Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por LaSillaVacia.com · 28 de Enero de 2015

4813

1

Dentro de la Alianza Verde hay mucha expectativa por la decisión que tomará -entre mañana y el viernes- la dirección nacional del partido sobre cuál será la fecha máxima para inscribirse como candidato para las elecciones de octubre.

Al que más le conviene que la fecha sea lejana es al ex alcalde Enrique Peñalosa, que por ahora ha dicho que no le interesa volver a la carrera por la Alcaldía de Bogotá pero a quienes muchos -dentro y fuera de los verdes- no descartan. Como Peñalosa es muy conocido, no necesita una campaña larga.

En cambio, a los dos precandidatos oficiales -los concejales Carlos Vicente de Roux y Antonio Sanguino- les conviene que esa decisión se tome más pronto que tarde, ya que necesitan arrancar desde ya la campaña para darse a conocer.

En la reunión de la dirección, los verdes definirán los mecanismos para elegir sus candidatos en todo el país, y los criterios para hacer alianzas con otros partidos. Entre los verdes que suenan están el ex senador Camilo Romero a la gobernación de Nariño, el médico Rodrigo Lara Sánchez a la alcaldía de Neiva, el ex personero Fabio Castellanos en Cartagena y los ex congresistas Jorge Londoño o Carlos Andres Amaya a la gobernación boyacense.

Comentarios (1)

Henry Castro Gerardino

30 de Enero

140 Seguidores

Muchísimos bogotanos veríamos con buenos ojos la candidatura de Peñalosa. S...+ ver más

Muchísimos bogotanos veríamos con buenos ojos la candidatura de Peñalosa. Sería una manera segura y seria de volver a la ciudad al carril que traía durante las cuatro alcaldías de Castro, Antanas y Peñalosa. Sabemos que muchas personas, mayoritariamente las que no son bogotanos, no comparten este criterio y no ven la ventaja de tener un administrador, total, para ellos, el alcalde puede ser cualquier persona, como sucede en sus pueblos de origen. No es que seamos eclécticos o que no nos equivoquemos, pero si sabemos diferenciar entre quien quiere y puede ser nuestro burgomaestre y quien tan solo quiere ser alcalde, por la enorme posibilidad de catapultar su nombre para la Presidencia. El reto de dirigir la capital y a sus 7 millones de habitantes, resulta superior a quien, valiéndose de un liderazgo, pero con una preparación precaria o con poca experiencia, se comprometa a dirigir los destinos de la capital. Revisen el caso de Medellín y entenderán que la improvisación es nefasta.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia