Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

William Vinasco Chamorro

Empresario • TOTAL DE CONEXIONES 1
Actualizado: 13 de Julio de 2016

Vinasco es un político, locutor y empresario radial. Nació en Bogotá en 1951, hijo de padres vallecaucanos. Es el segundo hermano de seis y el primero en nacer en la capital. Estudió en el Colegio Parroquial Nuestra Señora al sur de Bogotá, donde su devoción católica llevó a hacerlo pensar en entrar al seminario para convertirse en cura. Pero finalmente se decidió por la locución y el periodismo.

Pasó a estudiar Derecho en la Universidad Libre y Diplomacia en la Universidad Jorge Tadeo Lozano, mientras se dedicaba a leer por televisión la epístola para los enfermos en la misa del padre Guillermo Agudelo Giraldo y la misa en la emisora de Kennedy.

Agudelo Giraldo, el Rector de su colegio que llegó a Monseñor, a Presidente de la Asociación Colombiana de Historia Eclesiástica y a Director de la Revista Verdad y Vida, fue quien más impulsó a Vinasco para que entrara al seminario, pero según él, luego se convirtió en su “mentor” en la radio. Además de Radio Kennedy, también consiguió un trabajo en el noticiero “La Opinión” de Radio Horizonte.

Desde los 18 años comenzó a tener trabajos de locutor y de periodista de radio. Fue la voz oficial de Croydon y de Coca-Cola. También trabajó leyendo los titulares de Radio Todelar y dirigiendo las emisoras Radio Tequendama y Radio Continental.

En diciembre de 1974 batió el “récord mundial de locución” junto a Armando Plata Camacho y Juan Harvey Caicedo en Radio Tequendama, cuando estuvieron tres días seguidos al aire.

No terminó sus carreras porque en 1978 se ganó una beca del gobierno argentino para estudiar en el Comité Federal de Radiodifusión COMFER.

Tuvo otros oficios varios después de volver de Argentina. Fue a hablar con Rubiel Valencia Cossio, un hermano ya fallecido de Fabio y Guillermo, que por entonces era el director del extinto Instituto Nacional de Tránsito y Transporte, INTRA, y él le ayudó a financiar un taxi Dodge Dart 72. El carro lo pagó a cuotas haciendo carreras en Bogotá y llevando a pasajeros los sábados a Cali para visitar a su madre y a su abuela enferma.

Logró que Óscar Pérez Gutiérrez, entonces Gerente General de la Feria Internacional (ahora Corferias), le adjudicara un puesto en el pabellón de Venezuela en el que vendió sándwiches de la Salsamentaria Madrileña. Con lo que ahorró de ese trabajó, compró una máquina de percloroetileno y montó un lavaseco por el sector de Unicentro al que le puso “Wilvin”. También vendió quesos y cursos de inglés.

Luego trabajó con Álvaro Monroy Guzmán en Radio Fantasía y pidió ser remunerado con cupos para vender publicidad. Así se hizo amigo de varios empresarios y fue concretando negocios ahorrando para cumplir su sueño de montar su propia emisora. A principios de los 80, cuando ya tenía una buena suma reunida, Germán Tobón, el hijo de Bernardo Tobón -dueño de Todelar- lo invitó a ser socio de una nueva emisora. Vendió el lavaseco, un apartamento y un caballo y se quedó con el 50 por ciento de lo que se pasó a llamar Acuario Estéreo.

Comenzaron con una operación pequeña en una casa alquilada, pero el éxito fue tal que pronto tuvieron más emisoras. Con Tobón fallecido, la empresa se convirtió en WV Radio y Acuario en Vibra FM. Vinasco, que es un hombre muy cercano a su familia, maneja la empresa junto a su hija mayor Karen. Ella se encarga del mercadeo, mientras él se ocupa de los negocios. También tienen una alianza con Caracol que les ayuda con la promoción.

En 2010 la empresa, que cambió su nombre a Radiópolis, tuvo la primera y la segunda emisora de mayor sintonía en Bogotá: Candela y Vibra. Además, tienen otras emisoras populares, como Radio Reloj, entre otras. Vinasco tiene varios programas en esas emisoras, incluyendo “Una hora con la Sonora” un programa musical que lleva más de cuarenta años al aire y un polémico programa de “pegas” en Candela que fue investigado por el Ministerio de Comunicaciones pues algunas de sus bromas pueden llegar a ser demasiado pesadas como, por ejemplo, decirle a alguien que su mamá ha muerto y luego reírse de su credulidad.

Aunque Vinasco ya era bastante conocido, fue alcanzando mayor prominencia cuando comenzó a narrar partidos de fútbol y a crear sus frases famosas como “que no me esperen en la casa” y “aquí estoy narrándoles fútbol, una de las dos cosas que más me gusta hacer en la vida”. Fue a finales de los ochenta cuando un narrador del Gol Caracol por radio no pudo asistir a un partido y lo escogieron para reemplazarlo. Lo hizo tan bien, que lo siguieron llamando.

También ha sido narrador de los mundiales de fútbol y, entre otros, los partidos de eliminatorias de la Selección Colombia en televisión, primero para las varias productoras que transmitían los juegos y luego para el Gol Caracol cuando llegaron los canales privados en 1998. Además fue el presentador de deportes del Noticiero Criptón.

Para completar su éxito como empresario, en 2010 abrió un restaurante, Santa Costilla, en el sector de Usaquén en Bogotá.

Se lanzó a las elecciones a la Alcaldía de 2000 por una coalición de partidos que incluían al Conservador, a Fueza Colombia del General Bedoya, a Convergencia Popular Cívica del ex alcalde de Manizales Carlos Alberto Parra y a Colombia Renace Movimiento Popular. Su candidatura generó sorpresa en algunos miembros del Partido Conservador, pero aún así siguió adelante, pues recibió el apoyo de políticos cercanos a Andrés Pastrana, a quien Vinasco conoció cuando ambos trabajaban en TV Hoy.

Luego de ser derrotado por Antanas Mockus, volvió a sus negocios, hasta cuando en 2002 el Presidente Uribe le ofreció ser su jefe de debate en Bogotá. Vinasco aceptó y le ayudó a coordinar tres eventos en la capital y a terminar su propuesta para la ciudad.

Vinasco siguió en buenos términos con Uribe, pero en 2007 decidió volverse a lanzar como candidato independiente. Aunque en un principio el Partido Conservador le había ofrecido la candidatura, esa posibilidad se frustró cuando surgió el nombre de Jorge Leyva entre los azules. Así que Vinasco se lanzó esta vez con el aval del Movimiento Nacional Afrocolombiano y volvió a financiarse su campaña. Esta vez su hija Karen fue su jefe de campaña.

En la contienda, logró la tercera votación de esas elecciones con 16,77% y 351.098 votos. Ambas campañas las financió con su propio dinero.

Sin embargo, esta campaña no estuvo exenta de polémica. En una entrevista con El Espectador, dijo que invitaría a su casa, entre otros, a Adolf Hitler, el líder del nazismo alemán. Esto provocó que Daniel Coronell lo criticara en una columna llamada "Su lucha" (en alusión a Mein Kampf, "Mi lucha", la autobiografía de Hitler) y que ambos terminaran discutiendo en radio.

Tras su segunda derrota, sintió que le faltaba aprender más y decidió tomar un posgrado de Alto Gobierno en la Universidad de Los Andes y un curso de Administración y Servicios Públicos en la Universidad Nacional

En 2010, Juan Manuel Santos se le acercó para proponerle que fuera la cabeza de lista del Partido de La U al Senado, pero él lo rechazó. En 2011 Lucero Cortés lo propuso como candidato del Partido de la U a la Alcaldía de Bogotá. En 2015 tuvo algunos acercamientos con el senador Álvaro Uribe para hablar de las elecciones de Bogotá, pero nada se concretó.

Finalmente no se lanzó y siguió dedicado a sus negocios. Una publicidad de Radiópolis se convirtió en un fenómeno viral y Vinasco aprovechó su buena fortuna económica para comprarse un jet privado.

Interactive is loading
 

PERFILES RELACIONADOS
POR Alianza

Andrés Pastrana Arango

Ex Presidente de la República
Se lanzó a la Alcaldía de Bogotá en el 2000 avalado por alianza con partido Conservador y recibió apoyo de Pastrana a quien conocía desde que trabajaron en noticiero TV Hoy

Las historias más vistas en La Silla Vacia