Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

2969

0

El pasado domingo, Guillermo Torres, el “cantante de las Farc”, conocido en esa guerrilla como Julián Conrado, ganó la Alcaldía de Turbaco y se convirtió en el primer exguerrillero en ser elegido popularmente, aunque no lo hizo por el Partido Farc sino con el aval de la Colombia Humana. 

Como contamos en esta historia, hizo su campaña a punta de las canciones que compuso cuando era guerrillero y no es casualidad, porque las Farc usaron la música y lo cultural como otra arma en la guerra. 

Su producción, de más de 600 canciones, en treinta años, ha sido recopilada y estudiada por un grupo de investigadores liderados por Rafael Quishpe, profesor de la Facultad de Jurisprudencia de la Universidad del Rosario e integrante de Janus, como una vía para conocer la historia del conflicto armado y de las Farc, y como potencial instrumento para la reconciliación.

El proyecto se llama “Entre fusiles y acordeones: base de datos de la música de las Farc-EP (1988-2018)”, financiado por Capaz, hacen parte profesores y estudiantes de la U. del Rosario, la U. de Los Andes y la Freie Universität Berlin, así como, exguerrilleros de las Farc.

Para citar:

Quispe, R. (2019). Corcheas insurgentes: usos y funciones de la música de las FARC-EP durante el conflicto armado en Colombia. Revista Izquierdas, 49

 

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia