Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Jineth Prieto · 30 de Enero de 2016

2357

0

Diego Fran Ariza Pérez, el exconcejal de Bucaramanga, que se hizo en la política bajo el ala del gobernador de Santander, Didier Tavera Amado, ayer fue elegido como Contralor departamental con 15 de 16 votos posibles.

El responsable de vigilar la  inversión de los recursos de la región en la administración de su padrino político, fue designado en el cargo luego de una elección que estuvo marcada por dos suspensiones en el marco del trámite del mismo número de tutelas que fueron declaradas improcedentes, y de denuncias relacionadas sobre presuntos acuerdos políticos para favorecer al gobierno de turno.

Y es que la llegada de Ariza a la Contraloría de Santander, tanto en mentideros políticos como en sectores de opinión del departamento, se daba por descontada desde hacía varias semanas.

Tres diputados de la coalición le dijeron a La Silla que el 20 de enero, día previo al que estaba programada la elección inicial (que terminó aplazándose por el trámite de una tutela que fue denegada) los 12 diputados de la línea de Tavera se reunieron con el hoy contralor y acordaron el apoyo.

Los tres votos restantes que recibió Ariza, y que pertenecen al Centro Democrático, “se terminaban dando por añadidura”, le aseguró uno de esos diputados a este medio.

Aunque Ariza tiene amplia experiencia en el sector que llega a dirigir (se ha desempeñado en varios cargos en las contralorías de Bucaramanga y Santander), y de hecho es contador público y  especialista en finanzas públicas, su cercanía con el Gobernador fue determinante en la elección.

Precisamente, Ariza llegó al Concejo de Bucaramanga en 2012 con el aval del viejo PIN (antes Convergencia Ciudadana, ahora Opción Ciudadana), partido en el que para la época militaba el ahora Gobernador de Santander.

La cercanía de Ariza con Tavera es tal, que los dos tienen un grupo “sociopolítico” que denominaron ‘Desarrollo Dinámico’ por las iniciales de sus nombres (Diego y Didier), y con el que en conjunto han realizado varios eventos en diferentes barrios de la capital santandereana (Ver foto de portada).

Estando en el Concejo de Bucaramanga, Ariza además logró que Tavera movilizara a la Comisión Sexta de la Cámara en dos ocasiones para que en la capital de Santander adelantara debates descentralizados sobre los atrasos en la construcción de la doble calzada del Norte de la ciudad, tema que fue su bandera cuando estuvo en el cabildo.

En los cuatro años de su periodo, Ariza además de vigilar a Tavera tendrá bajo su responsabilidad la tarea de auditar la inversión en 84 de los 87 municipios de Santander.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia