Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Aldemar Alvernia Vergel

empresario • TOTAL DE CONEXIONES 3
Actualizado: 05 de Agosto de 2016

Aldemar Alvernia Vergel nació en Ocaña el 22 de abril de 1971. Es el segundo de los seis hijos de Alipio Alvernia y Carmen María Vergel,  un empresario reconocido en Barrancabermeja y la cabeza política de su familia.

Se graduó como administrador financiero y de sistemas de la Universidad de Santander, Udes, en 1997. En 2003 aspiró al Concejo de Bucaramanga por Colombia Viva -movimiento que alcanzó a tener 16 senadores y en su mayoría terminaron investigados por parapolítica-, pero se quemó.

Desde 2005, tras la liquidación de la empresa de servicios públicos de Barrancabermeja, Aldemar se hizo al arriendo del matadero de ese municipio, a través de la Cooperativa de Ingenieros y Profesionales para el Desarrollo Integral en Barrancabermeja, Coinba ltda, empresa de la que es dueño. 

Con ese negocio Alvernia empezó a sonar como un empresario e inversionista en ese municipio y en todo el Magdalena Medio. Hoy por hoy está tras el proyecto de un matadero regional privado, para lo que ya cambió la razón social de su empresa a Planta de Beneficio Animal Regional y Centro de Negocios del sector cárnico de la Provincia de Mares S.A.S, PBAR.

Sin embargo no se ha alejado de la política.

En las regionales de 2007 le apostó a la campaña al Concejo de su hermano menor, Jhan Carlos Alvernia, por Colombia Democrática, partido que nació en Antioquia bajo las alas de Álvaro Uribe Vélez en los ochenta y de donde también salieron varios congresistas salpicados por parapolítica.

Ese año su hermano también se quemó, pero en 2011 con el aval del Partido de La U, colectividad a la que llegaron gracias  al apoyo del senador nortesantandereano Manuel Guillermo Mora, a quien le han hecho campaña en Santander y quien es amigo personal de Aldemar, logró una de las 19 curules de Bucaramanga.  Desde entonces la familia Alvernia, en cabeza de Aldemar, empezó a acumular poder en Santander participando en contratación pública.

Con sindicatos de papel creados a finales de 2011 como Darsalud AT, Gestión Integral AT, Aspmedica AT y Eduquemos AT, que a su vez pertenecen a la Federación Empresarios y Trabajadores Fet, Aldemar junto a su otro hermano empresario Jhonny, se hicieron a varios contratos de tercerización con la red hospitalaria del departamento y entidades educativas durante el cuatrenio de su hermano como concejal, que sumaron en el cuatrienio pasado cerca de $100 mil millones.

Además de sindicatos también tienen relación con fundaciones cuestionadas. Su hermano mayor, Alipio Alvernia, participó en un contrato entre FUNPROCOM y la Gobernación de Santander para dictar capacitaciones a líderes comunales por el que la Contraloría lo está investigando por haberse apropiado del dinero y no haber dictado todos los talleres. 

Con ese poder económico acumulado, Aldemar y sus hermanos le apostaron a la Alcaldía de Bucaramanga en las regionales de 2015. El candidato fue el entonces concejal Jhan Carlos Alvernia, quien para ese entonces ya había logrado escalar en la política local y era el presidente del directorio de La U.

Con el aval de ese partido se embarcaron en una campaña que dio mucho de qué hablar. Además de que fue una de las  más ostentosas que se han visto en Bucaramanga, los Alvernia lograron unir fuerzas de distintos grupos políticos santandereanos y fueron respaldados por el grupo del coronel retirado, exgobernador y parapolítico Hugo Aguilar, así como por el de su hijo exgobernador Richard Aguilar, quien armó rancho aparte al de su papá por la Gobernación. También los apoyó el partido Opción Ciudadana, del exsenador Luis Alberto ‘el tuerto’ Gil, también condenado por parapolítica. 

Interactive is loading
 

PERFILES RELACIONADOS
POR Alianza

Hugo Heliodoro Aguilar Naranjo

Ex gobernador de Santander

Nerthink Mauricio Aguilar Hurtado

Gobernador de Santander

Las historias más vistas en La Silla Vacia