Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Olga Lucía Lozano · 10 de Octubre de 2014

4142

1

María Paula Hoyos se quedó sin una camiseta chiviada de la Selección Colombia. Alejandro Forero dejó de pagarle al Icetex. Juan Aristizabal  sacrificó algunas llamadas a nuestro país y Juan Herrera cedió una parte de sus fondos para sobrevivir mientras Colciencias le hace llegar la platica de la beca que se ganó para adelantar un doctorado en el exterior.

Todos lo hicieron por una sola razón: aportar a la supervivencia de La Silla Vacía y apoyar la defensa de su independencia y calidad periodística. ¿Y por qué lo han hecho? Por razones diversas que algunos han compartido a través de videos o frases que explican su relación con este medio y lo que les entusiasma de él, así como lo que consideran es clave de La Silla para el país.

En ese apartado se encuentran usuarios de siempre como Santiago Pardo, Cristina Vélez y Jenny Lindo, quienes básicamente justifican su decisión de ser Súper Amigos en la credibilidad del medio y de su equipo, lo que abre la posibilidad de contar con un canal informativo confiable y capaz de abordar temas que en otros medios no aparecen y abarcar diversas miradas en torno a un mismo asunto.

Igual, la relación emocional que La Silla ha tejido con los colombianos se expresa no solo en estos juicios racionales. Sino en las rutinas que algunos de nuestros usuarios han ido diseñando en torno a La Silla. Como lo expresa William Andrés Delgado

Sea como sea, a estas alturas y 13 días de que la campaña finalice, más de 150 personas se han unido a la campaña de Súper Amigos versión 2014, en los tres espacios que hemos definido para ello: desde nuestra página, desde Indiegogo y desde cualquier oficina bancaria donde puedan consignar a través del método tradicional.  Usuarios que han donado desde 30 hasta 500 mil pesos y que gracias a ello nos hacen creer que hay futuro para el periodismo independiente y para proyectos como este que no solo le apuestan al buen periodismo, sino a la innovación en esa área.

Después de este breve balance, decidimos dejarlos con Juan Luis Rodríguez, uno de nuestros Súper Amigos a quien le queda bien querer ser Bill Gates. Gracias a todos y la cuenta regresiva sigue: 13, 12…

Comentarios (1)

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia