Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo
Silla Académica

Ciudadanos de a pie Elecciones

"Aunque a muchos de los que votaron por Fajardo les de menos temor Duque, les da pena decirlo"

Por Natalia Arbeláez Jaramillo · 15 de Junio de 2018

6711

17

Una de las explicaciones para que la gente salga a votar pese a que su voto técnicamente pese muy poco es el sentimiento de reciprocidad negativa o positiva hacia los candidatos por sus actuaciones anteriores.

Hablamos con Jorge Gallego, profesor de la Facultad de Economía de la Universidad del Rosario, Doctor de la Universidad de New York -NYU-, que es un estudioso de comportamiento electoral y ha publicado varios artículos sobre el tema relacionados también con clientelismo y grupos armados, para analizar cómo podrían votar los electores este domingo.

 

Usted habla de la paradoja del votante. ¿Qué es y cómo se aplicaría en esta segunda vuelta?

Jorge Gallego: Una elección racional sopesa beneficios con costos de llevar a cabo una acción. Bajo ese entendido, votar no sería racional dado que estadísticamente la probabilidad de que una persona incida con su voto en la elección es cercana a cero y más se acercará a cero cuantas más personas salgan a votar. Por el contrario, votar es costoso en términos de gastos, de desplazamiento, de sacrificio de ocio, etc.

En Colombia cerca del 50 por ciento se abstiene de votar, aunque en estas elecciones disminuyó la abstención. Pero otro 50 por ciento sale a votar, lo que llevaría a decir que uno de cada dos votantes es irracional.

La paradoja del votante apunta a entender por qué la gente vota pese a que los costos son mayores que los beneficios bajo esa perspectiva.

Para resolver esa paradoja se han desarrollado teorías diversas, desde la que explica el acto de votar como un deber cívico dentro de una democracia. O la que lo explica desde una necesidad de expresión, entre otras.

Los gobiernos también intentan resolver esa paradoja con incentivos selectivos, como otorgar descuentos en el pago de la libreta militar, en la matrícula para estudiar, conceder un día libre, etc.

LSA: ¿Cómo va funcionar esa teoría en esta segunda vuelta?

J.G.: Importa mucho la expectativa que la gente se forma.

En elecciones muy apretadas los niveles de votación suelen aumentar porque se percibe que es posible cambiar el resultado con el voto.

Algunas encuestas han mostrado una diferencia hasta de 18 puntos entre Duque y Petro, que es relativamente amplia, lo que podría aumentar la abstención.

Adicionalmente, dado que los votantes de Fajardo son más de centro, el interés que Duque o Petro les puede generar es menor y podría predecirse que una cantidad importante de ellos no van a salir a votar.

Adicionalmente, no creo que en esta segunda vuelta incentivos selectivos como la compra de votos vayan a jugar un rol importante. Aunque Duque tiene ahora las maquinarias de su lado, no parece necesitarlas. Claro, queda la duda de si en regiones como la Costa Caribe las movilizarán a su favor.

En términos del voto de opinión el nivel de participación es heterogéneo. Los estudios demuestran que personas con niveles bajos de ingresos, educación, ubicados en sectores rurales y jóvenes tienden a votar menos, que pueden ser varios de los votantes de Petro. Algunos incluso pueden ser muy activos en redes sociales pero no todos votan.

Por lado y lado, tanto Duque como Petro pueden tener menos votos de los esperados.

Si se viera más apretada la contienda entre los dos uno esperaría unos resultados diferentes pero la gente tiene la percepción de que Duque tiene una ventaja.

Por eso la encuesta de la Celag, cuestionada porque no es una firma encuestadora y por su cercanía ideológica con uno de los candidatos y, que difundió Petro a pocas horas de que empezara la restricción y que muestra casi un empate con Duque, fue estratégica para intentar mover a los indecisos a través de la psicología de que vale la pena salir porque cada voto cuenta.

LSA: Con base en la teoría de la reciprocidad, usted dice que la gente vota para premiar los buenos comportamientos pasados del candidato o para castigar los malos. ¿Cómo cree que juegue esa teoría este domingo?

J.G.: Desarrollé esa teoría en 2007. Mi argumento en ese entonces era que la racionalidad del voto que se basaba solo en la consideración de aspectos materiales desconocía sentimientos morales que también cuentan, como el altruismo o la aversión a la desigualdad.

