Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Manolo Azuero · 08 de Septiembre de 2015

5206

0

 

Esta mañana, Santander en serio, el movimiento político del ex gobernador Hugo Aguilar Naranjo y de su candidato a la gobernación Carlos Fernando Sánchez, así como la Alianza Social Independiente ASI, adhirieron al candidato a la Alcaldía de Bucaramanga por el partido de La U, Jhan Carlos Alvernia. Con esto, la estructura política de Aguilar Naranjo para estas elecciones se le sigue metiendo al ‘rancho’ oficial al candidato de La U a la gobernación, Holger Díaz; el candidato de la línea del gobernador Richard Aguilar (que por ahora no es la misma que la del papá).  

Alvernia no es el primer candidato de La U que va en llave con Díaz pero se toma la foto con Santander en serio y su candidato.  

En Piedecuesta, el candidato de La U, Mario José Carvajal, también recibió hace unos días el abrazo de dicho movimiento. 

Y en San Gil, el también aspirante de La U a la Alcaldía, Ariel Fernando Rojas Rodríguez, desde un comienzo, cuenta con el apoyo público de Santander en serio y ha hecho campaña de gancho con Hugo Aguilar y Carlos Fernando Sánchez. 

Bajo este panorama, el poder de Santander en serio ya pone a Díaz a compartir sus fórmulas de partido en tres municipios grandes, incluida la capital, que pusieron juntos el 34 por ciento de los votos en la última elección.  

En la campaña de Holger Díaz, según le dijo una alta fuente de ahí a La Silla, lo de Alvernia – que en el papel es lo más significativo – era de esperarse y no los debilita, pues la estructura de poder de Díaz es más cercana a la candidatura del Mais a la Alcaldía de Bucaramanga, en cabeza de Sergio Isnardo Muñoz (ex secretario de despacho y de la línea del gobernador).

“Es como cuando uno no le pone cuidado a una novia….y después la novia le dice que va a salir con un amigo”.  

Además, según esta fuente, en La U le han dicho a los candidatos a las Alcaldías que reciban los apoyos que quieran pero que al final, por militancia, el voto tiene que ir para Holger.

En octubre se sabrá si esa estrategia, compartir así a las parejas electorales, no termina mermando o acabando la principal apuesta del Partido; la de la gobernación. 

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia