Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

José Darío Salazar Cruz

Ex senador del Partido Conservador • TOTAL DE CONEXIONES 0
Actualizado: 02 de Octubre de 2018

José Darío Salazar es un exsenador conservador nacido el 16 de agosto de 1956 en Popayán, Cauca. Se graduó de Abogado en la Universidad del Cauca, y luego se especializó en Derecho Comercial en la Universidad Javeriana y en Derecho Público en la Universidad Externado de Colombia. También hizo una maestría en Derecho Administrativo en la Universidad Sergio Arboleda.

Desde joven militó en el partido conservador, que en el Cauca estaba dominado por la casa Valencia. Ignacio Valencia López, hijo del ex presidente Guillermo León Valencia, era la cabeza visible del conservatismo, y fue quien impulsó la carrera de Salazar. Fue cónsul en Paraguay entre 1983 y 1985 y segundo secretario en la embajada en Asunción. En 1990 llegó a la Cámara de Representantes.

Salazar construyó rápidamente un sólido movimiento dentro del oficialismo conservador que dirigía entonces Misael Pastrana en contraste con el Movimiento de Salvación Nacional que dirigía Álvaro Gómez Hurtado y tenía su propio movimiento en el Cauca. Salazar logró ser reelecto en 1991, tras la revocatoria del Congreso que hizo la Asamblea Constituyente.

En los años siguientes se convirtió en apoyo de Andrés Pastrana en el Cauca, hasta el punto de que se adhirió a una candidatura presidencial de Pastrana en enero de 1993, cuando aún no existía tal campaña. Eso llevó a que, a finales de ese mismo año, cuando Pastrana e Ignacio Valencia lograron crear listas únicas del conservatismo caucano, Salazar quedara como la cabeza de lista a la Cámara.

En en Congreso supo mantenerse fiel a Pastrana sin convertirse en opositor del presidente Ernesto Samper, a pesar de que el proceso 8.000 había creado una enemistad entre éstos. Por ejemplo, fue uno de los congresistas conservadores que acompañó a las mayorías liberales a visitar a Samper en abril de 1995; también fue vehemente en apoyar la candidatura del liberal caucano Carlos Lemos a la vicepresidencia para reemplazar a Humberto de La Calle en 1996.

En 1998 Salazar se reeligió de nuevo. Desde 1990 había sido el único representante conservador del Cauca y lo seguía siendo; esta vez había tenido que pelear los votos azules con Edgar Marino Orozco, quien había sido su llave al Senado cuatro años antes. Salazar alcanzó casi 30 mil votos, y Orozco apenas superó los 15 mil.

Durante los cuatro años de gobierno de Andrés Pastrana, Salazar fue su fiel defensor en la Cámara de Representantes. Y, según un editorial de El Tiempo , fue recompensado con el Fondo de Caminos Vecinales, cuyo manejo a través de cuotas le habría dado el músculo para, en 2002, dar el salto al Senado. También se mencionaba su influencia en el Invías. Además, según Gustavo Petro y Antonio Navarro Wolff, Salazar fue uno de los mayores beneficiarios de los cupos del Fondo DRI con los que el gobierno habría asegurado las mayorías en el Congreso y aceitado campañas partidistas.

Y Salazar lo hizo. Con el aval del Movimiento Unionista se convirtió en el senador más votado en el Cauca con 33 mil votos, arañó otros 25 mil votos en Cundinamarca – donde hizo una fuerte campaña en municipios conservadores y se alió con el candidato a la Cámara Buenaventura León, quien llegó a la Cámara con la mayor votación - y sumó más de 85 mil votos, la votación número 11 en el país. Impulsó a José Gerardo Piamba a la Cámara en el Cauca y, ya en 2000, había obtenido 3 de las 15 curules en la Asamblea del Cauca con el aval del unionismo.

En la línea de seguir consolidando su poder, en 2003 apoyó la candidatura del conservador José Gabriel Silvia Riviere a la gobernación del Cauca. Silva, que había sido alcalde de Popayán entre 1995 y 1997, gerente de Caminos Vecinales en el gobierno Pastrana y era parte del movimiento político de Salazar, le ganó al liberal Juan José Chaux y a Camilo González Posso del Polo Democrático Independiente, pero por pocos votos: tuvo casi 80 mil contra 72 mil de Chaux y 62 mil de González.

El problema era que Silva tenía una inhabilidad que le había impuesto la Procuraduría por un pago hecho en Caminos Vecinales, y no se pudo posesionar. Fue necesario repetir las elecciones, y Salazar encabezó la campaña por el voto en blanco, para evitar que ganaran Chaux o González. Pero finalmente ganó el liberal Chaux.

Aunque salió derrotado en la gobernación, el movimiento de Salazar se quedó con dos curules en la Asamblea, nueve alcaldías y mayorías en 10 concejos. Toda una maquinaria política, que Salazar supo cuidar al ser uno de los conservadores que decidió apoyar el gobierno de Álvaro Uribe y su reelección.

Eso le sirvió para ser, él también reelegido. Pero su votación se cayó casi a la mitad de 2002, pues obtuvo 45 mil votos, 24 mil de ellos en el Cauca. En 2010, en su tercera elección como senador y tras ser uno de los conservadores que más le apostaban a la segunda reelección de Álvaro Uribe, mantuvo su votación.

En noviembre de 2010 fue elegido presidente del Directorio Nacional Conservador y como tal fue la cabeza visible del Partido hasta finales de 2011. Igualmente, Salazar escribió columnas de opinión columnista para el diario El Liberal de Popayán, La República de Bogotá y el Meridiano de Córdoba.

Son conocidas sus posturas conservadoras en temas como el matrimonio homosexual y la despenalización del aborto, las cuales comparte con el exprocurador Alejandro Ordóñez. Salazar y Ordóñez han sido cercanos, y el Senador lo postuló como posible candidato de los conservadores para las elecciones presidenciales de 2014. Sin embargo, Ordoñez prefirió reelegirse en el la Procuraduría, cargo en donde estuvo hasta septiembre del 2016.

Además de enfrentarse a sectores liberales y de izquierda por sus posturas políticas, Salazar también se enfrentó a algunos sectores dentro de su partido que criticaron su gestión, en especial al pastranismo. El ex presidente Andrés Pastrana criticó además que la familia de Salazar fuera dueña de moteles, ante lo cual Salazar criticó el manejo que el ex presidente dio a los fallidos diálogos de paz en el Caguán. 

Además, en 2010 fue objeto de señalamientos por parte del ex Superintendente de Notariado Manuel Cuello Baute, quien afirmó que le entregó la notaría 73 de Bogotá a un recomendado de Salazar, Víctor Maya Garzón.

En 2014 fue uno de los cuatro Senadores conservadores que apoyaron la precandidatura presidencial de Marta Lucía Ramírez, en contra de la posibilidad de que el partido apoyara la reelección de Juan Manuel Santos. Ramírez (y por lo tanto Salazar) ganó. Ese año se lanzó para el periodo 2014-2018, pero se quemó.

Interactive is loading
 

Las historias más vistas en La Silla Vacia