La reciprocidad en los seres humanos no opera bajo la lógica de beneficios versus costos. Si alguien se portó bien conmigo tiendo a retribuirle, así tenga un costo para mi. Y si alguien se portó mal, la castigo.

La gente sabe que no va a cambiar mucho el resultado con su voto, pero si durante el gobierno anterior mejoró su situación económica, por ejemplo, es posible que salga a votar por el sucesor del presidente anterior así tenga poco chance de ganar.

Para nadie es un secreto que la oposición logró crear la percepción de que el gobierno de Santos no fue bueno, más allá de las cifras. Esto ha generado sentimientos de reciprocidad negativa.

Ese malestar hacia el gobierno de turno, combinado con las preferencias ideológicas de las personas, ha hecho que los votantes que están más a la derecha, que no creyeron en el proceso de paz, vean el voto por Duque como un castigo a Santos y un premio a Uribe.

Por el otro lado, los votantes que están más a la izquierda consideran que el centralismo, los niveles de desigualdad y la corrupción durante el gobierno de Santos crecieron. Petro ha sido hábil en canalizar un discurso anti establecimiento y anti élites y sus electores lo ven como un cambio radical respecto a Santos y a Uribe.

Por eso ningún candidato en estas elecciones quería mandar la señal de que era la continuidad de Santos.

Lo contrario le pasó a Uribe. Cuando terminó su mandato todos querían mostrar que podían mantener su legado sobre todo en materia de seguridad, hasta Mockus. Esa reciprocidad negativa o positiva frente a los gobiernos puede ser suficiente para que los votantes salgan a votar, así sea costoso.

Desconfío de las posiciones puristas según las cuales Duque y Petro les desagradan por igual a algunos de los que votaron por Fajardo.

Jorge Gallego

LSA: ¿Cómo aplica esto para los ex votantes de Fajardo que se están decidiendo por Duque o por Petro?

J.G.: En el caso de Fajardo estamos hablando de un número importante de electores que en el espectro ideológico se ubican más hacia el centro.

La campaña del uribismo ha sido muy inteligente desde la elección misma de un candidato como Duque, quien se ha mostrado moderado mientras que Uribe ha asumido las posiciones más extremas. Eso no pasó con Petro durante la mayoría de la campaña.

Por eso es muy factible que si ubicamos a quienes votaron por Fajardo en el espectro ideológico de derecha-izquierda, muchos de ellos se perciban más cerca a Duque que a Petro.

Habrá algunos radicales pero estoy seguro que habrá muchos moderados en diferentes zonas del país que van a votar por Duque porque les inspira confianza en el manejo de la economía e incluso hay más de un optimista que cree que este hará ajustes al Acuerdo pero no que irá a hacerlo trizas, lo que de paso le daría cierta legitimidad al proceso de paz al ser el uribismo el encargado de su implementación.

Desconfío de las posiciones puristas según las cuales Duque y Petro les desagradan por igual a algunos de los que votaron por Fajardo. Los electores hacen el ejercicio de pensar bajo qué gobierno vivirían mejor.

Sin embargo, en ciencias sociales existe lo que se denomina “sesgo de deseabilidad social”.

Aunque muchos de los que votaron por Fajardo les de menos temor Duque, les da pena decirlo después de todo el discurso anticorrupción de su candidato original. Esos quizá voten por Duque y no lo digan, o voten en blanco o se abstengan de votar, sabiendo que eso va a favorecer a Duque.

Alguien que apoyó a Fajardo se tendría que tragar un sapo muy grande al decir que apoyó el candidato de Uribe y el atajo moral es el voto en blanco, lo cual es legítimo porque es una de las alternativas en el tarjetón.

Para los votantes fajardistas ha sido más fácil expresar en el escenario público que prefieren votar por Petro que por Duque pero yo creo que son muchos más de los que sugiere esa percepción. Una cosa son los líderes de opinión y otra los votantes rasos.

Me hubiera gustado ver qué harían esos mismos votantes si Duque y Petro estuvieran casi empatados, cuántos saldrían del clóset para votar por Duque porque les da más miedo un gobierno de Petro.

blockquote class="col-sm-5">

Para los votantes fajardistas ha sido más fácil expresar en el escenario público que prefieren votar por Petro que por Duque.

Jorge Gallego

LSA: ¿Por qué desconfía de la posición según la cual Duque y Petro son lo mismo?.

J.G.: Conceptualmente no entiendo que es el puro centro, la gente o es moderada de derecha o es moderada de izquierda, y así lo muestran las estadísticas también. El espectro ideológico se representa como una línea recta, es poco probable pensar que todos los votantes de Fajardo estén en un punto específico y no corridos más hacia la derecha o la izquierda.

LSA: Usted hizo una investigación en Twitter durante el plebiscito que muestra que el grado de persuasión de los mensajes no sólo depende de su contenido sino de su emisor ¿qué efecto pueden tener en segunda vuelta los mensajes de líderes de opinión en la gente a favor del voto en blanco, de Petro o de Duque?

J.G.:Según el estudio que hicimos, está sobredimensionado el efecto “decisorio” que tienen en campañas electorales como la del plebiscito, la del Brexit o la de Trump, los mensajes que circulan en redes sociales. Por eso pensar que el éxito de Petro se deba a su supuesta bodega no corresponde a lo que encontramos.

Con investigadores de la Universidad de New York creamos unas cuentas ficticias de un sacerdote, un militar y un científico desde las cuales, dos semanas previas al plebiscito, enviamos mensajes todos a favor del proceso de paz, unos con un tono más liberal y otros con uno más conservador dependiendo del receptor.

Previamente habíamos identificado la posición en el espectro ideológico de la persona a quien dirigíamos los mensajes, mediante algoritmos que utilizan la información pública de los usuarios en Twitter.

Lo que encontramos es que hacer cambiar de opinión --persuadir-- a la gente es muy difícil. Lo que hacen las redes es alimentar sesgos. Es el denominado sesgo de confirmación, muy común en redes sociales.

Lo mismo ocurre en publicidad y marketing. Convencer a alguien de que compre zapatos es muy difícil, cosa diferente es que alguien que ya quiere comprar unos vea una publicidad de unos zapatos específicos y se anime a comprarlos.

LSA: ¿No cree que por ejemplo la adhesión de Mockus tenga un efecto importante?

J.G.:Estamos hablando de algo que va más allá de mensajes en redes sociales. Mockus es una figura pública de peso pero en escenarios de polarización tan alta la capacidad de mover votantes es más baja. No creo que todos los que votaron en las legislativas por Mockus, voten ahora por Petro después de recibir su señal en ese sentido, seguro habrá un porcentaje pero no el suficiente para cambiar la tendencia.

Los votantes no son tan manipulables ni los votos tan endosables como algunos creen.

LSA: Usted ha estudiado el voto clientelista. ¿cuál cree que va a ser el rol de las maquinarias, que están por Duque en esta segunda vuelta y que sufrieron tal debacle en la primera con Vargas? ¿Tienen más incentivo para moverse dado que él tiene más chances de ganar?

J.G.:Es una incógnita. Una posibilidad es que muevan las maquinarias en favor de Duque para enviar la señal de que son importantes, que tienen votos y así aumentar su poder de negociación en la repartición de cargos y recursos en el nuevo gobierno de forma que les represente una tajada más grande del pastel burocrático. Pero no se qué tanto valor puedan tener cuando ya Duque demostró que tiene con qué.

Los Char, por ejemplo, tienen otra moneda de cambio que es un número muy importante de congresistas electos y su poder de negociación está en la gobernabilidad que pueda tener el presidente electo.

LSA: En el Caribe Duque y Petro quedaron casi empatados. Si se mueven allá, tratarán de influir sobre la misma gente con la que cuenta Petro para ganar. ¿Cómo juegan las motivaciones de los electores en este caso?

J.G.:El que ya votó por Petro lo más posible es que vuelva a votar por él. El clientelismo compra la preferencia electoral o la participación electoral y convencer a alguien que cambie el voto es mucho más difícil que sacarlo de su casa a votar.

Esperaría que Petro tenga una cantidad similar de votos en el Caribe. El incremento dramático podría ser en favor de Duque. Pero está por verse.

LSA: Usted ha estudiado cuáles son las mejores estrategias en el corto y mediano plazo para acabar con el clientelismo. ¿Los resultados de la primera vuelta indicarían que el clientelismo está mermado?

J.G.: Yo estoy seguro de que no lo está. Esos análisis de que las maquinarias fracasaron en la primera vuelta y triunfó el voto de opinión me parecen demasiado optimistas.

Por un lado, los estudios muestran que cuando la afinidad ideológica hacia ciertos candidatos es grande, lo que es mayor en contextos de polarización como el colombiano este año, el clientelismo tiene un peso reducido. Posiblemente, en otras elecciones en que las opciones se perciben como muy parecidasiguales, la transacción clientelista volverá a tener una mayor incidencia.

Adicionalmente, en la primera vuelta las maquinarias se fueron con un caballo perdedor que era Vargas y dado eso apagaron la máquina, guardando fuerzas seguramente para las elecciones locales de 2019.

Nos faltan muchos más debates y estudios para acabar con la lógica de financiación de campañas por parte de grupos de interés a cambio de beneficios posteriores, como puestos públicos y contratos. A esto lo llamamos patronazgo, y una de sus expresiones es el prebendalismo, que es cuando los financiadores llegan a las oficinas públicas a saquearlas. Son los carteles de la contratación, de la hemofilia, del sida, etc. Y no creo que en un gobierno uribista se vaya a combatir eso de manera muy férrea.

LSA: ¿Por qué?

J.G.: Porque me parece que las estructuras que han acompañado al uribismo durante mucho tiempo se sienten cómodas bajo ese sistema. Son representantes de élites económicas que han dominado la esfera pública durante mucho tiempo. No creo que tengan los incentivos alineados para combatir un sistema en el que son exitosos.

Comentarios (17)

Carlos Uribe

15 de Junio

0 Seguidores

Fajardo es uribista y promueve el Statu quo del cual hace parte. Bien temprano...+ ver más

Fajardo es uribista y promueve el Statu quo del cual hace parte. Bien temprano salió a promover el voto en blanco que ya había perdido en la primera vuelta y lo revivió para evitar un consenso con Petro. Aquí el poder está anquilosado y no se deja sacar fácil . Planea todo para seguir la dictadura purista que vivimos. Pero tranquilos que en las calles Colombia Humana no corrupta. Si podemos!

Andres Felipe Garcia Rovira

15 de Junio

2 Seguidores

En el pais de España hablaron de que las encuestas en Colombia a veces han te...+ ver más

En el pais de España hablaron de que las encuestas en Colombia a veces han tenido desfases grandes y por eso aun estaba por decidirse, pero en matematica hay que entender el error, las dos veces que se ha descachado ha sido a favor del Uribismo, en parte por este efecto que coloca el profesor es mas cool decir que se es idiota de izquierda que ser racional y pensar en uno y el pais. Fajardo teso.

AlvaroH

15 de Junio

0 Seguidores

Sera que no hay idiotas de derecha...vea pues, tan raro. Siendo que alli es a ...+ ver más

Sera que no hay idiotas de derecha...vea pues, tan raro. Siendo que alli es a donde hoy vuelve el establecimiento con todas sus trampitas.

Andres Felipe Garcia Rovira

16 de Junio

2 Seguidores

Hay idiotas en todos lados, pero la ventaja es que en la derecha los planteami...+ ver más

Hay idiotas en todos lados, pero la ventaja es que en la derecha los planteamientos son sencillos algo no funciona correctamente, se mira que esta mal y se trata de corregir, no funciona se vuelve a intentar, por eso no hay sobresaltos,en la izquierda el problema es que se imaginan las soluciones mas revolucionarias y apuestan a que ese nuevo mundo vale la pena,pero el camino es peor que la salida

GMolano

15 de Junio

0 Seguidores

Si el país fuera a ser gobernado por el payaso sin repertorio que el pais ve ...+ ver más

Si el país fuera a ser gobernado por el payaso sin repertorio que el pais ve en segunda vuelta, probablemente nadie tendría problemas. Porque Duque es relativamente inofensivo. Pero el solo va a animar el show del verdadero gobernante. Uno del que mas pronto que tarde se va a develar su faceta sociopata.

Federico Arango

15 de Junio

239 Seguidores

Faltó preguntarle al profesor qué error lo llevó a estar tras las rejas. O ...+ ver más

Faltó preguntarle al profesor qué error lo llevó a estar tras las rejas. O si se trató de una injusticia, qué se puede hacer para actuar y liberarlo.

Jorge Gallego

15 de Junio

116 Seguidores

jajaja, en realidad estoy "delante" de las rejas, pero gracias por la preocupación

jajaja, en realidad estoy "delante" de las rejas, pero gracias por la preocupación

unaopinionmas

15 de Junio

0 Seguidores

Votar en blanco es legítimo.Cómo ese voto es oposición activa?. Se necesita...+ ver más

Votar en blanco es legítimo.Cómo ese voto es oposición activa?. Se necesitan muchos votos (poco probable), senadores que lo defiendan postura (no hay), y líderes que hagan la oposición. Fajardo le escurre siempre el bulto. a los temas álgidos Un movimiento alternativo se forma haciendo alianzas. La política es el arte de concertar ideas. Fajardo solo admite que sean alrededor de su ego.

unaopinionmas

15 de Junio

0 Seguidores

Votar en blanco es legítimo.¿Cómo ese voto es oposición activa?. Se necesi...+ ver más

Votar en blanco es legítimo.¿Cómo ese voto es oposición activa?. Se necesitan muchos votos (poco probable), senadores que lo defiendan(no hay) y líderes que hagan la oposición y Fajardo le escurre siempre el bulto a los temas álgidos La política es el arte de concertar ideas. Un movimiento alternativo se forma haciendo alianzas alrededor de ideas.Fajardo solo admite que sean alrededor de su ego.

Ronald-T

15 de Junio

0 Seguidores

La teoria que propone el entrevistado sobre el premio o castigo por los compor...+ ver más

La teoria que propone el entrevistado sobre el premio o castigo por los comportamientos pasados, es quizás lo que más impacta la confianza en el candidato. Si sólo fuera esto, Tavito estaría perdido, ya que en Duque hay poco pasado que evaluar. Como los porteros que recibieron pocos goles porque casi nunca fueron titulares.

Ronald-T

15 de Junio

0 Seguidores

En consecuencia, los votantes también medimos y comparamos con otras fuerzas...+ ver más

En consecuencia, los votantes también medimos y comparamos con otras fuerzas, como la incertidumbre ante una persona que se conoce poco o el pasado de sus amigos, a la postre, su circulo cercano, con lo cual ya la cosa se empata. Reconociendo que el CD tiene también buen número de simpatizantes, necesitaríamos un modelo cruzado para ensayar algun pronostico.

AlvaroH

15 de Junio

0 Seguidores

Conclusion contundente. Por ahi van las cosas.

Conclusion contundente. Por ahi van las cosas.

Joan D'arc

16 de Junio

0 Seguidores

Ja, ja ja esa cara de regañado en la foto pobrecito, a mi no me daría temor ...+ ver más

Ja, ja ja esa cara de regañado en la foto pobrecito, a mi no me daría temor decir que voto por Duque, me daría pena. Me sentiría mal de confesar que pongo por encima mis insignificantes privilegios que los intereses de todo un país, me daría verguenza decir que por una reducida seguridad económica propia, me paso todos los crimines y corrupción del candidato del Uribismo. Espabile profesor

Andres Felipe Garcia Rovira

16 de Junio

2 Seguidores

Un analisis que empieza sin leer el titulo, que pesima comprensión de lectura...+ ver más

Un analisis que empieza sin leer el titulo, que pesima comprensión de lectura, arriba dice que les da Pena, de verdad a ese nivel han llegado de esquizofrenia, que ni siquiera pueden leer el titulo para comentar, pero fue una buena traición de subconsciente si las hordas de Petristas se la pasan haciendo bullying a los Fajardistas, asi como lo de las manifestaciones de Petro efectiva estrategia

Saint Sinner

16 de Junio

0 Seguidores

※ No todos los antiuribistas son Petristas, no generalice, recuerde Petro y ...+ ver más

※ No todos los antiuribistas son Petristas, no generalice, recuerde Petro y sus seguidores han sido mas calumnias, difamados por los Uribistas, blanco fácil por nuestro Clasicismo, y es por eso que el chiflamicas de Fajardo vota y promociona el blanco porque no le gusta Petro como Persona

CONTEXTO