Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Natalia Abello Vives

Ex Ministra de Transporte • TOTAL DE CONEXIONES 1
Actualizado: 05 de Septiembre de 2017

La barranquillera Natalia Abello, abogada de la Javeriana y especializada en varias ramas del derecho como Servicios Públicos y Sociedades, se dio a conocer en agosto de 2014 cuando Juan Manuel Santos la nombró como su Ministra de Transporte. En ese cargo estará a la cabeza de grandes proyectos como la cuarta generación de concesiones viales y la recuperación derl Rïo Magdalena.

Abello, hija del ex gobernador del Atlántico, ex ministro de Comunicaciones de Belisario Betancur y ex representante liberal a la Cámara Antonio Abello Roca, tuvo un primer y breve paso por el sector público en la oficina jurídica del Atlántico cuando Gustavo Bell, en ese entonces liberal, fue gobernador. Antes había empezado su carrera como abogada de la entonces Corporación de Ahorro y Vivienda Las Villas.

Después de estar solo ocho meses en la gobernación, en 1993 entró como directora jurídica de la Triple A, la empresa privada que tenía la concesión del acueducto y el alcantarillado de Barranquilla. De allí pasó a ser la secretaria general de Transelca, empresa de transmisión de energçia que es parte del grupo ISA.

Se mantuvo en ese cargo hasta que volvió a aparecer en el escenario público en 2011, cuando Elsa Noguera fue elegida alcaldesa y la nombró como su Secretaria General, cargo en el que se mantuvo hasta su paso al Ministerio.

Llegó la Ministerio apoyada por la casa Char, el poder electoral desrás de Noguera, y aparentemente como producto de un acuerdo entre los Char, la casa Name, Efraín Cepeda y Armando Benedetti, entre otros políticos del Atlántico.

Interactive is loading
 

PERFILES RELACIONADOS
POR Trabajo

Elsa Noguera De la Espriella

Ex Ministra de Vivienda
Noguera la nombró como su secretaria general en la Alcaldía de Barranquilla

Las historias más vistas en La Silla Vacia