Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo
Silla Académica

Gobierno Duque Educación Dónde está la Plata

"Si Duque comprende que el conocimiento genera recursos, puede transformar el país"

Por Natalia Arbeláez Jaramillo · 27 de Julio de 2018

3633

4

 

El primer trino del presidente electo Iván Duque después del anuncio del expresidente Uribe sobre su llamado a indagatoria por parte de la Corte Suprema y su renuncia al Senado, cuando los ojos de todo el país político estaban centrados en su reacción, fue para anunciar su apoyo a la ciencia, tecnología e innovación: 

El anuncio se dio tras la reunión con la Academia Nacional de Ciencias que quiso hacer previo a su posesión.

Aunque Juan Manuel Santos también fue muy generoso con la ciencia en el discurso, y luego en la práctica tuvo muy poca atención, La Silla Académica aprovechó la oportunidad para entrevistar a la científica y profesora de la Universidad Javeriana Susana Fiorentino, miembro de esa Academia.

Fiorentino está detrás de la investigación del que sería el primer medicamento a base de plantas producido en el país para combatir el cáncer de mama y habló con ella sobre sus reacciones a dicha reunión, su evaluación de la situación actual de la ciencia en el país y su relación con el Estado y las implicaciones de que Colombia no base sus decisiones en la ciencia.

LSA: ¿Cómo fue la reunión con el presidente Iván Duque?

Susana Fiorentino:Una de las primeras preguntas que hizo fue por qué Colciencias tuvo 8 directores en los últimos ocho años lo cual dice bastante del estado de la ciencia en el país.

Duque dijo, además, que el país va a retomar la Comisión de Sabios y la Comisión Asesora en Ciencia y Tecnología. Y dijo algo todavía más sabio: que no debía asesorar al Gobierno sólo en esos temas sino en economía, política, medio ambiente. Es decir que, si uno es optimista, yo era algo pesimista frente al nuevo gobierno, el Estado va a apoyarse en la ciencia para tomar decisiones acertadas.

Lo vimos con una actitud de conocer un poco más sobre la bioeconómica, que es la economía basada en el conocimiento biológico, es decir, en la transformación de la materia prima, de la biodiversidad, en bienes y servicios.

Si Duque comprende que el conocimiento genera recursos, puede transformar el país a través de la generación de conocimiento para el desarrollo y de no tener más excusas alrededor de la guerra, gracias a que firmamos el Acuerdo de Paz.

Concretamente, este viernes, la Comisión de Ciencia y Tecnología de la Academia se reúne para proponerle a Duque nombres para el nuevo director de Colciencias.

¿Qué va a pasar después? no se... se puede quedar en el papel, pero si por lo menos hay una Comisión de Seguimiento uno puede estar ahí presionando para que se haga algo.

LSA:Usted diferencia entre educación, ciencia y tecnología. De acuerdo con esto ¿Cómo ve el énfasis de Duque en que la educación esté orientada hacia el empleo?

S.F.:Se necesita formar técnicos y tecnólogos pero la clave no está ahí sino en la inversión en generación de conocimiento que dé lugar a patentes que son desarrolladas por empresas que son las que van a contratar a estos técnicos especializados. Si no, para qué sentido tiene formarlos.

Su apuesta es que el país tiene que ganar recursos a través de la economía naranja que se basa en los temas de creación artística para volverlos competitivos y objeto de comercialización.

En el mundo desarrollado todo esto viene como consecuencia del desarrollo.

Duque está un paso más allá respecto a muchos, pero si no construye la escalera anterior se le va a caer la economía naranja.

Si nos enfocamos en apoyar el arte, la literatura, el deporte vamos a seguir siendo consumidores de ciencia y tecnología porque no vamos a tener capacidad de producirla.

Los artistas seguirán comprando los instrumentos por fuera del país -excepto por el tiple producido en Chiquinquirá-. Los deportistas de alto rendimiento como los nadadores tendrán que seguir esperando que los ingleses saquen el nuevo vestido de baño basado en las escamas de tiburón que genera menos resistencia al agua o, tendrán que seguir consumiendo suplementos nutricionales producidos en Francia o en Canadá para sobrepasar episodios de hipoglicemia.

LSA:Colombia destinó para ciencia, tecnología e innovación en 2018 el 0,67% (6.15 billones de pesos). Con tan poco apoyo estatal ¿Cómo lograron usted y los demás investigadores de la Javeriana, que USA les aprobara una patente para producir medicamentos derivados de plantas para tratar el cáncer de seno y en qué consiste esa invención?

S.F.:Mi conocimiento sobre el cáncer, sobre la química de las moléculas y sobre la forma como el cuerpo se protege del cáncer a través del proceso de la inflamación -previo al cáncer hay un proceso inflamatorio, me llevó a darme cuenta que si uno controla el proceso inflamatorio puede evitar otros problemas, incluido el cáncer.

La célula tumoral tiene muchas alteraciones por dentro y para cada una de ellas debería darse una molécula, además que interactúa con el resto del cuerpo y, por ende, hay que regularlo.

Esa visión holística de la enfermedad me llevó a trabajar con plantas para producir mezclas complejas de extractos que pudieran normalizar diferentes funciones del organismo o prevenirlo si se trata de una vacuna.

LSA:¿Cómo aporta esa investigación al desarrollo del país?

S.F.:La idea es trazar un camino para generar un producto de alto valor agregado que después nos abra el camino para producir fitomedicamentos contra las enfermedades metabólicas, para disminuir el colesterol, entre otros.

LSA:¿Cómo consiguió apoyo?

S.F.:Tenemos una disociación entre la ciencia y la economía. En mi proceso de conseguir apoyo ha sido importante saber construir un presupuesto y gestionarlo. Muchos científicos dicen que es obligación del Estado financiar sus proyectos pero también es su obligación saber pedir la plata.

El apoyo de la Javeriana ha sido fundamental y, al final de este Gobierno llegó la financiación de Colombia Científica para probar el medicamento en fase 1. Antes de salir al mercado debe pasar por tres fases.

Tenemos una disociación entre la ciencia y la economía.

Susana Fiorentino

LSA:¿Cómo están las universidades colombianas en materia de investigación?

S.F.:El Gobierno otorga una cantidad importante de becas para estudiar doctorados afuera a través de Colombia Científica, Colciencias, el Icetex, etc.

Esas personas que se van a estudiar al London College, a Harvard, a MIT, donde diseñaban un experimento, bajaban al sótano y tenían todas las herramientas para llevarlo a cabo, al regresar al país y peor aún a las regiones, porque muchas becas para el desarrollo regional lo exigen, se chocan con una realidad muy complicada.

LSA:Dénos un ejemplo

S.F.:Un investigador regresa y decide seguir trabajando en un plástico biodegradable. Al escribir el proyecto de investigación se encuentra con el primer obstáculo: necesita un equipo que vale 500 millones de pesos y el presupuesto de la convocatoria son 200 millones.

Decide restringirlo a estudiar cómo los microorganismo degradan el plástico y tiene que extraerlos del Páramo de Puracé para lo cual necesita un permiso de investigación del MinAmbiente. Ahí viene el segundo limitante. La Universidad tiene que tener un permiso marco que no ha tramitado previamente y para el cual el investigador necesita diligenciar múltiples documentos y la ayuda de un abogado.

En el mejor de los casos, logra superar las anteriores barreras y llega a la etapa de pedido de los reactivos, tubos, pipetas, frascos. La jefe de compras de la universidad le pide tres cotizaciones y, en el 99 por ciento de los casos hay que importarlos, entonces valen tres veces más y se demoran tres meses.

Esto pasa en la investigación en todas las ciencias experimentales: biológicas, de la salud, ingenierías, minería. Muchos becados terminan devolviéndose. Eso genera que sea muy difícil producir innovación en el país, pues la base está mal.

LSA:¿Eso pasa también en las universidades privadas?

S.F.:No necesariamente.

Hay varias universidades que a fuerza de investigadores testarudos y de no tener la presión estatal han salido del hueco. Yo viví todo lo que relato desde cero, desde tramitar permisos a título personal. Actualmente, en la Javeriana ya tenemos un convenio marco de investigación y acceso a recursos y si dispongo de 6 millones de dólares para investigar se que voy a poder ejecutarlos porque toda la institución está preparada para que sea así.

En las universidades públicas el panorama es desolador.

Las órdenes de compra de reactivos sólo se pueden hacer a principios de año, de manera que el investigador sólo se puede hacer preguntas inteligentes en ese período. Si le surge una a mitad de año, le toca esperar. Mientras tanto, otro investigador por fuera del país está haciendo la misma investigación. De esa forma es imposible que Colombia sea competitiva.

Y el reporte de la Unesco sobre generación de conocimiento en todos los países lo confirma. Señala que Colombia nunca tendrá una economía basada en el conocimiento en las condiciones actuales.

LSA:En medio de condiciones tan adversas para la producción de conocimiento ¿que la hizo querer ser científica y llegar dónde está?

S.F.:Desde pequeña me fascinaban las películas de ciencia ficción, uno nace con creatividad, pero el mundo no necesariamente la alimenta. Por eso a los niños les gusta y a los viejitos no, a menos que uno se tope con la historia del padre de la anestesiología en el país al que la ciencia ficción le gustó de principio a fin.

Yo leía los tres paticos y siempre me identificaba con Ciro Peraloca, que era el cinetífico

He podido llegar a este punto porque tuve la oportunidad de nutrirme de diferentes mundos, estudié en Colombia, pero también en Argentina porque mis papás me pudieron mandar y luego en Francia con una beca que me dio la Javeriana.

Quizá si hubiera arrancado a estudiar afuera habría estudiado algo más como matemáticas o química pero estudié bacteriología y hoy la veo como la mejor carrera para hacer investigación en ciencias biomédicas, por eso regaño a las que trabajan en laboratorios clínicos.

Adicionalmente, he tenido la oportunidad de ver cómo la ciencia se conecta con la empresa a través de la experiencia empresarial de mis papás y, sobre todo, de la empresa de mi esposo, que fue catalogada por Proexport como la mejor de exóticos. Discutíamos, por ejemplo, cómo debía ser el mecanismo de refrigeración del bananito.

Eso me ha hecho perseguir el sueño de crear empresa a partir de una investigación que sea propia del país de forma que no me den ganas de irme.

 

LSA:Una de las cinco locomotoras de Santos era Ciencia e Innovación. La Silla Vacía ha mostrado que la plata de regalías no se fue para eso pese a la gran reforma del sistema que hizo el Presidente en 2012. ¿Se equivocó Santos en dedicarse por completo a la paz y descuidar temas como la Ciencia y la Tecnología?

S.F.:Hay países que destinan el 7 por ciento del PIB. La inversión en investigación en Colombia no alcanza el 0.1 por ciento del PIB. Es una vergüenza, pese a que Santos había prometido llegar al final de su Gobierno con el uno por ciento de inversión.

Hay una diferencia fundamental entre hombres y mujeres. La capacidad de abstracción de los hombres es maravillosa, es decir, de concentrarse en un tema.

Mientras que las mujeres son por naturaleza multitasking, pueden establecer más fácilmente redes de conocimiento, extrapolarlas, lo que al mismo tiempo les dificulta llegar al fondo del conocimiento de un tema a menos que no tengan nada que hacer.

Si uno es consciente de sus limitaciones lo que requiere cierto grado de humildad, uno se asesora y se rodea de personas que llenen los vacíos. En eso creo que Santos falló.

Debió tener alguien que le dijera: usted debe dedicarse personalmente a la paz en un 60 por ciento y en un 40 por ciento a atender los principales problemas en educación, ciencia, seguridad, poniendo las personas idóneas en los cargos para que hicieran una supervisión adecuada de los temas, de forma que cuando firmara la paz ya se tuvieran solucionados el 50 por ciento de las causas que originaron el conflicto armado.

Claramente, ocho directores de Colciencias en los dos períodos de gobierno demuestran que eso no sucedió en materia de ciencia y tecnología.

El Plan Colombia es un claro ejemplo de ello. En Nariño la uchuva era maleza. Empezaron a domesticarla para exportación como una alternativa a los cultivos ilícitos. Cuando recogieron la producción no pudieron sacarla por falta de vías, esa es la desarticulación del Estado.

LSA:Uno de los legados de Santos es que Colombia ahora hace parte de la OECD y el promedio de inversión en ciencia, tecnología e innovación de los países que hacen parte de esa organización es 4 por ciento. ¿Cree que en ese sentido nos convendrá hacer parte de ese grupo para aumentar la inversión?

S.F.:Aunque entramos por la puerta de atrás, entramos. Y el desafío no es ese sino quedarnos.

Me parece positivo que por fin haya alguien externo que le tome la lección al país, de forma que Colombia pueda centrar su atención en los temas que son realmente importantes a nivel internacional como la generación de alimento, el control de natalidad, la renovación del agua y no siga dedicando una semana a temas tan pueblerinos como la renuncia del expresidente Uribe.

LSA:Está cursando un proyecto de ley en el Congreso para la creación de un ministerio para la ciencia y usted está detrás de la promoción del mismo. ¿Crear una cartera para eso hará la diferencia?

S.F.:La ciencia no está reconocida por el Estado. ¿Cómo se reconoce? Las diferentes áreas pelean un presupuesto en la mesa ministerial y, actualmente, no hay una conversación entre la ciencia y los demás organismos del Estado que la pongan al mismo nivel económico, jurídico y político, es un apéndice.

Su portavoz es la Ministra de Educación, lo cual me parece un desastre porque es como si tuvieras un hijo de la mano todo el tiempo.

No basta con una oficina que administre recursos como Colciencias, tiene que ser un ente que pueda funcionar con poca plata, porque debe tener una burocracia limitada, pero que esté en posibilidad de sentarse en la mesa con el resto.

Si la discusión es sobre problemas de conectividad y mejora de las 4G, el Ministerio de Ciencia y Tecnología debería intervenir para exponer: el trabajo que están haciendo los grupos de investigación en esa área financiados por el Estado, los temas que no se han desarrollado y que deben contratarse por fuera, y las áreas que aunque están incipientes se les quiere apostar, el presupuesto que se requiere para eso y el plazo en que se tendrán resultados.

LSA:Colciencias ha sido criticado, entre otras cosas, porque el énfasis de la inversión está en las ciencias exactas y no en las ciencias sociales ¿qué piensa de esto?

S.F.:Considero que la financiación debe ser para todos los tipos de ciencia. En un país con tantos problemas de comportamiento, en el que las personas actúan como islas, donde todavía hay que educar a los políticos, se necesita seguir invirtiendo en investigación en ciencias sociales.

LSA:Una de las razones que el gobierno Santos dio para hacer una APP con una empresa británica para rescatar el galeón San José es que el Estado no tiene la capacidad científica y tecnológica suficiente... Por el contrario la comunidad científica que está detrás de la suspensión del proceso, liderada por la Universidad Nacional y la de Antioquia, ha reclamado la intervención de investigadores nacionales ¿quién tiene la razón?

S.F.:El Estado no tienen ni idea de qué es hacer investigación en serio.

La siguiente anécdota ilustra la posición estatal frente a la ciencia en los últimos años lo que explica indirectamente la posición frente al rescate del Galeón.

Hago parte de la Academia Nacional de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales e Iván Duque es el primer presidente que manifiesta interés en conocer la comunidad científica en Colombia. El Gobierno colombiano no la ha conocido en los últimos años.

Lo hizo a través de Sergio Fajardo, y el pasado jueves, 19 de julio, Duque fue a la Academia, a la cual nunca había ido un Presidente.

Esto ocurre después de cuatro años de que hiciéramos mucho ruido en torno a los proyectos de ciencia y tecnología que debía financiar el Sistema de Regalías, al fortalecimiento de Colciencias, a la propuesta de creación de un Ministerio.

Por el contrario, en Estados Unidos, al menos hasta Obama, y en muchos países de Europa, los científicos hacen parte del grupo asesor del Presidente.

Corea, China, Tailandia, han salido de la pobreza a través de la ciencia y la tecnología.

Colombia es una país que siembra muchas semillas pero no recoge ningún fruto en ciencia.

Susana Fiorentino

LSA:¿Por qué lo dice?

S.F:Volviendo al caso del Galeón San José aunque, no es mi experticia, yo estoy segura que hay programas de investigación en recuperación de esas riquezas navieras o de antigüedades financiados por el Estado en la Universidad Nacional y en la de Antioquia, que desgraciadamente no han tenido continuidad.

Con seguridad hay gente formada y laboratorios. Se pueden hacer convenios con asesores internacionales para que vengan y para que investigadores nacionales puedan ir a trabajar en sus laboratorios, pero procurando que el conocimiento que se adquiera a través de este proceso de rescate del Galeón San José se quede en el país.

Sí el Ministro del Medio Ambiente o el de Hacienda, a quienes les debería interesar el tema, no tienen idea de cuáles son los microorganismos que pueden estar en un Galeón que lleva muchos años sumergido, cuál es la riqueza de los materiales que han estado en el fondo del mar transformados en esas condiciones medio ambientales y todo lo que se puede entender y conocer de eso, si ellos no entienden que el conocimiento tiene un valor y que los puede volver ricos, nunca vamos a avanzar

Todavía no se le ha podido poner números a la ciencia. En el presupuesto se ve como un gasto.

El Estado trata a los científicos como bichos raros, personas que no piensan en el país, cuyo trabajo no es pertinente. Eso no ocurre en un país desarrollado ni en uno que ha tomado la decisión de desarrollarse a través de la ciencia.

Me atrevo a decir que más del 50% de los principales personajes del Estado en diferentes niveles son abogados. Colombia es un país de leyes, Colombia no es un país que hace sino que legisla y de la forma que le parece.

Comentarios (4)

brian alejandro suarez mantilla

28 de Julio

0 Seguidores

El problema radica en una frase clave, 'La ciencia no es reconocida por e...+ ver más

El problema radica en una frase clave, 'La ciencia no es reconocida por el estado Colombiano'. Cuando haya política de estado definiendo claramente a C&T como un pilar del desarrollo en Colombia y base fundamental para la toma de decisiones basadas en evidecia técnico-científica, daremos un paso grande. Lo demás son pañitos. Buen inicio de gbno entrante, pero aún lejos de cambios profundos.

Hector Heraldo Rojas Jimenez

30 de Julio

0 Seguidores

Carolina Urrutia dijo hace unos dias "no tenemos tanto petróleo, ni buen carb...+ ver más

Carolina Urrutia dijo hace unos dias "no tenemos tanto petróleo, ni buen carbón, tenemos ríos, arboles, bosques, material genético para explotar en un futuro". La extraccion acaba con los recursos, las ciencias deben construir las condiciones para tomar buenas decisiones. La economia basada en la recuperacion de la biomasa esta llamada a transformar e integrar nuestras miradas frente al pais.

German Dario Benitez

30 de Julio

0 Seguidores

Muy bien profesora Susana, la terquedad que logra concreciones es una virtud <...+ ver más

Muy bien profesora Susana, la terquedad que logra concreciones es una virtud

CONTEXTO