Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Natalia Arbeláez Jaramillo · 29 de Noviembre de 2019

30002

1

El paro nacional que lleva nueve días y que promete extenderse por más tiempo con nuevas jornadas de manifestaciones también ha sido retratado en las redes sociales con una explosión de memes.

X. Andrade, profesor de Antropología Visual en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Los Andes, y Santiago Rueda, curador e investigador de arte contemporáneo, hicieron una colección de 48 memes humorísticos que ha dejado el paro y que siguen esta secuencia narrativa: cacerolazo, vandalismo, generación y marcha, Polombia y oportunismo. Acá la presentamos por primera vez en esta historia:

Haga clic en cada imagen para verla más grande.
 

A partir de la colección, La Silla Académica habló con X. Andrade sobre las ventajas y desafíos de esta forma de comunicación para la democracia colombiana. El ensayo sobre los memes escrito por Andrade y Rueda se puede descargar aquí y está al final de la entrevista.

X. Andrade es autor entre otros artículos de Pancho Jaime and the Political Uses of Masculinity in Ecuador y ¨Culture¨as Stereotype: Public Uses in Ecuador”. Y acaba de publicar el libro: “The Vulgarity of Democracy: Political Pornography, Masculinity, and Politics in Ecuador”.

La Silla Académica: Usted dice que esta colección de memes, muestra, sobre todo, nuestro sentido del humor aún frente a las peores circunstancias. ¿Qué comunican estos memes?

X. Andrade: Recopilamos 150 memes en tres días de investigación, pero privilegiamos aquellos que a través del sarcasmo, la parodia, la ironía y, en general, el humor, han respondido de forma rápida y concreta al paro nacional.

Hay muchos otros memes que son más serios, pedagógicos, activistas, partidistas, dentro de los que se encuentran los memes de solidaridad por la muerte de Dilan, por ejemplo.

Pero los memes humorísticos son los que mejor ilustran cómo esta protesta social es descentralizada, no resumible en un solo tipo de agenda, con un montón de participantes muy diversos. En esa línea, hay varios memes que criticaron, por ejemplo, el intento de Petro de apropiarse de las marchas. La respuesta más inmediata se dio en Twitter pero enseguida vinieron los memes.

Lo que comunican se puede agrupar a través de cuatro líneas de comentario político.

LSA: ¿Cuáles son?

X.A.: La primera es el cacerolazo como una respuesta difundida en la ciudadanía, con auto convocatorias, que reflejaban una postura pacífica frente a las marchas y una respuesta de la gente frente al Gobierno.

Una segunda línea son los memes que comentaron sarcásticamente el vandalismo como un aparente montaje del Estado para generar pánico social evidenciado en los supuestos atracos a conjuntos, en Cali primero y después en Bogotá.

Una tercera línea son los memes que comentan las marchas como enfrentamientos generacionales. Muestran a los jóvenes como una generación que no tiene miedo, que no espera mucho del Estado, pero quiere un cambio y que usa estrategias diferentes para manifestarse: como los memes que defienden el besatón, el sexatón. Del otro lado, está también el meme que muestra a la madre comentando irónicamente sobre las marchas de los hijos.

Y la cuarta línea que surgió al final es la de “Polombia”, a partir del error del presidente Duque en su discurso en Corferias, como una manera de ridiculizar el poder y mostrar la incapacidad del Presidente incluso para articular el nombre de su propio país.

LSA: ¿El humor en los memes es característico de los colombianos?

X.A.: Realmente no. Lo que es característico de Colombia es la abundancia y la alusión en los del paro a eventos puntuales del país: Aida Merlano, por ejemplo, aparece como una acróbata de las que ha habido en los puentes peatonales durante las marchas.

Los colombianos han acogido el formato de los memes porque hay una tendencia a responder a la coyuntura política de forma festiva; como también se ve en los cacerolazos y plantones en la calle con música, baile, trago.

Hay además un diálogo entre el meme, la caricatura, el grafiti y la pancarta. Se ve una continuidad inmediata en como “Matador” representa al presidente Duque como cerdo, por ejemplo, y las pancartas en la marcha.

LSA: ¿Cómo ha sido la evolución de la caricatura política a los memes?

X.A.: La caricatura política surgió en Europa entre los siglos XVI y XVII, con la aparición del grabado y tuvo su punto más alto en la Revolución Francesa donde se usó para desfigurar la imagen de la monarquía y la aristocracia con el fin de ridiculizar su poder y luchar por el establecimiento de la democracia.

Los memes son la continuidad. Hacen parte de lo que en la teoría se llaman “imágenes pobres” porque son de baja resolución, en su mayoría anónimas, y consisten básicamente en el ensamblaje de imágenes y textos. Son democráticos en la medida que todo el mundo puede producirlos y circularlos.

Muchas imágenes son recicladas: la gente se las apropia de la prensa o de fotografías que circulan (como la del carnicero cargando un marrano); otras veces las crean: hacen un dibujo o una caricatura. Los tuits o simples textos que comentan el vandalismo, por ejemplo, también se convierten en memes muchas veces.

Los memes en el paro muestran el poder libertario aunque perverso de internet dada la concentración de medios que todavía hay en Colombia.

Uno de los memes de la colección más amplia que armamos muestra el gran escepticismo de la gente frente a los medios masivos. Al mismo tiempo, las redes sociales son en buena medida responsables de que las noticias falsas proliferen y de exacerbar el odio y la polarización.

No podemos afirmar con certeza la agenda política de estas imágenes, pero sí es claro que muchas de ellas se dieron en respuesta inmediata a la estrategia del Gobierno de aplacar la protesta social.

LSA: Usted dice que no todas las imágenes reflejan resistencia ¿Qué rasgos negativos de la sociedad colombiana se mantienen a juzgar por los memes?

X.A.: Uno tiende a romantizar lo popular, la resistencia y la lucha de los sectores políticos subordinados, pero los temas de género y clase suelen ser complicados en los memes. Una muestra del machismo, por ejemplo, es la feminización del cuerpo del Presidente Duque para mostrar que está subordinado al expresidente Uribe.

La tendencia también a mostrarlo como un cerdo habla de la estigmatización de personas por su aspecto físico, por los rasgos de la cara, por el peso.

Esas imágenes, al mismo tiempo, han concentrado un comentario político disperso sobre el Gobierno actual y de ahí su valor. La protesta se nutre de aquellos elementos que movilizan de manera más inmediata y efectiva a la gente.

El mundo de los memes es complejo y contradictorio porque su producción no está centralizada. Su agenda política no se puede poner en blanco y negro, como la realidad.

LSA: ¿Puede un gobernante intentar adueñarse del lenguaje de los memes?

X.A.: No tengo evidencia de cómo el Gobierno y sus partidarios están utilizando el género meme en esta coyuntura, sería interesante analizarlo. Lo que he visto es que los uribistas usan el meme para ridiculizar a Petro, por ejemplo.

Los memes se insertan en nichos y por eso puede haber un cierto sesgo en los que llegan a cada persona. En la colección, al final, incluimos uno relativo a la artista colombiana Doris Salcedo que refleja el comentario que hacen algunos artistas de que ha basado su carrera en explotar a las víctimas del conflicto armado. El público de estos memes es más reducido.

En todo caso, cuando un meme es súper exitoso circula a través de todos los círculos sociales.

LSA: Usted dice, citando a McLuhan, que el humor como forma de comunicación es la mejor guía de “las experiencias cambiantes” ¿qué cambios en la sociedad colombiana están mostrando los memes?

X.A.: Hay un gran poder en el humor y los memes humorísticos están contribuyendo sin duda a la movilización social.

El cambio que más claramente se ve en los memes es la auto identificación de unos nuevos actores políticos, gente muy jóven, que no se siente representada en el poder, que trata de adquirir una voz a través de los memes y las protestas y de representarse como una generación diferente.

LSA: Usted dice que las imágenes median las relaciones sociales ¿Cómo se aplicaría esto a los memes del paro?

X.A.: Las imágenes son seres inertes, pero en el momento que empiezan a hacer parte de las relaciones sociales adquieren vida porque tienen capacidad de interpelar al poder y dialogar con la gente de diferentes maneras.

En el momento en que tu recibes un meme y lo insertas en un tipo de comunidad, en otras palabras lo recirculas, se genera un intercambio y acumulación de información a partir de los comentarios que genera en distintas comunidades sociales y virtuales.

LSA: Los memes, los gifs, y los stickers son la forma privilegiada y eficiente que muchos jóvenes utilizan hoy para comunicarse pero éstos condensan en una imagen los prejuicios, los juicios ligeros y parciales de la gente ¿qué retos implican para la efectividad del periodismo que se supone debe ser imparcial y riguroso?

X.A.: Los desafíos son varios. Primero, hay que construir espacios de comentario sobre la realidad social colombiana que sean vistos masivamente como independientes.

La gente se la está jugando por tratar de informarse de otras maneras, hay personas transmitiendo desde la Plaza Bolívar con sus celulares, por ejemplo. Que también son problemáticas porque presentan exclusivamente las visiones de cierto tipo de activismo.

Reconfigurar una esfera pública de discusión es una tarea grande para la sociedad colombiana.

El otro reto es la rapidez de este tipo de fenómenos. Es muy difícil responder a la cantidad de imágenes de comentario político que se están produciendo.

Tercero, hay que preguntarse por los efectos que estas imágenes tienen sobre la sociedad realmente. Una cosa es responder con estrategias de sarcasmo y tener un nivel de descarga frente al poder de esa manera, lo otro es ver hasta qué punto ese tipo de estrategias ayudan o no a generar un frente claro de reivindicaciones sociales.

Nuestra curaduría de imágenes de memes humorísticos apunta a celebrar la creatividad de la gente y, al mismo tiempo, a dejar planteada su capacidad para responder a las estrategias del poder político y su falta de representación democrática.

A continuación el ensayo completo sobre la colección de memes escrito por X. Andrade y Santiago Rueda.

NO SE ACEPTAN DEVOLUCIONES:... by La Silla Vacia on Scribd

Para citar:

Andrade, X. (2019). The Vulgarity of Democracy. Political Pornography, Masculinity, and Politics in Ecuador. Ediciones Uniandes

Andrade, X. (2003). Pancho Jaime and the Political Uses of Masculinity in Ecuador. En Changing Men and Masculinities in Latin America. Duke University Press

Andrade, X. (2002). ¨Culture¨ as Stereotype: Public Uses in Ecuador. Eleven, pp. 235-258.

Comentarios (1)

José Saramago ..

29 de Noviembre

3 Seguidores

https://bit.ly/2OwjAVc
ENLACE: “los memes humorísticos” como arma p...+ ver más

https://bit.ly/2OwjAVc
ENLACE: “los memes humorísticos” como arma política e ideológica.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia