Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Tatiana Velásquez Archibold · 27 de Mayo de 2015

3558

0

No son uno, ni dos, ni tres. Son cinco los aspirantes que se disputan la Gobernación de San Andrés, a diferencia de contiendas pasadas en las que la puja no superaba los tres. El último en entrar a la competencia fue Lidonel Bent Llerena, hijo del cacique liberal y exdiputado isleño Leroy Bent.

El heredero político lanzó su candidatura el viernes pasado en compañía de su padre. Los Bent anunciaron que comenzarán a tocar las puertas de los diferentes partidos para conseguir el aval, pero no descartaron inscribirse por firmas. A pesar de que son liberales, el aval se lo dieron a Ronald Housni, hermano del representante Jack Housni. Esto generó el rompimiento del trapo rojo en la isla.

Lidonel, quien se desempeña como gerente de un hotel en la isla, no cuenta con mucha trayectoria política. Fue hasta el año pasado secretario de Turismo de la administración de Aury Guerrero Boewie. La gobernadora, avalada por el Partido Liberal, se impuso hace cuatro años en las urnas gracias a los votos de Leroy, quien ha sido su mentor político y a quien muchos en San Andrés llaman el gobernador a la sombra.

Los otros cuatro aspirantes a la Gobernación son el exgerente de la empresa de energía de San Andrés Ronald Housni; el diputado Jorge Méndez, avalado por Cambio Radical; Susanie Davis Bryan, quien irá por firmas y respaldada por el representante Julio Gallardo Archbold, y Everth Hawkins, quien está a la espera del aval del viejo PIN.

Como lo contó La Silla, con 75 mil habitantes y un censo cercano a los 47 mil votantes potenciales, San Andrés será más apetitosa los próximos cuatro años porque además de los dos billones que manejará de presupuesto durante ese periodo recibirá 70 millones de dólares del Banco Interamericano de Desarrollo. Esos recursos hacen parte del Plan Archipiélago y serán administrados por Findeter, pero ejecutados por el Departamento.

Con el Plan Archipiélago el gobierno de Santos busca mitigar los efectos económicos en la isla tras el fallo de La Haya que en 2012 le quitó a Colombia  75 mil kilómetros cuadrados de Mar Caribe.

(Fotografía de la portada tomada de El Isleño)

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia