Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Jerson Ortiz · 15 de Diciembre de 2020

Cabe la posibilidad de tener que contar, otra vez, los más de 15 millones de votos de esas elecciones. 

15946

1

El Consejo de Estado puede definir este miércoles si las elecciones de Congreso de 2018 estuvieron marcadas por un ‘fraude electoral sistemático’ como lo plantean doce demandas presentadas por diferentes sectores políticos. Si encuentra que sí, podría cambiar la composición del Senado, y darle más alas a la reforma del Código Electoral. 

Aunque es común en todas las elecciones que haya peleas puntuales, no lo es que los consejeros unifiquen una docena, y que eso sumado lleve a la posibilidad de tener que contar, otra vez, los más de 15 millones de votos de esas elecciones. 

Eso porque las demandas que revisa la Sección Quinta, que se encarga de asuntos electorales, piden revisar 91.196 de las 104.126 mesas de votación, cuestionan a jurados y comisiones escrutadoras, señalan inconsistencias entre los formularios que registran los votos y el software que contrató la Registraduría, y critican la manera en la que el Consejo Nacional Electoral resolvió sus quejas. 

Todos son temas del corazón del proyecto de Código que está en una contrarreloj para que lo apruebe el Congreso esta semana, y que le dan peso a voces de la oposición como Gustavo Petro o Iván Cepeda que han insistido que el sistema electoral colombiano no es seguro ni da las garantías. 

Las demandas

Tres de las demandas se concentran en pedir que se revise la votación que le permitió al partido cristiano Colombia Justa Libres ganar tres curules, el resto incluye casos particulares que le pueden pegar a partidos tradicionales.

La queja puntual contra Justa Libres es que en el preconteo, el que hace la Registraduría el mismo día de las elecciones pero que no es definitivo, no tenía los votos suficientes para lograr el umbral: según consta en la página de la Registraduría, con el 98.97 por ciento de las mesas escrutadas sumaba 431.418 votos.

Pero en el escrutinio posterior, cuando las comisiones escrutadoras revisan las actas, los candidatos llevan abogados para poner recursos e incluso logran que abran las bolsas con votos y los cuenten de nuevo, llegaron a 463.521 votos, según certificó el Consejo Nacional Electoral. 

Como el umbral para tener derecho a las curules cerró en 456.357 votos (el 3 por ciento del total), Justa Libres lo pasó raspando. Así coronó tres curules que, hasta el preconteo, le pertenecían a la décima votación de la Alianza Verde (Jorge Guevara), la 15 del Partido Conservador (Soledad Tamayo) y la cuarta de la lista de la Decencia (Gloria Inés Florez). 

Las demandas de Guevara, Tamayo y Flórez señalan que en el reconteo ‘inflaron’ votos para favorecer a los pastores: dicen que hay diferencias entre los datos los formularios E -14, (los que llenan los jurados con los votos de su mesa) y los E - 24, (los que usan las comisiones escrutadoras que suman varias mesas), algo que argumentan que no se puede hacer. 

 

Como la elección al Senado es nacional, la suma de lo que exigen esas demandas da para reabrir miles de mesas; por ejemplo, Guevara dijo que en unas mesas de Bogotá aparecieron más votos que votantes, mientras los abogados del Partido Conservador denunciaron que en otras en Antioquia aparecieron votos de la nada. 

Flórez señaló que, además, hubo inconsistencias en los datos que reportó el software que contrató la Registraduría para llevar la contabilidad del proceso. 

El movimiento cristiano se defendió en el proceso señalando que ellos también fueron afectados en el conteo de los votos, que les quitaron más de 140 mil votos pero que en el escrutinio recuperaron cerca de 40 mil votos porque los buscaron mesa a mesa. 

Los senadores de Justa Libres (Jhon Milton Rodriguez, Eduardo Pacheco y Edgar Palacio) son aliados del presidente Iván Duque, y por eso su posible salida afectaría la fuerza de la bancada gobiernista en el Senado, pero incluso si pierden votos no es claro el resultado final porque cambiarían todas las cuentas para entregar curules.

Eso es porque hay otras nueve demandas, que también apuntan a irregularidades en los formularios pero que señalan a otros afectados y otros beneficiados. 

Por ejemplo, el exsenador sucreño de Cambio Radical, Antonio Guerra de la Espriella (detenido por el escándalo de Odebrecht), busca recuperar la curul 15 de su partido que tenía en el reconteo con 55.792 votos, y que perdió en escrutinios frente a Ana María Castañeda (que pasó de 53.947a 57.359), una aliada política del clan Char.  

A través de su abogada, la ex consejera de Estado Susana Buitrago, Guerra denunció irregularidades entre los E14 y los E24, y que el Consejo Nacional Electoral no escuchó ni atendió sus reclamos; incluso, que la audiencia en la que resolvieron las quejas fue a puerta cerrada, sin testigos. 

También entró en la puja el Movimiento Independiente de Renovación Absoluta, Mira, que demostró que en las elecciones a Senado de 2014 hubo un saboteo al software de la Registraduría que les quitó curules.  

Basado en su disciplinado sistema de testigos electorales, dice que documentaron centenares de irregularidades en el preconteo, la transmisión y el escrutinio. 

Tantas, que calculan que pasarían de tres a cuatro senadores y la Alianza Verde de nueve a 10, y que La U y Cambio Radical, dos de las bancadas que apoyan al Gobierno, las perderían. 

Otra demanda pide cambios todavía más complejos. 

José Luis Abuchaibe, uno de los abogados que puso la demanda que tumbó la curul de Antanas Mockus, se presentó como abogado de Opción Ciudadana, partido que no alcanzó el umbral. 

Además de sumarse a las solicitudes de reconteo, pide que se anulen los más de 540 mil votos de Mockus con el argumento de que son inválidos porque Mockus aspiró con una inhabilidad; y eso también cambiaría todas las curules. 

Su cálculo es que con eso Opción Ciudadana llegaría al umbral, y su otro cliente en el caso, el pastor Oswaldo Ortiz del Centro Democrático, llegaría al Senado. 

Entre las demandas hay otras que piden revisar los votos de toda la lista del Partido Liberal y del detenido senador de La U, Eduardo Pulgar, así que lo que hay es una suma de exigencias que pueden cambiar todo el Senado.

Y no parece tan descabellado que vengan cambios porque mientras la Registraduría y el Consejo Nacional Electoral han dicho que los resultados son los que son, con lo que defienden su actuar, la Procuraduría, que actúa como un veedor, cree que sí hay de qué dudar. 

La procuradora delegada Sonia Téllez dijo que encontraron diferencias entre varios E-14 y el E-24 que no tienen justificación, y que el Consejo de Estado debe determinar si eso cambia los resultados electorales e incluso la composición del Senado.

Justa Libres dilatando el fallo

La andanada judicial arrancó en junio de 2018 y está a punto de ser definida, pero tiene un freno que también muestra lo probable de que haya un fallo que cambie el poder.

La Sección Quinta ha tenido el estudio del proyecto de fallo en el orden del día de los pasados 3 y 10 de diciembre, porque la magistrada ponente, Lucy Jeannette Bermúdez, tiene listo su proyecto de sentencia. 

Mientras falla, el senador Jhon Milton Rodriguez, de Colombia Justa Libres y quien sería uno de los perjudicados, presentó una tutela el 28 de octubre, alegando que en el proceso le violaron su debido proceso y pidió que la Sección Quinta no decida mientras se falla la tutela. 

Su abogado Hollman Ibañez (quien buscó ser elegido como magistrado del Consejo Nacional Electoral en 2018 por Colombia Justa Libres), argumentó que la magistrada Bermúdez ha permitido que lleguen pruebas al proceso después del plazo para eso, por lo que está viciado y debe ser anulado.

La tutela está en la Sección Tercera del mismo Consejo de Estado, en manos del magistrado Nicolás Yepes quien ya negó esa medida cautelar.

Ante la tutela, la magistrada Bermúdez dijo que se debe desestimar porque pidió esas pruebas con anterioridad, y cuestionó al senador Rodríguez.: “(...) con esta acción se pretende dilatar el trámite de un proceso que, a pesar de su magnitud, se ha tramitado de manera célere”.

Recordó que la defensa de Rodríguez ya había hechos dos peticiones similares en el proceso, y que las rechazó porque no tenían razón de ser. 

Mientras se resuelve la tutela, la Sección Quinta volvió a programar el proyecto del fallo para la Sala de este miércoles.  

Así que es posible que las novenas de este año sean particularmente amargas para algunos senadores o partidos, y no solo por el covid, y que el Senado que termine el 2020 no sea el mismo que arranque el 2021.

Comentarios (1)

Wilozada

15 de Diciembre

0 Seguidores

Habrá que agradecerle al Altísimo si se produce el milagro de sacar de esa corporación a los hipócritas pastores políticos de Colombia "Justa" "Libres", unos auténticos fariseos, los famosos sepulcros blanqueados de los que hablaba el Nazareno durante su peregrinación por la Galilea.

Habrá que agradecerle al Altísimo si se produce el milagro de sacar de esa corporación a los hipócritas pastores políticos de Colombia "Justa" "Libres", unos auténticos fariseos, los famosos sepulcros blanqueados de los que hablaba el Nazareno durante su peregrinación por la Galilea.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia