Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Laura Ardila Arrieta · 19 de Octubre de 2015

11168

0

Para negar que quiera fugarse del hospital de Barranquilla en el que está recluida, hace unos días los abogados de Enilce López ‘La Gata’ (condenada por homicidio y concierto para delinquir) mostraron unas fotos de la otrora reina del chance enferma y con apenas 30 kilos de peso. A pesar de eso, los miembros del combo que ha representado sus intereses políticos y obtenido cuotas en administraciones sigue apostando fuerte en estas regionales con cuatro cartas, que podrían mantener vigente por mucho tiempo más el nombre de “la señora”.

Se trata de los candidatos Yolanda Wong (de La U) y Dumek Turbay (liberal), ambos aspirantes a la Gobernación de Bolívar; Pedro Alí (de Cambio Radical y quien va por la Alcaldía de Magangué) y Milene Jarava (la esposa de Yahir Acuña, aspirante a la Gobernación de Sucre por el viejo PIN).

Todos van a las urnas respaldados por políticos representativos del grupo de López o “gatos”, como se les conoce en la región en referencia al que ha sido su clan.

En el caso de la Gobernación de Bolívar, los gatos ganan con cara y con sello, pues mientras a Yolanda Wong la apoya la sobrina de La Gata (Lucila Vanegas López, candidata a la Asamblea por el viejo PIN), a Dumek Turbay lo respaldan los esposos Giovanni Meza y Karen Cure. Meza fue el candidato de Enilce López  hace cuatro años en Magangué y Cure es la representante de ese combo en la Cámara.

En la ciudad que fue la sede del imperio gatuno, Magangué, la estructura de La Gata apuesta fuerte por la candidatura del empresario Pedro Alí. Como lo contó La Silla Caribe, Alí tiene recursos y grupo político propio, sin embargo cuenta con la maquinaria de los gatos, representada en varios políticos que por años han jugado a favor de los intereses de López y han sido patrocinados o impulsados por ella.

Esos apoyos son los del exalcalde Arcesio Pérez, los esposos Meza y Cure y  los primos Javid Benavides (exrepresentante) y Elsi Sampayo Benavides (excandidata al Congreso por el Partido Liberal). Todos son reconocidos como "gatos" y en la Magangué política nadie duda que tengan línea directa con “la señora”, como le llamaban algunos cuando era la mandamás del pueblo.

Pero la presencia de La Gata en estas regionales también ronda por Sucre. Allí, personas que han sido de toda la confianza de la exempresaria se montaron en la campaña de Milene Jarava de Acuña, la esposa del cuestionado exrepresentante Yahir Acuña.

Yahir es viejo amigo del clan gato, pero llevaba años apartado de esa casa y liderando su propio proyecto político. Sin embargo, para elecciones hubo reconciliación y la principal evidencia es que el senador Antonio Correa se tomó la foto de apoyo con esa aspirante.

Correa es impulsado por el hijo de La Gata, Jorge Luis Alfonso, condenado por el homicidio del periodista magangueleño Rafael Prins.

Además de eso, varios de los candidatos a Asamblea y Concejo de Sincelejo inscritos por el grupo de Acuña son considerados cartas gatunas. Una persona importante en el viejo PIN, dos periodistas y un político, nos contaron por aparte que Javier Ortiz y Carlos Carrascal (actuales concejal y diputado de Opción, respectivamente) fueron elegidos con el apoyo de ese clan y ahora buscan repetir de la misma manera. Ortiz fue ubicado en el puesto 1 de la lista al Concejo, que es cerrada, lo cual le garantiza que sería el primero en obtener curul si los votos le alcanzan al partido.

Otro detalle de esa cercanía es el apoyo de Jorge Abisambra a Milene Jarava de Acuña. Exgerente de la empresa del chance Aposucre y hombre de la confianza de la familia Alfonso López, Abisambra fue visto en la inscripción de la carta de Yahir.

El año pasado, Semana había dicho que Abisambra supuestamente era informante de la justicia en contra de La Gata desde Estados Unidos, pero luego él mismo negó esa información a la revista y hoy se encuentra en el país. Hace unos meses, una fuente conocedora del viejo PIN nos dijo que entre Abisambra y los gatos “no hay ningún problema” por cuenta de esa versión, y que él y Yahir son “buenos amigos”.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia