sido partícipes del crecimiento.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia