Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Miguel Nule Velilla

Delincuente • TOTAL DE CONEXIONES 2
Actualizado: 20 de Septiembre de 2018

Miguel Nule Velilla es el hijo mayor del político liberal costeño Miguel Nule Amín, quien fue gobernador de Sucre y concejal de Barranquilla. Nule Amín es investigado por parapolítica y fue capturado en Cartagena en febrero de 2012 cuando se disponía a salir del país. En marzo de este año un fiscal de la Unidad de Derechos Humanos dictó medida de aseguramiento en su contra.

Nule Velilla nació en Tolú, Sucre en 1967 y, después de graduarse del colegio en Barranquilla, se trasladó a Bogotá a estudiar ingeniería civil en la Universidad de Los Andes. Siendo aún muy joven, a principios de los años noventa, creó una empresa, MNV, para realizar pequeñas obras públicas en la costa caribe. Rápidamente se sumaron al negocio su hermano Manuel y su primo Guido. Y pocos años después dieron el salto a Bogotá, donde inicialmente consiguieron otros contratos relativamente pequeños. En esos primeros pasos, al parecer, su suegro Horacio Mendoza, contratista de la costa, fue clave.

El grupo creció rápidamente. Su primer gran contrato fue tender redes de gas natural en la costa y en Bogotá. La concesión para administrar servicios del acueducto en una amplia zona de Bogotá y la liquidez de ese negocio fue clave para saltar a las grandes ligas. Consiguieron la administración del acueducto en Cúcuta; la concesión de la doble calzada Bogotá-Girardot con los constructores cartageneros Álvarez y Collins, los cucuteños Vergel y Castellanos, y con Álex Char; y una buena parte de la troncal de Transmilenio por la Calle 26. Compraron la mitad de la Emrpesa de Energía del Tolima, a través de Kpital Energy, junto con Vergel y Castellanos. Eso además de decenas de contratos más pequeños y de tener operaciones en el extranjero.

A finales de 2009 sus problemas de liquidez se hicieron visibles. Empezaron a incumplir de manera grave la construcción de la calle 26 en Bogotá y terminaron por verse obligados a ceder ese contrato. Luego todo el grupo se derrumbó, fondos extranjeros tomaron el control de sus empresas y la Superintendencia de Sociedades las intervino. Los Nule salieron del país.

Miguel Nule estuvo inicialmente en Panamá y, desde allá, empezó a hablar. Como el hombre combativo y bien relacionado que lo describen quienes lo conocen, Nule se defendió de las acusaciones de corrupción aifrmando que precisamente por no ser corruptos fue que se quebraron. Esto lo hizo atacando a funcionarios distritales y nacionales como Liliana Pardo, directora del IDU, o Miguel Peñaloza, Alto Consejero para las Regiones. Para algunos, disparó con escopeta y trató de enlodar a todos los funcionarios que pudo. Eso llevó a que su abogado, Jaime Granados, renunciara a defenderlo.

El 15 de diciembre de 2011, Miguel, Manuel y Guido Nule fueron condenados por peculado, uno de los cinco delitos por los que los acusó la Fiscalía. Aunque la sentencia fue de 15 años, sólo pagarán la mitad porque aceptaron el cargo. Específicamente, la condena es por irregularidades en tres contratos: uno de 2007 en el cual se manejaron irregularmente 45 mil millones de pesos, uno de 2008 en el que la cifra fue de 18 mil millones, y otro del mismo año en el cual se desviaron fondos por una suma de 4 mil millones.

Luego de que la defensa lo solicito, el 22 de marzo de 2012 se conoció que la Fiscalía iba a pedir el principio de oportunidad para los Nule, lo que significa que se suspendería la acción penal por los otros cuatro delitos pendientes que se les imputan. Sin embargo, en mayo de ese año la Fiscalía retiró el principio de oportunidad al considerar que los testimonios de los Nule no eran reveladores.

Esto llevó a que el juicio continuara. En el 2013 la Fiscalía embargó bienes de los Nule valorados en 7 mil millones de pesos en Bogotá, Bolívar y Sucre y en el 2014 los Nule se declararon culpables de los cuatro delitos que faltaban, por lo que les cayó una nueva pena de 8 años de prisión, 96 meses de prohibición para ejercer actividades públicas y una multa de 610 salarios mínimos del momento.

Además, en el 2017 la Corte Suprema de Justicia le elevó la pena a 19 años y 5 meses de prisión, por considerar que no se podía aplicar una rebaja de pena cuando los condenados no habían devuelto al menos la mitad de los recursos perdidos. Ese saldo faltante de recursos fue lo que motivó que, en julio del 2018, la Fiscalía ocupara dos apartamentos de los hermanos Nule en Estados Unidos, valorados en aproximadamente 2 millones de dólares del momento.

Sin embargo, desde mayo del 2016 Miguel Nule está en casa por cárcel debido a que padece mútiples enfermedades que no pueden ser tratadas en la cárcel.

Interactive is loading
 

PERFILES RELACIONADOS
POR Familia

Manuel Nule Velilla

Delincuente
Son hermanos

Guido Nule Marino

Delincuente
Son primos

Las historias más vistas en La Silla Vacia