Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Tatiana Velásquez Archibold · 04 de Agosto de 2015

3443

1

Dicen que los trapitos sucios se lavan en casa. Pero ese no es el caso del Partido Liberal en la polémica por el aval en el Atlántico a un candidato que fue condenado por narcotráfico.

Como lo contó La Silla, los rojos avalaron a la Alcaldía de Soledad al empresario de espectáculos Enrique Chapman, quien -según El Nuevo Herald de Miami- fue condenado en los años 80 por narcotráfico en Estados Unidos, escapó de una cárcel de Minnesota y, al menos hasta 2010, tenía vigente una orden de captura en ese país.

El único senador liberal atlanticense, Álvaro Ashton, nos había dicho que él no tenía información de por qué se había entregado ese aval y nos sugirió preguntarle a la Dirección Nacional de su Partido. Eso a pesar de que los congresistas suelen ser clave en la entrega de avales en sus respectivas regiones.

Sin embargo, cuando la versión de Ashton fue publicada, el secretario general del Partido Liberal a nivel nacional, Héctor Olimpo Espinosa, se comunicó con La Silla para aclararnos que el aval a Chapman fue entregado por petición expresa de ese Senador, quien al parecer había intentado endilgarle a las directivas nacionales la responsabilidad.

“El aval de Chapman lo pidió Álvaro Ashton… él lo postuló y nosotros entregamos el aval previo visto bueno del veedor”, nos dijo Espinosa, quien reiteró que el aspirante presentó un documento en el que supuestamente aclara que no tuvo la condena en Estados Unidos.

La Silla vio el documento y éste no dice eso exactamente, pero además en 2012 Noticias Uno había revelado que la condena a Enrique Chapman en la década de los 80 había sido ratificada.

Hace cuatro años los liberales habían avalado a Chapman como candidato a la Cámara de Representantes. Aunque ganó la curul con 28 mil votos, el Consejo Nacional Electoral no lo validó tras conocer su condena en el exterior. Chapman demandó ante el Consejo de Estado y puso una tutela para posesionarse, pero ambas acciones las perdió.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia