Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Camilo Andrés Garzón · 03 de Abril de 2020

7882

5

Cuando el 23 de marzo la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) le permitió al Departamento Nacional de Planeación (DNP) que los operadores de telefonía le pasaran datos de sus usuarios para agilizar la entrega de dinero a personas que viven en la informalidad, algunas organizaciones defensoras de la privacidad de datos pegaron el grito en el cielo.

Pero los operadores llegaron a una fórmula que evita la entrega de datos y al tiempo cumplir el objetivo de contactar a los beneficiarios. 

El primer round por los datos privados en tiempos de coronavirus

El DNP ya sabe quiénes son las 3 millones de familias que no reciben ayudas del Estado y están en la informalidad, y que ahora recibirán el ingreso solidario de 160 mil pesos. Para ello usó las bases de datos del Sisbén 4.0 (el sistema de identificación de potenciales beneficiarios de programas sociales) y de otros programas sociales como la planilla de aportes a seguridad social (Pila). 

El Sisben es un sistema de clasificación que tiene identificadas a las personas con su cédula de ciudadanía y nombre, pero esos datos no permiten contactarlas directamente. El dato más actual que todos tienen y que más fácilmente permitiría llegarles es su número de celular.  

Como estos datos son confidenciales y están custodiados por las empresas de telefonía, y solo los pueden suministrar si lo solicita un juez, la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) levantó esa prohibición y permitió que los privados le pasaran los datos al DNP. 

Según Andrés Barreto, superintendente de la SIC, la idea de esta decisión es que se les pueda dar información a las personas sobre “qué aplicaciones bajar, dónde pueden reclamar el dinero o a dónde se les puede consignar para que les llegue la plata… es simplemente una forma de focalizar la ayuda”, dijo.

Un conjunto de organizaciones entre las que se se encuentra la Fundación para la Libertad de Prensa (Flip) y la Fundación Karisma, criticaron la decisión de la SIC.

Si bien para ellos no cabe duda que la intención es buena y va encaminada a darle ayudas a los más necesitados en estos momentos, es problemática porque termina siendo un cheque en blanco, pues no define las condiciones que debe atender un privado para entregar información que es personal.

Tampoco específica una limitación de tiempo, por lo que permite el acceso a información previa a la pandemia. 

Para ellos, la SIC se queda corta al definir los tipos de datos que se pueden compartir, que podrían ser desde el dato más básico, como el número de teléfono, hasta información sobre la localización de las personas. 

Sin embargo, el impasse se solucionó.

“El revuelo se dio porque al principio se pensó que la decisión de la SIC permitiría al DNP pedir los datos de los usuarios a los operadores privados, pero lo que decidimos como gremio esta semana es que ni siquiera es necesario que tengamos que compartir los datos con el gobierno, pues podemos enviarlos nosotros directamente”, dijo a La Silla Vacía Samuel Hoyos, presidente de Asomóvil, el gremio de los operadores de telefonía celular.

Los operadores van a servir solamente como mensajeros: “El DNP nos envía las cédulas de los beneficiarios. Nosotros miramos si esas personas tienen número de celular y les enviamos los mensajes que el DNP nos diga que les enviamos. No intervenimos en los mensajes”, dijo a la Silla. 

“Realmente el DNP no quiere los datos de las personas, quiere es entregar la ayuda; y nosotros no queremos soltar esa información tampoco, sino ayudarle al gobierno, así que ya está, todos ganamos”, afirmó. 

En las próximas horas se empezarán a enviar los mensajes a los usuarios. 

Por ahora, parece, el primer round por la seguridad de los datos, parece resuelto.

Pero el debate apenas comienza porque pone de relieve una tensión entre dos causas necesarias.

Por una parte, los gobiernos del mundo ven que acceder a datos que normalmente no recogen les permite mejorar sus intervenciones en la crisis, por otra, que estas excepciones pueden ser la puerta de entrada a abusos en contra de la privacidad de las personas y de sus datos.

Para José Alejandro Bermúdez, quien fue el primer superintendente delegado para la protección de datos personales en el gobierno Santos, la discusión por la privacidad de los datos está pasando en todo el mundo en tiempo de coronavirus. 

A Bermúdez le parece lógico que se estén habilitando excepciones para el uso de la información por parte de los gobiernos, pero cree que justo por eso se necesitan más controles: “Hoy son más importantes que nunca las limitaciones que permitan saber para qué se va a usar la información. La circular de la SIC no deja esto claro”, dijo.

Para hacerlo más claro, Víctor Saavedra, consultor en Dejusticia y fellow del área de tecnología, transparencia y derechos humanos en esa organización, dice:

“Es necesario que la entidad diga que va a utilizar los datos X, que le va a dar un uso Y, para conseguir el objetivo Z, y hasta la fecha M… nada de esto lo define la circular... la finalidad con la que se usan los datos no puede ser simplemente luchar contra el coronavirus, eso es muy general. Tiene que ser más explícita”. 

Como la circular deja abierta la posibilidad para que otras entidades del gobierno soliciten datos a los operadores de telefonía, el debate no se ha terminado mientras siga la situación de excepción.  

Andrés Barreto, de la SIC, descarta que, por ahora, ese acceso a datos se le vaya a dar a más entidades del Estado.

El debate seguirá vivo.

Comentarios (5)

Elgatodeschrodinger

03 de Abril

1 Seguidores

Estamos de acuerdo con LSV es mejor que se muera la gente de hambre

Estamos de acuerdo con LSV es mejor que se muera la gente de hambre

harriarq

04 de Abril

0 Seguidores

Reciben, quieren mas, no reciben y quieren pero se oponen, no necesitan y mien...+ ver más

Reciben, quieren mas, no reciben y quieren pero se oponen, no necesitan y mienten ara que les den, salen de vacaciones y llegan a poner la mano, el SISBEN tiene aún muchos colados, así como hay muchas falsas víctimas y falsos desplazados, pero no falta la pola, el roncito, un asado de finde... lo que teníamos para el viaje de semana Santa... muchas mentiras repetidas no hacen verdad, Twitter...

ValentinaMon

03 de Abril

0 Seguidores

El debate va mucho mas alla de la privacidad. Los datos son un activo, que req...+ ver más

El debate va mucho mas alla de la privacidad. Los datos son un activo, que requiere una gobernanza especial; son una infraestructura sobre la que se mueven las políticas públicas cuyo uso necesita un análisis de impacto regulatorio. Acá vimos sólo pa puntita del iceberg. Pero con este des-gobierno de Maria Paula Correa e Ivan Duque... no sé.

Juan David Ramos Sierra

04 de Abril

0 Seguidores

La vulneración de la privacidad no puede estar sujeta a las buenas intencione...+ ver más

La vulneración de la privacidad no puede estar sujeta a las buenas intenciones y tampoco exigir su cumplimiento es dejar que las personas reciban las ayudas. Bien hace el sector privado en dar ejemplo con el manejo de datos de sus usuarios y mal hace la SIC en no dejar claro las reglas de juego. Que la pandemia no nos enceguezca. De las carreras o de intenciones amañadas directo a otros problemas

Henry Castro Gerardino

06 de Abril

140 Seguidores

Todos los expertos concuerdan en que los gobiernos deben concebir planes de ej...+ ver más

Todos los expertos concuerdan en que los gobiernos deben concebir planes de ejecución inmediata. Ante una pandemia y sus letales efectos, asuntos como la privacidad, deben ceder pues cuidar de la vida es prioritario. Sin vida ya no hay privacidad para guardar. Sin embargo, si es oportuno hacerle ver al SIC que en esta materia debe ser más cuidadoso. Por parte de las empresas creo que actuaron bien

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia