Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Natalia Arenas · 19 de Junio de 2015

8955

0

La lista de 16 candidatos al Concejo de Bogotá que presentó ayer Pacho Santos dejó varios sinsabores en el uribismo bogotano. Como casi todos los aspirantes tenían un padrino político, estaba en juego a quiénes premiaría el candidato después de las rencillas que se han dado en la puja por definir los primeros puestos de la lista cerrada. Y que ganaron sobre todo, Óscar Iván Zuluaga y los cristianos de la Misión Carismática que quedaron cada uno con dos puestos.

Aunque el uribismo sueña con poner más de 13 de los 45 concejales, solo los 10 primeros puestos tienen opciones de llegar. Por la cifra repartidora, el partido del ex presidente Álvaro Uribe tendría que sacar más de 500 mil votos para superar esa cantidad de curules, algo muy difícil porque los partidos tradicionales -que tienen mucha más maquinaria que el uribismo- nunca han podido pasar de 300 mil votos al Concejo.

Por eso, los que quedaron más allá del puesto 10 quedaron desinflados, empezando por dos personas que se la venían jugando a fondo por Pacho: la representante Tatiana Cabello y ex director del partido en Bogotá, Miguel Uribe Londoño. Sus candidatos al Concejo, Iván Díaz Tamayo y Oscar Berardinelli, quedaron por fuera de los opcionados, respectivamente en los puestos 11 y 12.

Otra perdedora fue la senadora Thania Vega de Plazas, esposa del coronel Alfonso Plazas Vega y enlace del uribismo con los militares, que promovía a un coronel retirado de la Policía, Carlos Castro. Aunque parecía tener fuerza por el énfasis de la campaña de Pacho en la seguridad (ha dicho que quiere ser el primer policía de la capital) y su propuesta de que los reservistas refuercen la seguridad, Castro quedó de 13.

Lo que no quedó tan claro es si la representante María Fernanda Cabal también perdió. Su candidato, Samuel Ángel, ni siquiera quedó en los 16 puestos que anunció Pacho, aunque algunos le atribuyen su apoyo a Carolina Villegas, que quedó en el puesto séptimo y trabajó con la esposa de Samuel Moreno.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia