Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Laura Ardila Arrieta · 12 de Agosto de 2015

3979

0

 

La pelea de pesos pesados que se espera por la Gobernación del Magdalena por ahora luce más como el enfrentamiento entre David y Goliat. El Goliat es la rosa del Magdalena: Rosa Cotes Vives, la tía y carta del actual gobernador Luis Miguel ‘el Mello’ Cotes y del vargasllerismo. Mientras, David es su primo el exmagistrado liberal Joaquín José ‘Jota’ Vives, quien no ha logrado arrancar su campaña porque no ha podido concretar los recursos económicos.

Como lo ha contado La Silla, alrededor de la aspiración de Jota Vives se unieron varios caciques del departamento condenados por parapolítica que estuvieron con el Mello, pero hoy sienten que el Gobernador no les cumplió con suficiente burocracia. Eso generó la idea de que Rosa Cotes no la tendría tan fácil para reemplazar a su sobrino porque la mayoría de esos políticos tiene sus estructuras vivas.

Casi 20 días después del inicio oficial de la campaña, el panorama en el Magdalena muestra un departamento y a su capital Santa Marta empapelados con imágenes de Rosa y ninguna publicidad de Jota.

Así lo vio La Silla en un recorrido por Santa Marta y algunos pueblos.

Más allá de esa muestra de fortaleza económica de la candidatura de Rosa (un político experto nos dice que cada valla cuesta entre 3 y 12 millones de pesos, dependiendo el tamaño), la campaña de Jota no ha despegado tampoco con eventos o recorridos por pueblos.

Vives apenas ha tenido una reunión grande en Fundación, mientras su prima hermana ya se caminó buena parte de Santa Marta y municipios como Sabanas de San Ángel, Plato y Fundación.

“La verdad, la campaña no despega, no se siente. Rosa está excedida y nosotros estamos débiles”, nos dijo respecto al proyecto de Jota Vives un político que lo acompaña y la razón es que no tienen la plata para enfrentar la chequera de Rosa, a quien la Gobernación apoya de frente. Al menos, así lo hizo durante su inscripción, a la que llegaron varios empleados públicos y contratistas, como lo contó La Silla.

A este discreto comienzo del exmagistrado se suma el anuncio hoy del exsenador Miguel Pinedo, uno de los caciques que estaba cerca de la candidatura de Jota.

En un comunicado, Pinedo, quien fue condenado por parapolítica, anunció que hará una pausa política y deja en libertad a los militantes de su grupo y amigos para votar a Gobernación.

La Silla supo que esa decisión tiene que ver con que Pinedo decidió no distanciarse de su amigo el vicepresidente Germán Vargas Lleras, cuyo partido Cambio Radical avaló a Rosa Cotes.

Aunque Pinedo no tiene cuotas, su movimiento hace presencia con líderes en 27 de 30 pueblos del Magdalena, por lo que la distancia que hoy marcó con Jota le podría restar al liberal.

Aún queda un largo trecho antes de las regionales de octubre y habrá que esperar para ver si el avión de Jota Vives despega, como nos dijo su campaña que lo hará a partir de este fin de semana con recorridos por pueblos y fotos con los candidatos al Concejo que lo respaldan.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia