Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Juan Esteban Lewin · 10 de Noviembre de 2015

6454

0

La enredada elección de los miembros del Consejo de Gobierno Judicial, el organismo que va a reemplazar a la Judicatura en la dirección de la Rama Judicial, terminó fortaleciendo nuevas roscas judiciales.

Ayer los presidentes de las tres Altas Cortes y los delegados de los jueces y de los empleados eligieron como expertos permanentes y de dedicación exclusiva - equivalentes a los economistas que están sentados en la Junta Directiva del Banco de la República - a tres personas con las que han trabajado ellos o alidos cercanos.

La primera elegida es Gloria López, magistrada de la sala administrativa Consejo de la Judicatura de Antioquia. Y es justo allí donde trabaja como jefe de prensa Marta Lía Herrera Gaviria, quien votó en esa elección como delegada de los empleados.

El segundo es el ex presidente de la compañia pública de seguros La Previsora Juan Carlos Grillo, quien fue jefe de la presidente encargada de la Corte Constitucional María Victoria Calle (que participó en la elección) en esa empresa: Calle fue su vicepresidente jurídica entre 2004 y 2006, cuando Grillo salió de la entidad. Son tan cercanos que Grillo era una de las referencias personales de la hoja de vida que Calle presentó al Senado para ser elegida magistrada en 2009. Según las fuentes, Grillo fue impulsado precisamente por su ex subalterna.

Y la tercera, que a diferencia de los dos anteriores estará en el cargo dos y no tres años, es la ex Auditora General Laura Emilse Marulanda, cercana al ex Contralor General Julio César Turbay y al Fiscal General Eduardo Montealegre, con quien trabaja como fiscal delegada ante el Tribunal Superior de Medellín. Según tres fuentes conocedoras del proceso, Marulanda fue impulsada por el presidente de la Corte Suprema Leonidas Bustos, que en el poder judicial es conocido por ser aliado permanente del Fiscal.

Además, va a dejar entronizado un poder regional paisa (de antuioqueños y risaraldenses). Como la delegada de los empleados, Marta Lía Herrera Gaviria, también es antioqueña, suman cuatro votos fijos.

Y tienen el de la Corte Constitucional., hoy en manos de la antioqueña y pereirana adoptiva María Victoria Calle, como presidente encargada de esa corte. Y lo mantendrá hasta que Jorge Pretelt reasuma su papel o hasta que en enero se elija un nuevo presidente, que según la tradición de la corte le correspondería al risaraldense Alberto Rojas.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia